viernes, 4 de abril de 2014

Activistas defienden la iniciativa #CircoSinAnimales en la Cámara de Diputados

Ciudad de México.- Los argumentos a favor de un circo sin animales ganan terreno en la Cámara de Diputados. La Comisión del Medio Ambiente analiza detenidamente una iniciativa propuesta por diversas organizaciones defensoras de los animales para prohibir el uso o exhibición de cualquier ejemplar de vida silvestre en espectáculos circenses, a fin de evitar su explotación, maltrato y vida en cautiverio. En el auditorio principal del Palacio Legislativo de San Lázaro se presentó el foro “Circo sin animales”, donde legisladores que dictaminarán la iniciativa presentada por la Diputada Merilyn Gómez Pozos, escucharon los puntos de vista de activistas defensores de los derechos de los animales, así como el de los empresarios circenses que están en contra de la medida. “Mi propuesta tiene una fuerte carga de protección a los animales, sometidos a un entrenamiento muchas veces cruel y abusivo, a defender a seres vivos que padecen una forma de esclavitud y que su sufrimiento es el motivo para la diversión de otros. Pero no sólo es eso. El espíritu de la iniciativa contiene también la convicción de proteger a la infancia, el medio ambiente y abrir más fuentes de empleo en los circos”, recalcó la legisladora. Durante la exposición de planteamientos, las organizaciones defensoras de los derechos de todos los seres vivos, como Derecho sin Fronteras y Anima Naturalis, explicaron que su postura va más allá de una moda o el simple cariño a los animales. Su posición es un acto de justicia y reivindicación hacia especies que históricamente han sido sometidas, esclavizadas y dañadas con fines de entretenimiento. “Se trata de prohibirle al explotador que abuse de la vulnerabilidad de otro ‘alguien’ que no tiene la protección o el cobijo de las leyes para no ser explotado o abusado”, detalló Víctor Hirales, representante en México de Derecho Sin Fronteras. En el foro se detalló que operan 183 circos en México, los cuales son dueños de más de dos mil 500 animales exóticos y endémicos, según estadísticas de los propios empresarios. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) tiene la obligación de revisar anualmente que los circos cumplan con las obligaciones de espectáculos y de manejo de la vida silvestre. No obstante, quedó manifiesto la falta de capacidad de las autoridades para vigilar el cumplimiento de las normas reguladoras en todos los circos, específicamente en aquellos “piratas” que no tienen registros completos. Actualmente existen tres estados de la República que prohíben el uso de animales: Querétaro, Morelos y Guerrero. Así como los municipios de Toluca y Naucalpan en el Estado de México; Zapopan, Jalisco); Tanguancícuaro, Michoacán; Jalapa y Boca del Río, en Veracruz. Por lo que en el foro se expuso la necesidad de establecer una norma única en todo el país, pues al existir muchas reglas, la mayoría de ellas muy laxas, es fácil para autoridades estatales y municipales de diversos estados solapar irregularidades en el transporte, vivienda y tráfico de las especies animales empleadas para el espectáculo circense, a cambio de pagos, multas o “mordidas”. También se presentó la alternativa de que los cirqueros realicen espectáculos que no involucren animales, tal como sucede en varias partes del mundo, el ejemplo más claro es el Circo del Sol, de Canadá. Sin embargo, esta opción fue descartada inmediatamente por los empresarios.

No hay comentarios.: