martes, 30 de abril de 2013

Aguirre descarta “debilidad”; habrá castigo contra violentos

Guerrero.- Sin manifestaciones en contra, cobijado por policías estatales y cientos de trabajadores del volante, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, rindió su segundo informe ante el Congreso local.
El mandatario descartó que haya “debilidad” de su administración, señaló que habrá castigo contra los violentos y defendió la Reforma Educativa.
Reiteró que no habrá impunidad para los grupos violentos y sostuvo que las policías comunitarias no ponen en riesgo la gobernabilidad.
Pese al conflicto con el magisterio disidente, Aguirre decidió cumplir con el acuerdo que el pleno del Poder Legislativo aprobó el 23 de abril, que consistía en que acudiera para emitir un mensaje político.
Ingresó al recinto acompañado de Alejandro Guerrero García, subsecretario de Desarrollo Comunitario de la Sedesol, quien acudió en representación del presidente Enrique Peña Nieto.
El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, llegó para manifestar su respaldo al mandatario estatal, pero se notó la ausencia de gobernadores de otras entidades.
La vigilancia policiaca en torno al Congreso se percibió al menos en un perímetro de 500 metros y consistió básicamente en la colocación de vallas metálicas y el resguardo a cargo de policías antimotines, aunque en las calles aledañas grupos de transportistas de Acapulco y Chilpancingo establecieron un primer anillo de seguridad que inhibió la movilización del magisterio disidente.

Notimex

No hay comentarios.: