sábado, 25 de marzo de 2017

Columna Sin Nombre

YUNES LINARES ADMITE FALLAS POLICIACAS EN TAMSA; ARRIESGÓ VIDAS 

Por: Pablo Jair Ortega

Esta madrugada de viernes se suscitó un enfrentamiento entre obreros de la empresa Tubos y Aceros de México (TAMSA), por el control del sindicato en dicha industria. Hasta el cierre de esta edición, se contabilizaban dos muertos y al menos 8 heridos, todos por arma de fuego.
Según las crónicas periodísticas, integrantes del movimiento disidente tomaron las instalaciones del sindicato y se enfrentaron a huestes del líder Pascual Lagunes Ochoa, originándose una batalla campal en la cual salieron a relucir armas de fuego con el saldo ya conocido. Los hechos ocurrieron en la colonia Casas Tamsa, del municipio de Boca del Río, donde es presidente municipal uno de los hijos del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, y quien parece no le advirtió a su “Papi” lo que estaba pasando.
Testigos de la refriega fueron vecinos del lugar, quienes se refugiaron al escuchar los balazos y gritos. Si bien es lamentable la muerte de dos obreros que participaron en los sangrientos eventos, es un milagro que no hayan muerto más civiles o incluso el periodista Israel Hernández, quien salió herido de un balazo en una pierna.
Quien salió a reprobar el asunto fue el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, e inmediatamente echó la bolita al gobierno federal subrayando que este conflicto estaba en manos de la Secretaría de Trabajo. En entrevista, el mandatario estatal dijo que su gobierno ya había intervenido como un actor conciliador entre ambas partes, lo que no fructificó; como igual no hicieron caso a Yunes cuando éste sugirió a directivos que no detuvieran las actividades en la empresa. En la misma advirtió que esta situación se pudo haber evitado, pero los bandos desoyeron las sugerencias del gobierno.
Lo más grave es que el gobernador, el experto en seguridad, admitió que no tenía elementos policiacos suficientes en el lugar; que tenía sólo 45 uniformados que fueron rebasados --y por mucho-- por los obreros de TAMSA que se trenzaron a mergazos.
Quien le contestó de inmediato fue Pascual Lagunes, quien dijo que desde las 11 de la noche habían advertido riesgos de enfrentamiento y hasta las 12.40, según su propia versión, no se veían acciones para evitarlo. Acusó de “omisión garrafal” al secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié y recalcó que la batalla (que duró cerca de 10 minutos) se pudo evitar.
Para quienes no conocen el lugar y el contexto, se trata de un complejo industrial similar en tamaño a cualquier refinería de Petróleos Mexicanos (PEMEX). Es una de las corporaciones más importantes de México y Latinoamérica; una empresa muy importante que da empleos a por lo menos 7 municipios de la zona centro de la entidad, entre los que se incluyen Veracruz, Boca del Río, Manlio Fabio Altamirano, Soledad de Doblado (de donde es originario el “gober cascarita”), Jamapa, Medellín y Cotaxtla.
Esta misma zona también se ha convertido área de influencia del actual líder Lagunes Ochoa, quien controla el poder político y decide a qué candidato se le apoya. Recientemente fue reconocido públicamente por el senador Héctor Yunes Landa en su búsqueda por la gubernatura, aunque se sabe que Don Pascual ha apoyado también a candidatos de otros partidos de acuerdo a sus intereses.
Desde hace tiempo se ha venido gestando un movimiento disidente que le ha querido quitar el control del sindicato a Pascual Lagunes y lo encabeza José Carlos Guevara Moreno, “El Profe”. No obstante, la empresa ha mostrado su respaldo a Lagunes Ochoa e incluso advirtió en un desplegado público con fecha del 14 de febrero de este año, que dicho conflicto laboral estaba escalando. En el mismo pide la intervención urgente del presidente Enrique Peña Nieto.
“Tubos de Acero de México (TAMSA) solicita su atenta y urgente intervención para hacer respetar el estado de derecho y la libre voluntad del voto de sus trabajadores. La resolución 211.2.2.-0484 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del 30 de enero de 2017, que reconoció como Secretario General del Sindicato Nacional Unidad y Progreso a José Carlos Guevara Moreno, ha generado un clima de incertidumbre laboral que pone en riesgo las operaciones de TAMSA y a sus más de 5,000 trabajadores directos, contratistas, clientes y proveedores y a la comunidad en general”, se lee en dicho comunicado.
Incluso refiere que José Carlos Guevara Moreno, “El Profe”, fue despedido de TAMSA en 2013 “por participar en hechos violentos dentro de nuestras instalaciones y sobre quien pesa una denuncia penal”. Al mismo tiempo lo desconoce como representante de los trabajadores.
“En elecciones celebradas por voto libre y secreto el 22 y 23 de septiembre de 2016, Pascual Lagunes Ochoa fue reelecto como Secretario General del Sindicato para el periodo 2016-2020, con la participación de casi el noventa por ciento de los trabajadores sindicalizados y con la presencia y supervisión de representantes de la STPS y de la Confederación de Trabajadores de México (CTM). Así lo reconoció y sancionó la propia Secretaría, mediante la toma de nota que le otorgó el 26 de ese mismo mes”, detalla.
“A pesar de ello, el 30 de enero de 2017, la STPS expidió un oficio de “toma de nota” en el que reconoce a Guevara Moreno como Secretario General del Sindicato, con base en una supuesta asamblea realizada el 1 de octubre de 2016, de 10:00 a 16:00 horas, a la que habrían asistido dos terceras partes de la plantilla laboral. Ese día, sin embargo, no hubo mayores ausentismos en la planta de TAMSA, por lo que es imposible que cerca de dos mil trabajadores hubieran asistido. Por otro lado, el motivo para la asamblea habría sido el abandono total y definitivo de las funciones sindicales por parte de Pascual Lagunes Ochoa y su Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato, algo que tampoco ocurrió… De manera apresurada el mismo día en que recibió la solicitud de Guevara Moreno, la STPS le concedió la toma de nota, sin constatar la veracidad de los hechos presentados ni advertir las notorias incongruencias del acta que Moreno Guevara exhibió, como por ejemplo que la fecha de la convocatoria a asamblea es 3 meses posterior a la fecha de su realización. Es llamativo el trámite ejecutivo, en menos de 12 horas, cuando la STPS contaba con 60 días para analizar y decidir”.
Este viernes, el problema se agudizó luego de que el vocero de Tamsa, Gerardo Cárdenas, anunció que la producción de la empresa fue detenida al 100 por ciento, y demandaron la intervención de autoridades tanto estatales como federales para terminar con la disputa. De paso, ignoraron por completo las peticiones del gobernador.
Lo anterior evidencia la displicencia de autoridades, tanto estatales como federales, que dejaron crecer el pleito y hoy llevó la sangre al río, generando condiciones de zozobra en momentos muy difíciles para Veracruz, especialmente en el tema de seguridad.
Ya vimos que Yunes echó la culpa al gobierno federal del asunto laboral, pero quién se hará responsable de la falta de seguridad y vigilancia en las calles donde se suscitó el incidente… ¿A quién culpará esta vez Yunes Linares? ¿Le echará el moco a Duarte o a Fidel Herrera como ya se le está haciendo costumbre?

No hay comentarios.: