lunes, 17 de abril de 2017

Denuncian mujeres mazahuas arbitrariedades del gobierno del Edomex

Estado de México.- En conferencia de prensa, representantes de comunidades indígenas de Villa Victoria, Villa de Allende, Valle de Bravo, Santo Tomas de los Plátanos, Colorines, Luvianos y Donato Guerra, expusieron que no cuentan con agua y, lo que resulta más lamentable, mediante decretos expropiatorios les dejaron sin tierras.
Indicaron que cuando Peña Nieto gobernó, acordó indemnizar a dichas comunidades debido a la extracción de agua de la zona para llevarla a la Ciudad de México, lo cual no se han visto.
El movimiento de mujeres indígenas para la defensa del agua y la reforestación de la zona sur del Estado, han denunciado desde hace nueve años, la mala política hidráulica del país, ya que se llevaba el agua a la capital de la república sin importar el daño que se ocasiona en las regiones donde viven.
A pesar de que los diálogos con los representantes políticos de los diversos niveles de gobierno, las acciones son mínimas y las obras estancadas.
Aspectos como la reforestación y control de plagas, conservación de manantiales, el desazolve del río Malacatepec para evitar las inundaciones, son la base para la movilización que inició este lunes frente a palacio de gobierno en Toluca para luego trasladarse a la Ciudad de México.
Indicaron que la contaminación del agua es uno de los problemas que los pobladores, en particular los de Donato Guerra, enfrentan sin ninguna atención, donde 496 hectáreas de cultivos están siendo dañadas a causa de los químicos que lanza el sistema Cutzamala.
En otras localidades como los ejidos de Sabana de San Jerónimo, Sabana de Taborda primera sección y San Agustín de las Palmas, dejaron varadas la maquinaria para perforar un pozo.
El sistema Cutzamala se encuentra a tres kilómetros de estas regiones y desecha aguas tóxicas a sus ríos, “encontrando plomo e incluso sanguijuelas”, comentó la representante Iris Crisosto Moderna.
Esto provoca enfermedades como dolor de estómago y cabeza, salpullido y mareos. Es un peligro tanto para niños y adultos, es por ello que el propio movimiento mazahua enseña a sus hijos en la cultura sustentable.
Aunado a este problema la reforestación es uno de los aspectos a retomar; la tala de árboles en el cerro de Salitre afecta a los mantos acuíferos.
Por otro lado, las mujeres de estas regiones utilizan leña para cocinar sin embargo no les son permitidas a pesar de que ellas mismas reforestan.
Victoria Martínez Arriaga, una de las representantes del movimiento, mencionó que “no se nos hace justo ya que grandes empresarios que se han apropiado de sus tierras pueden talar y llevarse nuestros árboles”.
Las acciones que llevarán acabo el Movimiento de Mujeres Indígenas es la movilización pacífica, la asistencia a la Suprema Corte de Justicia y la Comisión Nacional de Derechos Humanos para demandar la violación a sus derechos.

AD

No hay comentarios.: