martes, 19 de abril de 2016

PLUMA NEGRA

DISCURSO CONTRA CORRUPCION 

Por: JOSE CALZADA

Sin duda alguna, el discurso anti corrupción es obligado para todos los que aspiran a un puesto de elección popular en este proceso local, aún por encima de las propuestas para un desarrollo sus-tentable, sin embargo, no en todos, más bien en ninguno de los candidatos, es creíble al cien por ciento.
Los mexicanos y veracruzanos hemos aprendido a vivir y fomentar la corrupción como parte de una mal llamada cultura de los moches, toques, mordidas, embutes, mochadas, dádivas y muchos otros nombres que aplican a la insana práctica de corromper al servicio público y hasta privado para que ciertos actores tomen ventaja ilegitima en medio de complicidades clandestinas pero evidentes.
En la actualidad, el gobierno en sus tres niveles es vulnerable la práctica de la corrupción, y las expresiones más comunes son el mal uso de información privilegiada, el tráfico de drogas, el pa-trocinio, y también los sobornos, las extorsiones, los fraudes, la malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo, la impunidad, y el despotismo.
En virtud de que la corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el narcotráfi-co, el lavado de dinero, y la prostitución ilegal; aunque no se restringe a estos crímenes organiza-dos, y no siempre apoya o protege otros crímenes, los candidatos al gobierno de Veracruz privile-gian el discurso anti corrupción para tratar de posicionarse en la aceptación ciudadana que si bien es cierto que forma parte del sistema también está harta de depender de un esquema de gobierno podrido.
Pero para hablar de transparencia, lo contrario a la corrupción, pocas personas, muy pocas   tienen calidad moral para hacerlo, los políticos menos ya que casi todos los candidatos al gobierno de dos años han formado parte del sistema en distintos momentos, un gobierno corrupto y corruptor.
Los candidatos; Miguel Ángel Yunes Linares del PAN-PRD, Héctor Yunes Landa del PRI-PVEM-PC-AVE-PANAL, Alba Leonila Méndez Herrera del PT, Víctor Alejandro Vázquez Cuevas del PES, Armando Méndez de la Luz del MC, Juan Bueno Torio independiente y Cuitláhuac García de MO-RENA, sin excepción, privilegian en sus discursos un ataque frontal a la corrupción en el gobierno del estado, pero todos callan que en sus respectivos partidos y cargos han formado parte de esa práctica, la han aceptado y convivido con ella sin chistar.
En febrero del año pasado, la Cámara de Diputados aprobó en lo general, con 409 votos a favor, 24 en contra y 3 abstenciones, el dictamen que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución Política, en materia de anticorrupción.
De esa manera se creó el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) como una instancia de coordi-nación entre las autoridades de todos los órdenes de gobierno competentes en la prevención, detección y sanción de responsabilidades administrativas y hechos de corrupción, así como en la fiscalización y control de recursos públicos.
A pesar del esfuerzo en papel, los diputados aceptaron que  la corrupción es un fenómeno com-plejo y multicausal, por lo que su combate requiere una atención integral que priorice la prevención antes que las acciones punitivas.
Pero hasta hoy, ningún político de peso o mediano peso, ha pisado la cárcel por corrupción, a menos de que se trate de un vendetta entre políticos, la red de complicidades arrastra a todos y colocar tras a la rejas a uno, significa llevar a muchos, por eso nadie se atreve, es más cómodo hacerse de la vista gorda y gozar de las ganancias que arroja la corrupción.
En el debate de este lunes entre los aspirantes a la gubernatura de Veracruz, el temal principal en la discusión señalamientos entre todos, pero no hubo uno sólo que haya presentado pruebas de que como funcionario haya presentado denuncias formales en contra de alguno de sus colabora-dores o familiares por algún acto de corrupción, todos sin excepción observa la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio.
Y es que la impunidad se ha convertido en el primer estímulo a la corrupción y sus niveles están estrechamente ligados a la violencia e impunidad.
De acuerdo con el índice de paz global del Instituto para la Economía y la Paz, en 2008 México se posicionaba en el lugar 88 y para 2014 descendió 50 lugares ocupando el 138, el estudio arroja datos como país, es evidente que los candidatos buscan apropiarse de un discurso anticorrosivo pero también está claro que todos tienen serias dificultades para que los veracruzanos les confíen su voto, porque todos saben que en Veracruz no pasa nada.
Por omisión o por comisión los aspirantes a la gubernatura se han visto envueltos en escándalos que los embarran pero hoy se lavan las manos, por eso aprovecharon el debate de ayer en Coat-zacoalcos para cruzar acusaciones, pocas propuestas y mucha diplomacia, ya que tras las cáma-ras todos convivieron en plena armonía.
El pan y circo, se mantiene como el espíritu de la política veracruzana y no cambiará al menos en la administración de dos años porque ya se conoce que alguno de los participantes ocupará el cargo, y por el momento no se observa la decisión de actuar.
LLEGÓ EL TIO
La elección local del 5 de junio, toma una nueva arista con la presencia del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán que este lunes tomó las riendas de la campaña priísta ante el desorden del comité estatal y de las huestes del tricolor que no encuentran con quien coordinarse y cada quien anda por su lado.
La mano negra se hace sentir ya en varios distritos en donde incluso se consideran cambios de última hora y se caen algunos nominados que ya además, habían arrancado campañas en sus respectivos distritos  por parte del PRI, PVEM, PANAL y AVE que son los partidos que se controlan desde la élite del tricolor.
Las reglas cambian,  el ex gobernador tiene el reto de recomponer lo que los demás descompu-sieron con decisiones al vapor, compadrazgos y venta de candidaturas, que mantienen al candi-dato Héctor Yunes Landa en serios aprietos y contra la pared al no contar con un adecuado ma-nejo de crisis ni al interior ni al exterior de su campaña.

No hay comentarios.: