lunes, 30 de noviembre de 2015

Perfilando

Por: Iván Calderón
 
Dicen que el informe de actividades legislativas del Senador de la República, José Francisco Yunes Zorrilla, se transformó en un gran día para la clase política priísta de Veracruz.
Como se ha comentado, ni declaraciones de guerra, ni cantados desencuentros concurrieron en este importantísimo evento.
José Yunes, ante casi 15 mil personas, agradeció la asistencia del gobernador Javier Duarte, a quién le reconoció su civilidad política, afirmando en el mismo tenor, que Duarte será un factor de unidad.
Los del tricolor, los Pepistas, manifestaron también que están cerrando filas para enfrentar una difícil batalla el próximo año, donde el electorado mantiene una clara apatía.
Lo hemos dicho, José Yunes prepara sus pasos para el 2018.
Pepe, sin ninguna duda será un gran gobernador en un próximo sexenio que pinta para cosas extraordinarias.
Allí, en su tercer informe, Pepe se alzó una vez más, como un líder natural veracruzano que aguarda para enfrentar las positivas decisiones por el bien de su estado.
Mientras tanto, se asevera que un local se alista para enfrentar a una histórica e irrisoria alianza donde la izquierda y la derecha buscan unirse para que Miguel Ángel Yunes Linares, ahora sí, busque de forma estéril por última vez mandar en Veracruz.
Hay que decirlo, por parte del PRI, mucho se ha comentado si Héctor será el candidato para el bienio.
Sin embargo, el oriundo de Soledad de Doblado se aleja cada vez más de sus aspiraciones.
Héctor Yunes Landa representa todo lo contrario a lo que se espera en un candidato para un gobierno de transición.
La de dos, será una candidatura de acuerdos, y las deferencias de Pepe Yunes para con Javier Duarte, dan muestra clara de ello.
Con lo anterior, todo parece indicar que es Beto.
Si, Alberto Silva Ramos, se prepara para ser el candidato a la gubernatura de dos años de la coalición que posiblemente llevará el nombre de “Amor por Veracruz”.
El tuxpeño calladamente aguarda a los tiempos, y espera pacientemente los fallos de unidad e inclusión dentro del Revolucionario Institucional.
¿Para qué tanto brinco, estando el suelo tan parejo?
El nombre de Beto Silva sonará muy fuerte en el 2016, para enfrentar al candidato del PAN y el PRD.
Incluso, el también diputado federal ha sido el único que ha hecho enmudecer a Yunes Linares, pero esa, será otra historia.
Beto, de obtener la victoria, será el encargado de sentar las bases para llegada de Pepe Yunes, quién como garantía tendrá a muchos aliados en el próximo congreso veracruzano. 
Y si no, esperemos.

No hay comentarios.: