miércoles, 3 de febrero de 2016

Columna Sin Nombre

DUARTE, REVIVE A BOWIE, PORFA
 
Por: Pablo Jair Ortega

A pesar de las deudas, de los problemas financieros, de la inseguridad que ha brotado, no sabíamos que Javier Duarte, Arturo Bermúdez y Luis Ángel Bravo, los principales autores de los achaques en territorio jarocho, tuvieran poderes para revivir a los muertos.
Y así fue: resulta que como “estrategia”, optaron por “matar” a un supuesto “peligroso” delincuente (al rato a ver si no sale que solamente es carterista y todo fue otro invento del Gobierno de Veracruz) y “revivirlo” para ser detenido allá por la caseta de Paso del Toro.
Neta que vivimos en un Veracruz bizarro. Un Veracruz donde no sólo muchos se están ahogando en deudas, sino que se insiste en tener una percepción de que aquí no pasa nada, que todo está bien, mejor que nunca, que hay 99 cosas buenas sobre sólo una mala, pero la realidad es que difícilmente se ve que la actual administración pueda recuperar una imagen ya no buena, sino decente para salir avante en la historia política de la entidad.
Es más, el legado del que tanto habló el gobernador, que es la seguridad, sencillamente quedó rezagado y hasta Veracruz le llegó --de uno u otro modo-- su Ayotzinapa, con 5 jóvenes desaparecidos pese a la detención de todos los involucrados.
Ese es el verdadero legado que, desgraciadamente, se recordará en los años recientes de Veracruz, acrecentado por los inconvenientes económicos.
Pero más allá de las desgracias jarochas, a lo mejor podríamos pedirle a la estrella lunar de limbo que con esa fuerza, el poder, la facultad de revivir a los muertos, de una vez vayan resucitando a David Bowie, ¡pero ya!
Y de paso… ¡Antiguos espíritus de Veracruz! ¡Transformen este estado decadente… En algo menos peor!

No hay comentarios.: