miércoles, 24 de diciembre de 2014

Fumigan "aguas locas" a jóvenes consumidores

Estado de México.- Conocida como la "bebida de los dioses" o "aguas locas", sólo es necesario invertir 20 pesos para comprar pequeñas garrafas de destilados que pueden tener consecuencias desastrosas como: provocar ceguera, tener un accidente de tránsito que puede llevar a una incapacidad física, o la muerte.
Lo fundamental para muchos jóvenes es tomar y divertirse, sin embargo, existe la "leyenda urbana" que este tipo de bebidas ocasionan ceguera.
En grupo, sin mucho dinero, pero con muchas ganas de divertirse, llegan principalmente jóvenes a comprar bebidas, cuyos precios oscilan en 10, 16 y 20 pesos, que de manera casi inmediata los deja como "arañas fumigadas".
Los datos sobre el alcoholismo son escalofriantes, ya que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada habitante del mundo de 15 años o más, consume anualmente un promedio de 6.2 litros de alcohol puro.
La tercera parte de la población mundial lo toma, lo cual significa que las personas que beben consumen un promedio de 17 litros de alcohol puro en ese mismo lapso.
Su consumo al alza, en esta época
Roberto Escandón Carrillo, director del Centro de Estudios de Psiquiatría y Psicoterapia del Estado de México, alertó ante el hecho de que jóvenes mexiquenses toman bebidas de muy baja calidad.
"También da cuadros psiquiátricos graves, puede haber demencia alcohólica, cuadros delirantes graves, alucinosis alcohólica -principalmente auditivas-, que en ocasiones se vuelven permanentes, e incluso, cuadros psicóticos".
"El alcohol de caña es el más tóxico -dijo-, y en el menor de los casos puede provocar gastritis erosiva, daño hepático o sangrado de tubo digestivo alto. Esta patología se presenta en las clases media baja para abajo".
Precisó que las reacciones dependerán de la tolerancia individual, de cada persona, el tiempo de consumo y de la cantidad.
El problema se agudiza ya que en estas épocas, por las posadas, Navidad y Año Nuevo, aumenta su consumo.
Manifestó, asimismo, que es muy lamentable que jóvenes recién graduados consuman las "piñitas" y "aguas locas" en municipios cercanos a la capital, ya que de regreso pueden sufrir accidentes, algunos de ellos con consecuencias fatales.
Más de la mitad de niños de primaria ya tuvo contacto con alcohol y droga
Para Miguel, integrante de un grupo de Alcohólicos Anónimos, el problema del alcoholismo no inicia en la adolescencia, sino en la infancia, cuando algunas mamás les ponen mezcal a los bebés en las encías.
A los 2 o 3 años, el papá les da probaditas de cerveza, y poco a poco se van acostumbrando y le toman sabor a las bebidas embriagantes.
Tras varias décadas de mantenerse sobrio y asistir a las reuniones de doble AA, advirtió que el problema es tan serio que si se les pregunta a niños de primaria cuántos han tenido contacto con el alcohol o alguna droga, más de la mitad responde de manera afirmativa; "y se trata de niños y niñas de 12 y 13 años".
Posteriormente van creciendo con traumas y resentimientos, y el alcohol, al que ya están acostumbrados, se convierte en una salida, dijo.
Alertó sobre los destilados que expenden en diversas tiendas y cuyas garrafas van desde los 10 a los 20 pesos. "Hay presentaciones de 250 mililitros, 400 mililitros, de 1 litro y un galón, las cuales son consumidas principalmente por vagabundos y jóvenes, preparatorianos que emprendieron el camino del alcohol barato".

No hay comentarios.: