martes, 24 de julio de 2018

Pánico a transición, desata ola de despidos en medios de comunicación

Ciudad de México.- El triunfo avasallador de Morena y el inminente recorte generalizado de gastos anunciado por Andrés Manuel López Obrador ha desatado una ola de despidos en los medios de comunicación que podría agudizarse conforme se acerque la fecha del cambio de poderes y se consolide una drástica disminución de inversión en publicidad.
El Plan de Austeridad anunciado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador plantea una reducción del 50 por ciento de la publicidad oficial y la centralización de dicho gasto en una sola oficina, por lo que las distintas direcciones de las llamadas oficinas de comunicación social de todas las dependencias de gobierno desaparecerán.
Por lo pronto, la empresa Televisa, que de hecho ya había empezado un recorte draconiano de contratos de exclusividad, anunció la venta de su participación en Radiópolis, que inició el emblemático negocio de la XEW y que ahora será vendido a Grupo Acir, luego de 88 años de haber sido una exitosa empresa.
Televisa vendería del 50% de acciones que aún posee de dicha compañía a Grupo ACIR o Multimedios, indicaron medios nacionales. Con esto -dicen-, “está vendiendo sus activos no estratégicos y eso incluye la venerable empresa conocida como Radiópolis o Televisa Radio o la casa de la XEW.
Televisa, a través de su razón social Cadena Radiodifusora Mexicana S.A. de C.V., es titular del espectro de 17 estaciones de radio AM/FM que Radiópolis opera directamente en todo México, seis de ellas sólo en la capital y donde se originan las cadenas nacionales “W Radio”, “Los 40 Principales”, “Ke-Buena” y “Quiéreme”. Su red de emisoras afiliadas en el interior de la República sumaría 130 señales.
Quien sea que compre Televisa Radio, tendrá que colaborar con Grupo Prisa, empresa española dueña de El País. Algunas de las concesiones, tienen vigencia hasta el año 2036, como las frecuencias de la Ciudad de México, 730, 900 y 940 de AM y el 92.9, 96.9 y 101.7 de FM.
A penas en 2017, Televisa Radio pagó la renovación de los títulos de seis estaciones capitalinas, al parecer con miras a negociar su venta. Justo en ese año, la reconocida periodista Adela Micha dejó Televisa e inició un proyecto particular, alentada por los 950 mil seguidores que su paso por la televisión le había dejado. No se sabe qué tan exitoso resultó el cambio.
En Grupo Imagen se tienen reportes de un presunto recorte del 30% del personal, que pasa fundamentalmente por la nómina de reporteros, en previsión de las nuevas políticas de comunicación que entrarán en vigor.
Lo mismo ocurre con la recién creada Acustik Noticias, un ambicioso proyecto de comunicación a partir del portal de internet La Neta Noticias, en el que participan figuras muy conocidas como Víctor Trujillo, “Brozo” y Javier Solórzano.
Sin embargo, el portal no ha rendido los frutos esperados y al menos una docena de corresponsales y locutores han dejado de percibir su sueldos desde hace por lo menos 2 meses en los estados de Jalisco, Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Colima, Tabasco, Hidalgo, Nayarit, Sinaloa, Querétaro, Chiapas y Yucatán.
Los representantes de la empresa sólo les han dicho que los retrasos se deben a “cuestiones administrativas y de finanzas”.
Esta política de “ajustes” ha empezado a tomar carta de naturalización incluso en los medios más consolidados como El Universal, La Jornada y Reforma, donde se analizan ajustes de nómina, aunque en el caso del primero de estos, dichos recortes se aplican cada 8 o 9 años, para evitar así que se genere mayor antigüedad y por ende, el pago de abultadas pensiones.
En los portales de internet la confusión y el desánimo es aún mayor pues, aunado a la política “selectiva” que aplicó el gobierno de Peña Nieto estos 6 años, existe una absoluta opacidad y desorganización sobre los nuevos requisitos y normas que deberán cumplir estos medios para ser registrados por el área de Normatividad y Medios de la Secretaría de Gobernación.

No hay comentarios.: