lunes, 30 de julio de 2018

Vagonetas en transporte público no cubren ni los requisitos mínimos

Ciudad de México.- Los modelos de vagonetas que se utilizan en rutas de transporte público en la Ciudad de México y su zona conurbada, avaladas por las autoridades, no cumplen con los requisitos mínimos de seguridad, son operados a exceso de velocidad, no reciben el mantenimiento adecuado y circulan en rutas de alta demanda, denuncian especialistas.
La organización El Poder del Consumidor, Céntrico y  el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) coinciden en que el problema se agrava si las vagonetas son conducidas deficientemente y sin aplicación de la ley.
Víctor Alvarado, coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, indicó que es responsabilidad del gobierno capitalino retirar este tipo de vehículos del servicio público hasta que cumplan con los requisitos de seguridad.
Y en el caso de las que ingresan desde municipios conurbados restringir el acceso a vialidades y Centros de Transferencia Modal.
Se deben retirar bajo una inspección de seguridad, es una de las acciones que debe comenzar la presente administración y continuar el próximo secretario de Movilidad”, consideró.
El Poder del Consumidor agregó en un comunicado que estos modelos de vagonetas, de marcas asiáticas, no sería posible venderlos en Japón, Estados Unidos o Canadá.
Por su diseño, configuración y capacidad no son aptas para estos servicios; por el contrario, ponen en peligro la vida de quienes la usan”, afirmó la asociación civil.
Indicó que los modelos Urvan de Nissan y Hiace de Toyota no cuentan con frenos ABS, ni con cinturones de tres puntos en todas las plazas y tampoco con Control Electrónico de Estabilidad (ESC).
Este tipo de camionetas, por su capacidad y sus dimensiones, deberían contar con los frenos ABS, con el Control Electrónico de Estabilidad, que permite mantener el control del vehículo en maniobras bruscas de emergencia y con ello evitar una colisión”, afirmó El Poder del Consumidor.
En la Ciudad de México circulan unas cinco mil vagonetas de diferentes marcas y modelos, algunas de ellas ya rebasaron por mucho su vida útil de diez años.
Pero existen rutas de transporte, como la 66, que ha renovado la mayoría de su parque vehicular por vagonetas en lugar de autobuses.
En los últimos días se han registrado accidentes en donde perdieron la vida o resultaron lesionadas decenas de personas.
El 20 de julio una vagoneta de transporte público del Estado de México colisionó contra un tráiler en la Carretera México-Pachuca, percance que cobró la vida de 15 personas.
Y este sábado en la carretera Xochimilco-Topilejo una vagoneta fue impactada por un camión repartidor de refrescos dejando 18 lesionados.
Durante las precampañas políticas, la vagoneta de la aspirante presidencial María de Jesús Patricio Martínez Marichuy también sufrió un accidente en donde murió una persona y otras quedaron lesionadas.
Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del ITDP, indicó que, además del tema de falta de seguridad, también es una cuestión de cómo se operan estos vehículos.
Aunque sí hay un tema importante e inaceptable de que algunos modelos en México no tienen los mismos modelos, me parece que también es una cuestión de cómo se operan esas unidades (velocidad, condiciones laborales de los choferes, etcétera), de la mala infraestructura y de la poca aplicación de la ley”.
Xavier Treviño, de Céntrico, agregó que la operación debe ser de manera controlada y a bajas velocidades.
El uso de estos vehículos para transporte colectivo debe hacerse de manera controlada, a bajas velocidades y en corredores de baja demanda que requieren alta frecuencia. Usarlos de manera masiva en corredores de alta demanda, bajo el esquema de persona-camión, con sobrecupo y sin los estándares mínimos de mantenimiento y equipamiento de seguridad pone en alto riesgo tanto a usuarios del servicio como a transeúntes en la calle”, señaló.
Alvarado urgió a crear un manual de configuración de vehículos de transporte público en donde se especifiquen las medidas de seguridad mínimas para ofrecer el servicio.
El Poder del Consumidor señaló al gobierno mexicano y en particular a la Secretaría de Economía como responsables por permitir la venta de autos inseguros.
Y a las compañías automotrices que durante décadas han abusado de la falta de autoridad en materia de seguridad vehicular para hacer negocio con autos de muy baja seguridad a costa de la vida y el bolsillo de los consumidores mexicanos”, indicó en un comunicado.

No hay comentarios.: