lunes, 14 de noviembre de 2016

Ruleta Tuxtleca

¡¡Cachetes Azamar, planeó, orquestó y financió los desmanes y actos vandálicos en palacio municipal de Catemaco!!
El pueblo exige un Consejo Municipal cansados de los abusos de autoridad, latrocinios y actos de corrupción
Por: Ángel Bravo Martínez

Tras la revuelta y hechos vandálicos de todos conocidos en el municipio de Catemaco, algunos grupos políticos van a sacar raja de la situación, en tanto, otros ciudadanos estarán exigiendo la aplicación de todo el peso de la Ley a los infractores intelectuales y materiales de los desmanes en las que se agravió la casa del pueblo, el resto del pueblo estará exigiendo la renuncia del Presidente municipal Jorge Alberto González Azamar, ante la incontenible ola de inseguridad, zozobra e incertidumbre entre la población que desde su administración se incrementaron fuertemente por los secuestros, ejecuciones y extorciones ante la marcada indiferencia de las instancias policiacas, ministeriales y judiciales.
Ante el Congreso del Estado y las instancias gubernamentales solicitarán la instalación de un Consejo municipal‼; integrantes de grupos políticos plenamente identificados ya trabajan a paso acelerado. De ese calibre el panorama político administrativo y policiaco de último momento.
Ya es del dominio público en todo el País la operatividad estratégica, la manera quirúrgica en las que operaron los infiltrados en el movimiento realizado en primera instancia por la feligresía que exigió apareciera sano y salvo el Padre de la Iglesia “Los 12 Apósteles”, armados con martillos rompieron las puertas principales de las oficinas públicas del palacio y en las que con galones de gasolina rociaron las áreas claves para quemar evidencias de todos los actos de corrupción, desvíos de recursos y latrocinios perpetrados durante su administración, fueron solo 4 sujetos encapuchados los que se introdujeron al edificio público y operaron la acción, previa orden del “mero preciso”.
Lo que trasciende de viva voz de los ciudadanos y lo plasmado por miles en las redes sociales en las últimas horas, es el sentido de que el hampón de González Azamar estaba a punto de ser auditado una vez más por el Órgano de Fiscalización Superior del Estado, una auditoria ahora sí en serio, a propuesta del Gobernador electo de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares, los maleantes contratados y bajo las ordenes, presuntamente del mismo alcalde de marras, arrojaron estratégicamente a las hogueras las computadoras, los documentos y muebles de la oficina del Registro Civil, la Tesorería, Catastro Municipal, Dirección de Obras Públicas, Protección Civil, Tesorería, la presidencia Municipal, Sindicatura, Comandancia de la Policía  y el DIF Municipal, para desparecer indicios y evidencias de la barbarie financiera y administrativa en perjuicio del pueblo catemaqueño, antes, para advertir a los presentes de que iban en serio las agresiones, los pelafustanes quemaron una patrulla y una cuatrimoto de la misma corporación.
En Catemaco todo mundo se conoce, todos saben quién trabaja para quién y qué papel desempeña en la tarea encomendada,  a estas alturas ya están plenamente identificados, sus generales y expedientes policiacos ya son del conocimiento de la Fiscalía del Estado, los que quemaron documentos y equipos de cómputo, también los que hicieron el “saqueó” en el domicilio del alcalde, donde algunos exhibieron las prendas íntimas de su esposa como trofeos por la odisea perpetrada, “fue para victimizarse y taparle el ojo al macho, el muy ladino alcalde ya sabe que esto le ha funcionado políticamente en tiempos atrás no muy lejanos”, y… lo que se llevaron de una de las tres  bodegas clandestinas por más de 5 millones de pesos fue una “cortesía” del pueblo, hastiado de sus atropellos, abusos de autoridad, arrogancia, prepotencia, corrupción y alcaldadas”‼.
Aquí, decenas de manifestantes que se desprendieron de la muchedumbre protestante frente a palacio vaciaron una, de las tres bodegas clandestinas del Cachetes Azamar, que tenía para promover la campaña de su mujer María Luisa Domínguez a la alcaldía, ya que pretende heredarle el “pinche poder” para que le tape todo su estiércol administrativo.‼
Con esta acción de decenas de pobladores, indiscutiblemente que quedó al descubierto una vez más los latrocinios descarados del hampón y corrupto González Azamar que se agencia, o mejor dicho roba, para su provecho personal, todos los recursos que mandan las diversas tendencias federales en sus programas y acciones sociales  para hacer frente a las contingencias climatológicas y apoyar a los catemaqueños que resultan damnificados.
Se llevaron desde láminas de zinc, bombas aspersoras, cemento, despensas, agua embotellada, pantallas de plasma, kits de limpieza, semilla mejorada, útiles escolares, instrumentos agrícolas y hasta equipos didácticos para escuelas. Aquí se aplica la frase sabia de que “ladrón que roba a ladrón…
Un tema que encorajinó a la ciudadanía fue que su “primera autoridad” en el noticiero local de la FM 92 vociferara y a lardera de que en su pueblo no pasaba nada, que había paz social y tranquilidad, cuando ya tenía conocimiento de la desaparición forzada del sacerdote de manera violenta; “es el municipio más seguro del Estado y del País”, fustigó: horas más tarde su pueblo le dio un tapón de bocas
En medio de toda esta revuelta el inepto alcalde González Azamar ha responsabilizado al Médico y luchador social Luis Francisco Sánchez Aguirre y Wilfrido Reyes Martínez, líder de la Organización del Gobierno Autónomo Indígena (OGAI) de haber provocado los actos de vandalismo en los edificios públicos; “yo me deslindo totalmente de esos señalamientos del alcalde y lo hago responsable de lo que me pase a mí, a mi familia o a algún integrante de ésta organización, públicamente responsabilizo al alcalde, el financió, patrocinó y orquestó la aberrante acción para tapar sus porquerías”.
En entrevista concedida en video al columnista, la cual subimos con el compañero Francisco Malaga Pucheta a nuestras cuentas del facebook y la cual alcanzó más 25 mil visitas en menos de 24 horas , el líder indigenista se defiende; “Soy hombre de luchas sociales, no soy agitador, ni vándalo y mucho menos encabezo a delincuentes, yo siempre mantuve contacto con Política Regional así como con el Delegado de Seguridad Pública para que no se mal interpretará mi presencia, misma que solamente fue en solidaridad con el pueblo para orar y pedir la aparición del Padre José Luis Sánchez Ruiz, Párroco de la iglesia 12 apóstoles"
El dirigente de la Organización del Gobierno Autónomo Indígena (OGAI) agregó que los desmanes y actos vandálicos tienen nombres y Apellidos.
Reyes Martínez, aseguró que pudo obtener pruebas de que durante los actos vandálicos en el ayuntamiento, se registró la presencia de personal cercado a la presidencia que fueron quienes sacaron directamente documentación oficial para quemarla; “hay gente que se reconoció que era parte de ellos (del alcalde) que estaba sacando las cosas del ayuntamiento, tenemos evidencias de que mismo personal cercano del ayuntamiento estuvo sacando cosas“, insistió al asegurar que los reconocieron debido a que éstas mismas personas han participado en otros atropellos en movilizaciones que si ha hecho su organización.
El líder indigenista dejó en claro que su organización no participó en actos vandálicos, ciudadanos que se acercaban al tumulto, gritaban: “pregúntele a Azamar (alcalde de Catemaco), él sabe quiénes fueron, él sabe que pasó, él fue, él tiene la culpa ya sabe muy bien que los ciudadanos están cansados de la mala administración que lleva en el gobierno municipal de Catemaco, simplemente ya no lo quieren ver sentado en la silla de la presidencia”.
Finalmente Wilfrido Reyes precisó que el pueblo quiere justicia, que se castigue con todo el peso de la Ley a los responsables de los daños a los edificios públicos: “Le he pedido al Fiscal que todo el peso de la ley se aplique para los que ocasionaron estos daños, porque una cosa es la desaparición del sacerdote, que es una gente muy querida, muy respetada, muy apreciada por la comunidad feligresa de aquí de Catemaco y otra son los actos vandálicos que realizaron el pasado sábado”.
Sin lugar a dudas que las autoridades ministeriales y gubernamentales de todos los niveles tendrán que trabajar a marchas forzadas para dejar muy en claro, a la mayor brevedad posible, el escabroso asunto grave y delicado, por el lado que se le quiera ver en materia administrativa, política, social, económica, ministerial y judicial, en las que no saldrá muy bien librado el propio munícipe “Cachetes Azamar”, y la bola de rufianes a sus órdenes plenamente identificados.

No hay comentarios.: