jueves, 1 de diciembre de 2016

PLUMA NEGRA

URGE VERDADERO OMBUDSMAN DE PERIODISTAS
DE LO PERDIDO LO QUE APAREZCA
 
Por: José Calzada

La Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) creada en diciembre del 2012, es hasta ahora, un elefante blanco, una agencia de colocaciones y un gasto estéril en el presupuesto del gobierno del estado como organismo público descentralizado, sin que ofrezca un solo resultado contundente desde su creación. El espíritu de sus estatutos contrasta con los personajes que se integraron en la primera administración y ni se diga en la segunda, ni Namiko Matzumoto ni Benita González reunieron el perfil para defender a los periodistas en una de las etapas más negras de vulnerabilidad de quienes ejercían el periodismo y que hoy, están muertos.
La lista de asesinatos y abusos en contra de los periodistas en Veracruz justificó la creación de la Comisión, pero quienes estuvieron al frente no tuvieron la convicción, compromiso ni agallas para hacer frente a la crisis de represión institucional y de las bandas delictivas en contra de reporteros. Su incapacidad para aplicar medidas preventivas para frenar los atentados, fue más que evidente.
Por eso con el proceso de renovación de la comitiva de la CEAPP, no se puede caer en el mismo error de colocar a personas que,  aunque conozcan el oficio, pero afines al gobierno en turno, se trata de un organismo que exige más que subordinación al gobernante en funciones, la necesidad del medio periodístico demanda un verdadero ombudsman de los periodistas, como sucede en los países escandinavos con los defenderos del pueblo, personas con calidad y solvencia moral probada y comprobada.
Después de que la CEAPP tuvo en su presidencia a dos mujeres que, sin afán de ofender el género, no sirvieron para nada, se integra una terna con José Valencia Sánchez, Claudia Guerrero Martínez y Jorge Morales Vázquez.
La transformación radical y de fondo que requiere la figura de la CEAPP no se va a lograr con imposiciones de periodistas afines al nuevo gobierno, es por eso que los perfiles de Jorge Morales Vázquez y José Valencia Sánchez cobran importancia porque cuentan con calidad moral y la preparación suficiente con la imparcialidad que obtuvieron en los surcos del periodismo.
Al parecer el periodo más crítico de ataque a los periodistas ya pasó, sin embargo, las amenazas y abusos de parte de algunas autoridades de todos los niveles es pan de cada día y si la Comisión no se transforma para convertirse en una institución respetable, no tendrá razón de existir.
A José Valencia, lo respalda la Asociación de Comunicadores Veracruzanos Froylán Flores Cancela una agrupación seria y de calidad moral, mientras que Jorge Morales cuenta ya con experiencia en la atención a periodistas desde la misma CEAPP donde marcó la distancia del resto de los integrantes que evadieron la responsabilidad para la que protestaron.
En esta ocasión la menos indicada para presidir la CEAPP es la periodista Claudia Guerrero quien ha manifestado de manera expresa en sus cuentas de redes sociales su simpatía por el nuevo gobernador de Veracruz y que en caso de ser nombrada estaría en un conflicto de interés.
De acuerdo a la ley, el Ejecutivo tiene el deber legal de proponer al Congreso Local el o los nombres de las personas para presidir en calidad de consejero presidente la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas. Y quien ocupe el cargo estará moralmente obligado a revertir la decepcionante actuación de sus antecesoras.
DE LO PERDIDO LO QUE APAREZCA
Un primer acuerdo reparatorio con dos de las empresas fantasmas permitió la recuperación de 421 millones de pesos de los cuales ya llegaron 250 a la Secretaría de Finanzas de Veracruz, gracias a la inteligencia financiera de la Secretaría de Hacienda y la Procuraduría General de la República, pero no es ni el 10 por ciento de los 35 mil millones de pesos que se esfumaron en los últimos años de la administración de Javier Duarte de Ochoa.
El hueco de las finanzas públicas de Veracruz no se podrá reparar con los 700 millones de pesos que es posible recuperar bajo el mismo esquema de acuerdos reparatorios según la PGR.
Mientras que la PGR se ve obligada a detener y presentar al presunto delincuente que quebró al estado de Veracruz, de lo contrario, es posible que Miguel Ángel Yunes Linares ya montado en el aparato del gobierno estatal, realice los operativos de cooperación con las autoridades federales para lograr la aprehensión de su antecesor.
En el desastroso escenario financiero de Veracruz, es urgente una solución que sólo puede llegar de dos instancias, el ingenio del propio gobernador entrante o de plano, de manera directa desde Los Pinos.

No hay comentarios.: