viernes, 7 de febrero de 2014

Reality mexiquense

INDÍGENAS MEXIQUENSES Y MARGINACIÓN

Ser indígena en el Estado de México es sinónimo de pobreza y carencias de acceso a la alimentación, salud, servicios, empleo, seguridad social, educación y acceso a vivienda. En las zonas indígenas se acentúa la desigualdad social, pues son una población altamente vulnerable.
Según un análisis plasmado en el libro Demografía Indígena en el Estado de México, los cinco pueblos originarios del Estado de México presentan altos niveles de marginación, pobreza y un bajo índice de desarrollo humano, sin contar que actualmente ya existen muchos más indígenas en territorio mexiquense.
Los grupos originarios son: Mazahuas, Otomíes, Matlazincas, Tlahuicas y Nahuas, las cinco etnias antes referidas que enfrentan serias carencias pues 66 por ciento de sus viviendas no tienen drenaje, 58 por ciento cocinan con leña o carbón, uno de cada dos no tiene refrigerador, 8 por ciento no cuentan con energía eléctrica.
Por si fuera poco, en la entidad también hay indígenas inmigrantes de otros estados que se ubican sobre todo en el Valle de México, en particular en municipios como Valle de Chalco Solidaridad, Nezahualcóyotl, La Paz, Ecatepec, Chimalhuacán, Ixtapaluca y Chalco; entre otros.
Lo menos que podemos esperar es que los programas sociales del gobierno lleguen al fondo y mejoren el nivel de vida de los grupos indígenas y no sea solo un pretexto para que los gobernantes se tomen la foto en estas comunidades y la exploten mediáticamente. luisayalaramos@yahoo.com.mx

No hay comentarios.: