sábado, 19 de enero de 2013

Trata de personas, una afrenta a los Derechos Humanos

 Luis Ayala Ramos

Toluca, Méx.- La trata de personas es una forma moderna de esclavitud y una afrenta a los derechos humanos, por lo que resulta necesario despertar la conciencia participativa de los servidores públicos, a fin de combatir este flagelo, destacó la secretaria general de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Rosa María Molina de Pardiñas.
Ante la representante de la Organización Internacional para las Migraciones en México, Cynthia Denisse Velázquez Galarza y funcionarios de distintas dependencias, Molina de Pardiñas reconoció el compromiso del sector público por abundar en el conocimiento sobre las nuevas disposiciones legales que permitirán avanzar en la lucha contra este mal social y destacó la disposición de la Defensoría estatal de habitantes para participar en las acciones de promoción de los derechos humanos relacionadas con la atención a este fenómeno.
Asimismo, durante el Taller sobre la Ley General en materia de trata de personas en México y sus implicaciones, impartido en la CODHEM, la coordinadora de la Unidad para Trata de Personas, Niñez Migrante y Género de la OIM, Cynthia Denisse Velázquez Galarza, resaltó el aumento en el número de víctimas de este delito, que se configura como el tercer negocio ilícito más rentable, sólo debajo del tráfico de drogas y la venta de armas.
Velázquez Galarza se refirió a la importancia de la coordinación interinstitucional para tomar medidas de prevención, persecución del delito y protección y asistencia a las víctimas, ya que la suma de esfuerzos será la única acción que permitirá un combate efectivo a la trata de personas.
Este flagelo, detalló, no sólo implica la explotación sexual sino también laboral, por tanto, es más vulnerable quien está fuera de su entorno familiar, ya que a través del engaño  se recluta a muchas de las víctimas, pues el 50% de las personas afectadas fueron captadas por familiares, amigos, novios o personajes de su comunidad.
Asimismo, expuso que la trata de personas no es exclusiva de un género y de cierta edad, sino que afecta a mujeres, niños y varones, por tanto, es necesario implementar acciones de protección, prevención y persecusión del delito a través de la coordinación de las diversas instituciones de gobierno y también de la sociedad.
Alertó que a diferencia de lo que se pudiera pensar, no son los hombres los que más reclutan o enganchan a las posibles víctimas, sino las mujeres, a través de supuestas oportunidades de empleo, aunque hay otras formas como el enamoramiento y promesas de matrimonio, contacto a través de internet y redes sociales, ofrecimiento de cursos en materia educativa, publicidad y anuncios en prensa.

No hay comentarios.: