miércoles, 20 de junio de 2018

Eruviel Ávila: 6 años de escándalos

Estado de México.- El ex gobernador del Estado de México, el priista Eruviel Ávila Villegas, terminó su administración opacamente, casi sin ruido y meses después se incorporaba a la campaña de José Antonio Meade como vicecoordinador, en un ruta electoral que llevaría al candidato del PRI al abismo de una derrota anunciada, prevista por lo menos un mes antes del día de las elecciones. Pero el silencio en que dejó el cargo de gobernador se le revirtió tan pronto como se observaron las cuentas que entregó, las obras públicas que gestionó y el estado deplorable del territorio más poblado de México, aunque también uno de los más desiguales y violentos, pero además reveló una serie de irregularidades que comenzaron como Eruviel buscaba la candidatura para gobernador.
En el Estado de México la corrupción ha degenerado las condiciones sociales, económicas, políticas y culturales debido a que la preferencia de la clase política por sus intereses particulares en detrimento del bien común genera corrosión de las estructuras de la sociedad. El nepotismo de la élite permea a las otras clases sociales, alterando el orden y convirtiendo en comportamiento común el beneficio personal.
La administración en el Estado de México ha sido particularmente corrupta. Las autoridades estatales han utilizado el poder para minar el tejido social y beneficiar intereses propios. La situación resultante es de incertidumbre social, violencia e inestabilidad económica que repercute en la calidad de vida de la población.
A pesar de tener acusaciones de malversación de fondos públicos, de haber endeudado al estado, de que en su administración aumentaron los índices de inseguridad y la violencia contra las mujeres, de haber violado la legislación universitaria, de que sobre él pesan acusaciones por haber organizado orgías con menores, y de haber convertido al Estado de México en una tumba de plomo, el benefactor y todo poderoso PRI lo recompensó con una senaduría, cargo al que accederá sin haber competido en las urnas por el voto ciudadano.

La alcaldía turbia y la precampaña opaca...

Eruviel Ávila Villegas nació el 1 de mayo de 1969 en Ecatepec de Morelos, Estado de México, municipio que gobernó en dos ocasiones, de 2003 a 2006 como abanderado de la coalición del PRI, PVEM, Nueva Alianza y el extinto Partido Social Demócrata, y de 2009 a 2011, como candidato del Partido Revolucionario Institucional.
Es licenciado en Derecho por la Universidad Tecnológica de México (UNITEC) y cuenta con maestría y doctorado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Se desempeñó en la academia como docente de su Alma Máter hasta la década de los noventa del siglo XX, e inició su carrera política ocupando un cargo en la Secretaría de Ayuntamiento de Ecatepec, de 1994 a 1996, cuando el municipio era gobernado por el priista José Alfredo Torres Martínez.
Torres Martínez se convirtió en el padrino y aliado político de Eruviel, pues durante la gestión de Ávila en la gubernatura mexiquense, fue secretario de Desarrollo Urbano de la entidad, y posteriormente cuando el ex gobernador fue electo presidente del PRI en la Ciudad de México, a Torres lo designó como subdelegado especial del CDE en la capital del país.
Desde Ecatepec, el municipio más poblado y uno de los más pobres del país, Eruviel fincó su base política que después le redituaría beneficios. En 1997 fue electo diputado local, en 2001 y 2002 fue subsecretario de Gobierno en Nezahualcóyotl, posteriormente fue diputado local de 2006 a 2009, en donde fue presidente de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura del Estado de México y coordinador del Grupo Parlamentario del PRI.
A pesar de no ser miembro del Grupo Atlacomulco, dinastía política priista que mantiene el control del estado desde hace 80 años, en 2011 solicitó licencia al cabildo y se registró como candidato a la gubernatura del Estado de México como abanderado del PRI, en una decisión que implicó posponer la aspiración de Alfredo del Mazo Maza cuando ya había sido elegido internamente. Ávila había pactado con el PRD para abanderarlo en caso de que el PRI le cerrara las puertas y había prometido que la discriminada clase política del valle de México apoyaría esa candidatura. Esa presión y la decisión de Artiro Montiel Rojas colocaron a Ávila en la carrera por la gubernatura, del lado priista.
Desde las precampañas realizadas por Eruviel para la alcaldía de Ecatepec, se hizo patente su cercanía con el entonces obispo Onésimo Cepeda Silva, figura controversial de la Iglesia católica mexicana, quien antes de dedicarse a la vida religiosa fue inversionista, ayudó a formar la Banca Inbursa y fue acusado de lavado de dinero en 2010.
En 2009, el coordinador estatal del PRD en el Estado de México, Luis Sánchez Jiménez, denunció a medios locales que Onésimo Cepeda exhortaba, durante sus homilías, a apoyar a Eruviel, quien en ese entonces competía por la alcaldía de Ecatepec por segunda vez, como abanderado del PRI.
El empresario argentino Carlos Ahumada, en su libro “Derecho de Réplica”, afirmaba que el ex obispo de Ecatepec se reunió con él en algunas ocasiones para que el sudamericano apoyara financieramente a Eruviel. En 2011, Ávila Villegas pidió licencia al cabildo de Ecatepec para registrarse como candidato a la gubernatura mexiquense. Su suplente fue el priista Indalecio Ríos Vázquez. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL), en ese año el 10.2 por ciento de la población de ese municipio vivía en extrema pobreza, alrededor de 165 mil 617 habitantes.
Ya en campaña, hubo varios actos de irregularidades relacionadas con el equipo de campaña de Eruviel. Durante un acto de campaña, el priista utilizó camionetas de la empresa Televisa para entregar despensas entre quienes se congregaron a algunos de sus eventos. 
En junio de 2011, la Universidad Autónoma del Estado de México hizo invitaciones a los tres candidatos a la gubernatura para que expresaran sus propuestas ante la comunidad universitaria. Luis Felipe Bravo Mena del PAN, Alejandro Encinas de la coalición PRD, PT y Convergencia, y Eruviel Ávila de la alianza del PRI, PVEM y Nueva Alianza, visitaron las instalaciones de Rectoría de la UAEM y ofrecieron sus propuestas en el Aula Magna.
El medio local Prensa No Oficial Universitaria documentó que el equipo de campaña de Eruviel Ávila utilizó las instalaciones de Rectoría de la UAEM para que se tramitara la tarjeta La Efectiva. La acción transgredió el artículo 4 de la Legislación Universitaria, que especifica que “la Universidad y sus órganos de gobierno y académicos, se abstendrán de realizar todo acto que implique militancia partidista o religiosa que comprometa la autonomía, el prestigio o el cumplimiento del objetivo y fines de la Institución”.
 La gubernatura del dispendio
El 16 de septiembre del 2011 Eruviel Ávila Villegas accedió a la gubernatura del Estado de México tras vencer, en las urnas, a Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena, después de conseguir el 67.5 por ciento del total de la votación (3 millones 17 mil 588 sufragios), para convertirse en el septuagésimo segundo mandatario de la entidad.
Desde el principio contó con el respaldo de los ex gobernadores Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto. Sin embargo, desde la base política que fincó en Ecatepec, el respaldo de sus mecenas políticos y la mayoría en el Congreso local, Ávila pudo gobernar de forma tranquila sus seis años en el Ejecutivo estatal.
A pesar de eso, los casos de corrupción, pobreza, deuda pública, inseguridad, desvío de recursos, desempleo, delincuencia y derechos humanos estallaron en su administración, y se convirtieron en un lastre que el oriundo de Ecatepec no pudo revertir, ya cuando dejó la gubernatura estatal y se convirtió en el dirigente del PRI en la Ciudad de México.
La administración de Eruviel Ávila no se caracterizó por la austeridad en el uso de los recursos públicos. Bajo su mandato, la deuda pública del Estado de México aumentó en 7 mil 104.1 millones de pesos, un 18.60 por ciento, al haber pasado de 38 mil 195.9 millones de pesos en 2011 a 45 mil 300 millones en 2017 al término de su administración.
Así, en 2017 cada mexiquense debía 2 mil 608.9 pesos por concepto de la deuda pública del estado. Esto representó un incremento de mil 569 por ciento respecto a la cifra de 1993. En ese año, la deuda pública del Estado de México era de 2 mil 728.5 millones de pesos, y cada persona en la entidad debía 277.97 pesos.
Bajo la administración de Eruviel Ávila el Estado de México fue la quinta más endeudada en el país, sólo detrás de la Ciudad de México (77 mil 900 millones de pesos), Nuevo León (71 mil 200 millones), Chihuahua (49 mil millones) y Veracruz (49 mil millones de pesos). Así, la entidad mexiquense pagaba en promedio 270 millones de pesos por concepto de Deuda Pública Consolidada cada 3 meses en el año pasado.
Pero el incremento en los créditos con instituciones bancarias no se reflejó en la mitigación de la pobreza de la población mexiquense. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indicó que en 2012 el 45 por ciento de los mexiquenses vivían bajo el umbral de pobreza, porcentaje que aumentó al 49.7 por ciento en el 2016. En términos absolutos, en ese último año 7 millones 840 mil habitantes del estado eran pobres.
La cifra de pobres mexiquenses aumentó para el presente año. En el informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 realizado por el Coneval, en este año hay 8 millones 230 mil personas en situación de pobreza, 390 mil más que en el 2017 y un millón 652 mil más que en 2008, cuando en el Estado de México había 6 millones 578 mil personas viviendo bajo el umbral del nivel de pobreza. 
Así, para el presente año, el 47.9 por ciento de los mexiquenses son pobres, 41.7 por ciento viven en condición de pobreza moderada y el 6.1 por ciento (987 mil 444 habitantes) viven en condición de pobreza extrema. Los municipios con más personas viviendo en la pobreza son:
1.- Ecatepec de Morelos: 786 mil 843. Población total: 1 millón 677 mil 768 habitantes (46.90 por ciento).
2.- Chimalhuacán: 483 mil 845. Población total: 679 mil 811 habitantes (71.17 por ciento en condición de pobreza). 
3.- Toluca: 413 mil 281. Población total: 873 mil 536 habitantes (47.31 por ciento).
4.- Nezahualcóyotl: 393 mil 721. Población total: 1 millón 39 mil 867 habitantes (37.86 por ciento).
La extensión de la violencia
En los seis años de la administración de Eruviel Ávila la inseguridad en el Estado de México escaló a niveles críticos, posicionando a la entidad como una de las más violentas del país. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SENSP) indicó que de 2011 a 2017 los ministerios públicos mexiquenses registraron 11 mil 749 homicidios.
No obstante, este universo de crímenes y delitos en la entidad representa sólo 7 por ciento del total de la incidencia delictiva en el estado. El pasado mes de marzo de este año, la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) publicó el estudio Índice Global de Impunidad México 2018, en donde alertó sobre las cifras de inseguridad en todo el país.
Los resultados del estudio de la institución poblana mostraron que en el país el 93 por ciento de los delitos cometidos no se denuncian, debido a la ineficacia de las autoridades de impartición de justicia, la corrupción en las instituciones del gobierno y la percepción negativa de la población a los gobernantes. Así, los 11 mil 749 homicidios registrados podrían aumentar hasta 167 mil 842 durante la gestión del ex mandatario.
De las 32 entidades federativas, el Estado de México encabeza en la lista del presente año de los estados más impunes del país, con un total de 80.06 por ciento en nivel de impunidad, 11 puntos arriba de la media nacional y cuatro puntos respecto de la posición en 2017.
Por otro lado, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2016) indica en el Estado de México ocurrieron en ese año 56 mil 835 delitos por cada 100 mil habitantes, lo que significa que uno de cada dos mexiquenses fueron víctimas de un delito en ese año.
El territorio del Estado de México, con más de 16 millones de habitantes, representa una zona muy importante para varias organizaciones del crimen organizado, debido al alto número de población y a la cercanía con la Ciudad de México.
Para 2015, en los 22 mil 450 kilómetros cuadrados totales, había presencia de cinco grupos criminales, en su mayoría dedicados al tráfico de drogas y a la comisión de secuestros, extorsión y homicidios. La Familia Michoacana tiene el control del 74 por ciento del estado, el Cártel del Estado un 9 por ciento, La Empresa el 7 por ciento, los Guerreros Unidos en el 6 por ciento y La Nueva Empresa, con 4 por ciento del control estatal.
Eruviel usó la fuerza pública para sofocar manifestaciones sociales. El caso más representativo fue la muerte de 22 personas en el municipio de Tlatlaya, donde el Ejército, en contubernio con policías estatales mexiquenses, ejecutaron a 12 personas y ejecutaron crímenes de lesa humanidad. 
En marzo del 2016, el Congreso del Estado de México aprobó una iniciativa de ley turnada por Eruviel Ávila Villegas, conocida como “Ley Atenco” o “Ley Eruviel”, la cual regularizó el uso de la fuerza pública de las corporaciones estatales y municipales de seguridad en casos de manifestaciones que atentaran contra el orden público.
Aprobada por la bancada del PRI y PVEM, y por la mayoría de las bancadas del PAN y el PRD en la legislatura local, en el capítulo III titulado “De las Reglas para mantener la paz y el orden público”, la Ley Eruviel facultó a los elementos policíacos de emplear la fuerza “para restablecer el orden público y la paz social”, so pena de sanciones institucionales a los policías que no cumplieran con esa ley.
Académicos y miembros de organizaciones de derechos humanos nacionales y estatales criticaron la legislación de Eruviel, argumentando la discrecionalidad de las autoridades estatales en la distinción entre los casos que atentaran contra la seguridad de los cuerpos policíacos, situación más crítica debido a la corrupción en los policías del Estado de México.
“¿Restablecer el orden público?, ¿cuál orden público? El que particularmente entiende el gobernador, el que suponen el procurador o el secretario de Seguridad o el jefe de granaderos, el comandante de brigada o incluso un policía armado”, cuestionó el ex presidente nacional del PRD, Jesús Ortega.
Su sexenio fue cruel, en especial contra las mujeres, sector vulnerable en el estado, especialmente en municipios con altos índices de marginación como Ecatepec, Tecámac, Nezahualcóyotl, ubicados en la zona oriente de la entidad, región más poblada del Estado de México.
La Fiscalía General de Justicia del Estado de México contabilizó en todo el periodo de gobierno de Eruviel 626 asesinatos contra mujeres; de esa cantidad sólo 296 fueron investigadas como feminicidios, debido a que no cumplieron con las características que el artículo 242 del Código Penal de la entidad enumera para catalogar a un asesinato como feminicido.
En 2015, el gobierno del Estado de México emitió la alerta de género en 11 municipios mexiquenses, tres años después de que diversas organizaciones, entre ellas la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (CMDPDH) y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) había exhortado al gobernador Eruviel a que aplicara la medida en todo el territorio estatal. 
En Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Ixtapaluca, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco, los municipios con más incidencia delictiva contra las mujeres, fue activada la alerta de género; no obstante, en 2017 la Fiscalía de Justicia mexiquense tenía aperturadas 12 mil 267 denuncias ante Ministerios Públicos de la entidad por violaciones, y en el mismo año eran 301 homicidios dolosos los que se había cometido contra mujeres en el estado. 
Los doce apóstoles
El 14 de julio de 2017, dos meses antes del término de su gestión como gobernador del Estado de México, Eruviel designó a doce políticos cercanos a él como titulares en diversas Notarías de la entidad. Entre los personajes destacan el ex secretario de Finanzas y exjefe de la oficina de la gubernatura mexiquense del gobierno estatal, Erasto Martínez Rojas, que actualmente es miembro del equipo de campaña de José Antonio Meade; Héctor Javier Astudillo Calvo, hijo del gobernador guerrerense Héctor Astudillo Flores; y Gustavo Fernández Sauri, ex subdirector de Asistencia Alimentaria en Veracruz durante la gestión de Javier Duarte.
El martes 17 de octubre de 2017, el segundo juzgado de distrito en materia de amparos y juicios civiles con sede en Toluca cumplimentó la orden del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia de Amparo en contra de los nombramientos de los notarios, luego de un juicio promovido por el abogado Oscar Valdez Rodríguez.
Sin embargo, el 9 de enero de 2018 el juez Breyman Labastida Martínez emitió un amparo en contra de la orden del 17 de octubre, y los doce notarios de Eruviel entraron en funciones. Labastida justificó la decisión “al no acreditarse el interés jurídico ni legítimo del quejoso”, por lo que resultó improcedente el juicio. No obstante, el 2 de febrero el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito, con sede en Naucalpan, suspendió de manera definitiva el amparo y los doce políticos no pudieron desempeñar sus funciones al frente de las Notarías mexiquenses.
El proceso siguió su curso en los juzgados, y el pasado 1 de junio de 2018 el Juzgado Cuarto de Distrito en Materias de Amparos y Juicios Federales con sede en Toluca dictaminó la inconstitucionalidad de las designaciones realizadas por el ex mandatario mexiquense. 
La autoridad judicial determinó que el ejecutivo había usado sus funciones de forma arbitraria en la designación, pues no tomó en cuenta el currículum de otros aspirantes a los puestos al frente de las Notarías mexiquenses, e informó que los nombramientos debían ceñirse a las disposiciones en la ley en materia de competencia de acuerdo con el perfil de los aspirantes al cargo. 
La rabieta con Humberto Padgett
El 30 de enero de 2018, ya como vicecoordinador de la campaña de José Antonio Meade a la presidencia de la república, Eruviel Ávila interpuso una demanda por 10 millones de pesos en el Juzgado Tercero Civil de Ecatepec en contra del periodista Humberto Padgett León, por calumnias y difamación y daño moral debido a la publicación de un capítulo escrito por Padgett.
El capítulo en cuestión, “Eruviel Ávila Villegas. Río de Luz”, publicado en el libro “Los suspirantes 2018”, coordinado por el periodista Jorge Zepeda Patterson, documentó en medio centenar de páginas las fiestas de la clase política mexiquense, en algunas de las cuales habría participado el ex gobernador junto con el ex obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, organizando orgías con menores de edad.
Para la realización del capítulo, Humberto documentó las actividades de Ávila Villegas entrevistando a Esteban Sánchez Villanueva, quien fue asesor de la alcaldía de Ecatepec cuando Eruviel fue edil de ese municipio en su primera gestión, de 2003 a 2006, y a quién también Ávila Villegas demandó. También atribuyó la información a cinco diversas fuentes que el periodista confirma como verificables. 
En junio del 2017, Padgett entrevistó a Sánchez Villanueva en una emisión al aire del programa de Ciro Gómez Leyva, y a pregunta expresa del periodista respecto a si Eruviel había estado presente en fiestas con menores, el entrevistado informó que Ávila había sido partícipe en “fiestas con hombres muy jóvenes”.
Humberto Padgett, quien ha ganado 26 premios nacionales e internacionales por su labor periodística, entre ellos el Rey de España, otorgado por la Agencia EFE; o el Ortega y Gasset, concedido por el periódico español El País, publicó el pasado 1 de mayo una carta dirigida al actual vicecoordinador de la campaña de Meade y candidato al Senado de México por la vía plurinominal, en la cual expone sus motivos para haber hecho el reportaje.
La recompensa
El pasado 18 de marzo, en el clímax del periodo de precampañas federales y habiendo sido designado como vicecoordinador de campaña de José Antonio Meade Kuribreña, abanderado del PRI a la presidencia de México, el PRI designó a Eruviel Ávila Villegas como uno de sus candidatos por la vía plurinominal para un escaño en el Senado de México.
Enclaustrados en el Salón “Presidentes” del Comité Ejecutivo Estatal del PRI, en Toluca, la cúpula tricolor designó a políticos con perfil opaco y personajes controvertidos para las cámaras Alta y Baja por la vía plurinominal, aquella que da acceso a puestos de representación política sin el aval del voto directo.
Por esta vía, la preferida por los partidos para colocar en el poder a políticos con currículum negro y poca preferencia electoral entre la población, el PRI designó, aparte de Eruviel, a Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Osorio Chong, Beatriz Paredes, Enrique Ochoa Reza, Rubén Moreira y Alma Carolina Viggiano Austria para el Senado de México.
Para la Cámara de Diputados los elegidos por el dedo tricolor fueron Enrique Ochoa Reza, Luis Miranda Nava, Arturo Zamora, Isaías González Cuevas, Ismael Hernández Derás y José Andrés Oteyza.

Alfa Diario

No hay comentarios.: