sábado, 16 de julio de 2016

PLUMA NEGRA

POR: JOSE CALZADA

HOSTILIDADES POLITICAS Y LEGALES SE MULTIPLICAN
MARCO ANTONIO DEL ANGEL AL PRI?

La guerra que libran Miguel Ángel Yunes Linares y Javier Duarte de Ochoa, el primero gobernador electo y el segundo saliente, todavía tiene muchas sorpresas  en los planos, legales y político de dimensiones reservadas.
Por ahora, Yunes Linares enfocó sus baterías a los diputados del Congreso Local que militan en la alianza a favor de Duarte de Ochoa; los del PRI, PVEM, Nueva Alianza y Alternativa Veracruzana para referirse a ellos como delincuentes y tratar de obligarlos a desistir de reformas legislativas que impactará, según él, en su administración de apenas dos años.
De alguna manera el abanderado del PAN-PRD lo logró y el Ejecutivo echó abajo las designaciones de los magistrados para la Sala Anticorrupción y el propio Fiscal Anticorrupción como consecuencia de las presiones de la Presidencia de la República, tampoco pudo sacar la votación para la donación de la diversos inmuebles al IPE  y la Comisión de Derechos Humanos, entre los que destacaba la Casa Veracruz.
Pero el pasado jueves, Javier Duarte le ganó una a Yunes Linares al sacar adelante con mayoría la reforma para la basificación de los empleados de confianza del gobierno del estado,  un reclamo justo, al igual que el presupuesto de  Universidad Veracruzana o el pago a los pensionados, pero el PAN de Miguel Ángel Yunes también lo quiso echar abajo, sin éxito.
Desesperado Miguel Ángel Yunes se le fue a la yugular a los legisladores y en una postura inédita los llamó delincuentes, los amenazó con enderezarles juicio político y exhibirlos ante la sociedad, como si en vez de gobernador electo fuera un personaje metaconstitucional para ejercer funciones de juez, fiscal, gobernador y represor de quienes dentro de la Constitución ejercen sus facultades, derechos y deberes en el plano legislativo.
Dentro de su desesperación, la libertad de opinión del gobernador electo no está en cuestionamiento, pero sí la actitud beligerante de evidente intromisión a una administración de la que todavía no forma parte.
La reacción de los legisladores señalados por Miguel Ángel Yunes no se hizo esperar y no sólo aprobaron las reforma para masificar a uno siete mil empleados sindicalizados, sino que también anunciaron medidas legales como la denuncia por amenazas e intromisión a un poder legalmente constituido, además de buscar al Secretario de Gobernación para demandarle que a su vez, solicite prudencia a quien será gobernador por dos años.
En las ráfagas de acusaciones, los priístas y sus aliados recordaron a Miguel Ángel Yunes que aún no es gobernador, que falta la calificación de los tribunales, que no lo eligieron todos los veracruzanos, sino sólo una tercera parte de quienes votaron el pasado 5 de junio y que Veracruz estará en riesgo con un gobernador totalitario y represor, hasta lo compararon con dictadores descomunales de la historia como Víctoriano Huerta, Adolfo Hitler o Hugo Chávez.
Las hostilidades se endurecen cada vez más entre ambos frentes. Y en plano legal y mediático aún falta mucho por ver, aunque por ahora se vislumbra que la única herramienta al alcance de los seguidores de Yunes Linares en el Congreso es la acción de Inconstitucionalidad requiere de 17 de los 50 legisladores para su promoción, pero el PAN, PRD, MC, y PT juntan apenas a 14. Y aunque Mónica Robles, Ricardo Ahued y Domingo Baena se abstuvieron, no participaran en una acción contra la decisión tomada, tampoco lo hará Jesús Vázquez González que votó en contra.
Pero esa limitante para el PAN, se observará en un escenario distintos a partir de noviembre que entre en funciones la LXIV Legislatura de Veracruz que tendrá una composición terciada entre el PAN, MORENA y PRI, entonces habrá otras condiciones para intentar la acción de Inconstitucionalidad.
A partir de noviembre, el PAN estará en condiciones políticas sino favorables, al menos no tendrá al PRI con mayoría en el Congreso Local, incluso esa situación podría llevar al gobernador actual a solicitar licencia antes de concluir su periodo el 1 de diciembre, toda vez que un legislatura desfavorable, podrá hacerle ver su suerte.
NUEVO DIRIGENTE DEL PRI
El comportamiento beligerante del nuevo gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares sólo podrá ser contrarrestado desde el PRI y desde quien quiera ser candidato de ese partido al gobierno que sigue de seis años.
Queda claro que José Francisco Yunes Zorrilla no será el confrontador de Miguel Ángel en sus funciones como gobernador,  la diplomacia o tibieza del de Perote no sirven para contención ni para la crítica partidista, Pepe busca desde ahora consolidar su proyecto con un tejido suave y no de pleitos callejeros.
Quien se apuntala para la dirigencia del PRI que, en manos de Felipe Amadeo Flores Espinosa se encuentra más que enterrada, es el actual diputado local Marco Antonio del Ángel, un personaje que con la organización de su padre, Los 400 Pueblos, mantiene un odio histórico en contra de Miguel Ángel Yunes Linares y desde la dirigencia no lo dejaría ni a sol ni sombra.
Del Ángel ha ocupado la tribuna del Congreso Local y las calles de Xalapa y la Ciudad de México para atacar de manera frontal a Yunes Linares, con formas poco ortodoxas pero con un objetivo claro, exhibirlo en cada momento como un personaje represor.
Marco Antonio del Ángel cuenta con el perfil justo que demandará Miguel Ángel Yunes si ya como gobernador mantiene su política de enojo y visceral contra quienes le entreguen el Poder Ejecutivo.

No hay comentarios.: