jueves, 5 de noviembre de 2015

Por seguridad desmantelan radio comunitaria

Estado de México.- El gobierno del Estado de México confirmó el desmantelamiento de la radio comunitaria de Luvianos “Calentana Mexiquense” que transmitía desde hace dos años en el 98.1 de Frecuencia Modulada (FM), fundada por Indalecio Benítez, quien abandonó el municipio tras un atentado en el que uno de sus hijos perdió al vida.
De acuerdo con un comunicado enviado la noche de este miércoles, el gobierno estatal informó que como parte del operativo Seguridad Mexiquense, y en coordinación con la Secretaría de Marina, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y la Secretaría del Medio Ambiente estatal, dos radiodifusoras instaladas en el sur del Estado de México fueron desmanteladas por operar de manera ilícita, al carecer de concesión, al igual que una torre con antenas ilegales en las inmediaciones del Nevado de Toluca.
Detalló que se trata de las radiodifusoras “La Calentana Mexiquense” y “La Picosita”, que trasmitían su señal en las frecuencias 98.1 Mhz y 105.1 Mhz, respectivamente, las cuales además de explotar el espectro radioeléctrico al no contar con concesión alguna para poder emitir su señal, a través de sus locutores incitaban a apoyar a grupos criminales relacionados con la delincuencia organizada.
El operativo se realizó desde el 15 de octubre y el equipo asegurado quedó bajo resguardo de las autoridades.
El desmantelamiento de “Calentana Mexiquense” fue denunciado por el propio Indalecio Benítez, de acuerdo con información de la Red de Comunicadores, Boca de polen, presuntos verificadores del Instituto Federal de Telecomunicaciones llegaron a las instalaciones escoltados por la Secretaría Armada de México, se negaron a identificarse y a inscribirse en el libro de registro, y sin mediar palabra apagaron, desconectaron y se llevaron todo el equipo técnico que hacía posible las emisiones radiales.
Personal que operaba en Calentana Mexiquense, informó que el pasado 9 de Octubre se registró otra visita similar del presunto personal del Instituto Federal de Telecomunicaciones, aunque en aquella ocasión no se llevaron nada.
Indalecio Benítez explicó que después del atentado donde murió su hijo las instalaciones de la radio comunitaria eran vigiladas por elementos de la Comisión de Seguridad Ciudadana, además de que se construyó una barda y se instalaron cámaras de vigilancia que le fueron proporcionadas por la Secretaria general de Gobernación ( SEGOB) a través del mecanismo de protección a periodistas.
El comunicado del gobierno explica que en las inmediaciones del Nevado de Toluca, se desmanteló una torre de alrededor de 12 metros de altura que contenía nueve antenas de comunicaciones, y las cuales también trasmitían de manera irregular, al no contar con la autorización para su operación. Esta acción se llevó a cabo el 29 de octubre.

Alfa Diario

No hay comentarios.: