jueves, 22 de marzo de 2018

Entre despojos de recursos naturales a diez municipios, NAICM avanza su construcción

Texcoco, Estado de México.- En el oriente del Estado de México se han impuesto, en nombre del “progreso y desarrollo” una lista de megaproyectos enmarcados por el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) como son carreteras, autopistas, entronques, etc.; obras que –de acuerdo con los habitantes– significan saqueo, despojo y explotación de los recursos naturales en sus comunidades.
Tras los múltiples recorridos por la zona oriente del estado, los mismos habitantes, campesinos y ejidatarios no tienen claridad sobre el futuro que tendrán sus recursos naturales; se han contabilizado alrededor de 150 minas de tezontle y basalto que están siendo explotadas indiscriminadamente; en 10 municipios de la región como Texcoco, Tezoyuca, Otumba, Acolman, Teotihuacán, Nopaltepec, Temascalapa, Tepetlaoxtoc y San Salvador Atenco, la mayoría sin los permisos correspondientes.
De acuerdo con el diputado federal, Rafael Hernández Soriano, Presidente de la Comisión de Seguimiento de Edificación de la Terminal Aérea, las autoridades municipales de estos lugares no han sido capaces de defender estos cerros, permitiendo la devastación.
El legislador sostuvo que en torno a la edificación del NAICM se está cometiendo un ecocidio, pues además de la explotación de minas, que comienzan a afectar a los poblados por el desequilibrio ambiental que ya ha ocasionado, han sacado millones de metros cúbicos de lodos del polígono del nuevo aeropuerto y los están depositando a la intemperie en zonas urbanas, en áreas de escurrimientos de agua dulce y en zonas de nacimiento de agua.
Vecinos del municipio de Tezoyuca, afectados por el saqueo de la mina denominada “Tezoyo” señalaron a este medio una vez la impotencia que viven consecuencia de las afectaciones que está generando este saqueo, donde no existe manifestación de impacto ambiental.
Y es que entre las afectaciones más severas que viven a diario en estas zonas y que pone en riesgo a las comunidades, está la utilización de explosivos sin autorización de las autoridades.
Aunque existen grupos organizados de pobladores, ecologistas y académicos que muestran completo rechazo al NAICM; en la zona oriente existen diversas comunidades que manifiestan impotencia e inconformidad por el asunto. Asimismo revelan que también existe un desdén oficial y falta de información por parte del gobierno y sus representantes dentro de las comunidades que serán afectadas directamente.
En su momento Sedena informó que otorgó 50 permisos a las minas; en tanto que Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no han respondido sobre los permisos otorgados.

PS

No hay comentarios.: