martes, 5 de enero de 2016

El riesgo de los independientes

Por: Rodrigo Montoya

En nuestro país la democracia ha cambiado sustancialmente, particularmente en los últimos años, donde se han abierto las puertas a nuevas fuerzas políticas en las entidades y a nivel nacional, e inclusive se ha creado la figura de las candidaturas independientes, esto para que los ciudadanos que deseen ser postulados a un puesto de elección popular sin el abanderamiento de un partido, puedan hacerlo sin ningún problema, siempre y cuando se marquen los lineamientos que la ley determine.
Las candidaturas independientes tuvieron sus primeros resultados favorables en Nuevo León, Jalisco y Sinaloa, dando como resultado un Gobernador, un Diputado Local y un Diputado Federal respectivamente, sin embargo, aún no se han dado muestras claras de los resultados obtenidos en pro de la ciudadanía de estos actores políticos. A lo mejor es muy poco el tiempo que llevan de ejercicio, sin embargo los periodos no son tan duraderos como para esperar resultados a largo plazo.
Según lo establecido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los candidatos independientes a cargos de elección popular, también podrán tener acceso a financiamiento público, con tal de hacer “más equitativas las condiciones del que participa bajo las siglas de un partido, que del que se la juega por la vía libre”. Lo anterior se basa en un compromiso para garantizar la protección de los derechos político- electorales de los candidatos independientes.
Sin embargo, últimamente se han visto muy penosos casos de “pretendientes” a candidatos independientes que no representan ningún movimiento legítimo o el verdadero sentir de la ciudadanía. Hoy en día podemos observar que muchos “políticos de mediana estatura” buscan las nominaciones independientes por 2 razones. La primera ayudar a un candidato, postulándose a modo para beneficiar al abanderado de cierto instituto político. La segunda y no por eso menos grave, engordar sus bolsillos a costillas del erario público y de otros funcionarios y dependencias con los cuales en contubernio o por simpatías y complicidades puedan arrancarles algo “en beneficio del proyecto”.
La esencia de las candidaturas independientes a poco, muy poco tiempo de su instauración se ha visto empañada. Solo basta con revisar un poco a los abanderados para saber sus relaciones con políticos de uno u otro partido. De igual forma, sin generalizar –cabe la aclaración- muchos de los independientes no tienen compromisos de ideologías ni con un partido ni sector específico de la sociedad.
En Veracruz estamos a punto de vivir una contienda electoral que dará entrada a un nuevo Gobernador y 50 nuevos Diputados al Congreso Local. Seguramente en los 30 distritos como en la elección de la máxima magistratura de la entidad habrá candidatos independientes.
Los partidos políticos y sus actores tienen que ser corresponsables con esta justa democrática en la cual además de renovar el poder ejecutivo y legislativo, se buscó homologar la elección local con la federal, a fin de disminuir el costo electoral en los comicios futuros. El que los candidatos independientes tengan acceso al dinero del erario público puede resultar igual de lastimoso que el mismo acceso de los partidos políticos. Sin embargo no garantizamos ninguna disminución en el gasto público, si se postulan candidatos independientes hechos al vapor.
El organismo electoral, deberá ser minucioso, para evitar el registro de los vividores de siempre, esos que nada aportan y solo ven por sus intereses particulares, por región hay más de uno que ya ve esta figura –la del candidato independiente- como su negocio del año que apenas comienza. Ganar y ayudar al terruño que los vio nacer, no, eso es secundario.
Nota 1. Al igual que las candidaturas independientes el electorado deberá prestar mucha atención a la formulación de las alianzas que se registren para el próximo año. El agua y el aceite no se llevan, no es congruente ofender al de en frente y salir de la mano con él unos cuantos días después.

No hay comentarios.: