viernes, 27 de marzo de 2020

Helicóptero en que murieron Alonso y Moreno Valle no debió volar: SCT

La conclusión final: no hubo sabotaje, factor externo ni proyectil o explosivo que provocara el desplome.

Ciudad de México.- El 24 de diciembre de 2018, el helicóptero en el que viajaba la entonces flamante gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso y su marido, el senador Rafael Moreno Valle, no debió volar porque dos tornillos sueltos, impedían su adecuado viraje. La conclusión final: no hubo sabotaje, factor externo ni proyectil o explosivo que provocara el desplome.
El dictamen, en el que participaron agencias internacionales de aeronáutica, así como los fabricantes del helicóptero, alcanzaron un consenso respecto a que tampoco había falla en los componentes esenciales pero sí el reporte previo de falla en los actuadores lineales de alabeo del sistema de estabilidad número 2, que provocaron su desplazamiento, la inversión de la aeronave y el impacto en esa posición sobre el terreno, informó hoy el secretario de Comunicación y Transportes, Javier Jimenez Espriú.
El 24 de diciembre de 2018, a una semana de haber asumido el cargo tras un intenso litigio en materia electoral, la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposa Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla, líder de la bancada del PAN en el Senado, perdieron la vida al desplomarse el helicóptero en que viajaban.
La investigación del caso terminó así, evidenciando que una falla mecánica, producto de un mantenimiento inadecuado, y falta de supervisión de la Dirección de Aeronáutica Civil, fueron las condiciones convergentes que resultaron en el accidente.
Jimenez Espriú expuso que ese día, de acuerdo con las bitácoras de equipo mínimo, el helicóptero no debió volar, debía estar en tierra y calificó su operación como “una falla enorme”.

No hay comentarios.: