lunes, 25 de abril de 2016

Yunes Linares enmudeció

Veracruz.- Con algunos planteamientos irrealizables, sin faltar también los ataques directos y, sobre todo, fustigando el estado de cosas que prevalece en Veracruz, en el primer debate los 7 candidatos a gobernador de Veracruz. Héctor Yunes Landa, Miguel Angel Yunes Linares. Armando Méndez de la Luz y Alba Leonila Méndez Herrera fueron los más concretos en sus propuestas, aunque los antecedentes del abanderado de la coalición PAN-PRD terminaron por sepultar sus buenos propósitos.
Incluso, Yunes Landa –durante su intervención de cierre- lanzó un reto muy interesante a Yunes Linares para que ambos abran el jueves próximo las puertas de sus casas (Miyuli la de El Estero, aclaró Héctor) y que un grupo de veracruzanos honorables las visiten para que sepan cómo vive cada uno y hagan comparaciones dado que ambos han llevado una trayectoria parecida en cargos públicos. El desafío se quedó sin respuesta, lo que terminó de dejar mal parado a Yunes Linares.
Pero, además, a Miguel Angel también le recordaron malos antecedentes de su paso por cargos de gobierno, otros de los candidatos, como Alba Leonila Méndez Herrera (PT) y Alejandro “El Pipo” Vázquez Cuevas (PES). Yunes Linares se quedó con todo porque no respondió a los señalamientos, refugiándose en la presentación de propuestas, mismas que también fueron objeto de la incredulidad y la descalificación de otros de los participantes en el debate.
El independiente Juan Bueno Torio fue el más ilustrativo al plantear varias veces que los veracruzanos están “hasta la madre” de la situación de inseguridad, desempleo, corrupción e impunidad y de plano convocó a los panistas inconformes con la candidatura “que les impusieron” de Miguel Angel Yunes Linares, a que le otorguen su voto a esta candidatura independiente.
Alba Leonila Méndez Herrera –la única dama en el debate- hizo propuestas interesantes para combatir la inseguridad y la desigualdad social, pero quizá debió reforzar sus planteamientos con las vías para llevarlos a la realidad. Sin embargo, dejó buen sabor de boca. A Yunes Linares le mostró una foto donde están él y Francisco Colorado y ofreció sensibilidad y honorabilidad que otros no tienen.
Méndez de la Luz se mostró con mucha seguridad en su discurso, sabedor de su experiencia y de la limpia trayectoria pública que ha llevado. Enfatizó que no tienen ni él ni su familia riqueza alguna de la cual avergonzarse. Delineó diversas propuestas realistas en temas como seguridad pública y desarrollo social. Fue severo condenando la corrupción y explicó muy bien sus propósitos. Recordó como a finales de los 80 se invertían 23 centavos de cada peso en obras y ahora sólo 3. Congruencia y austeridad constituyen compromisos ineludibles para el candidato de Movimiento Ciudadano.
Cuitláhuac García Jiménez, de Morena, se dedicó más a publicitar a su partido, haciendo alarde de una gran honestidad personal y criticando a los dos Yunes y sus partidos políticos. Sin embargo, aunque se refirió a los diversos temas objeto de exposición y debate, sonó más que nada retórico.
“El Pipo” Vázquez Cuevas fue el menos convincente, acaso por su inexperiencia en cargos de gobierno o bien porque no pocos saben de cómo se condujo cuando fue el dirigente estatal del PAN, lo que sin duda le resta credibilidad, amén de eso que aseguró de que cada día crece medio punto su candidatura, lo que quizá ni él se lo cree.
Héctor Yunes Landa, por encima de las críticas, refirió numerosas propuestas y los mecanismos para aterrizarlas, merced a su experiencia y larga trayectoria política y a las relaciones que posee. Hizo compromisos firmes con sectores específicos, como las mujeres, los indígenas, los discapacitados, etcétera. También asumió compromisos importantes como en el aspecto de la salud pública, empeñando su palabra para lograr el equipamiento de hospitales y la construcción de otros, subrayando la atención y los medicamentos que ofreció a todos los veracruzanos.
Héctor tocó también el tema educativo para que tengan pleno acceso los jóvenes aun sin recursos económicos propios. Se pronunció por facilidades a los inversionistas para generar 91 mil empleos. Y se pronunció fuerte y contundente contra la corrupción, advirtiendo que va a meter a la cárcel a quien se le compruebe que desvió dinero público, llámese como se llame, enfatizando que si alguien en el recinto del debate se sabía algo, que fuese echando a remojar sus barbas.
A Miguel Angel Yunes Linares lo recordó como represor e incompetente cuando ocupó la Secretaría de Gobierno, cómo lo condenaron por violación a los derechos humanos y otras situaciones para las que el candidato de la alianza PAN-PRD enmudeció.

Gabriel Arellano López/lbp

No hay comentarios.: