sábado, 19 de enero de 2019

Uso de Razón

Secuestradores de niños, amnistiados

Por: Pablo Hiriart

La búsqueda de justicia en materia de derechos humanos que con gran ruido y pompa anuncia el subsecretario Alejandro Encinas, no es pareja. Se trata de liberar a sus aliados y castigar a sus adversarios. A sus compañeros de batallas políticas y de la misma tendencia ideológica, se les perdona hasta el secuestro. 
Así ocurrió en diciembre pasado, cuando el gobierno federal, con el pretexto del perdón de los delitos cometidos por algunos (sus aliados), concedió la amnistía a una banda de 13 plagiarios de niños, porque eran de la CNTE. Sin decir nombres, aunque luego se conocieron por conducto de Nestora Salgado, la secretaría de Gobernación dejó en libertad a los secuestradores de los niños José y Alexa Álvarez Benfield, sobrinos del ex dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani. 
El periodista Jorge Fernández reveló de manera detallada cómo ocurrió ese secuestro de los hermanos Álvarez Benfield, ocurrido el 13 de enero de 2013. Lo publicó ese mismo año y retomó el hecho a raíz de la liberación de los secuestradores. Relata Fernández que la mañana de ese 13 de enero los niños iban a clases (primaria), en la ciudad  de Oaxaca, cuando la camioneta en que viajaban fue interceptada a balazos y se volcó. Los secuestradores, entre ellos Sara Altamirano y Leonel Manzano, liberados en diciembre por Gobernación, mataron de un balazo en la cara al chofer. Al niño Juan José lo sacaron del vehículo a golpes de pistola porque se resistió. Y no se llevaron a la otra hermana, Davia Álvarez Benfield, porque estaba cubierta de sangre y la creyeron muerta. 
Los dos niños secuestrados fueron interrogados a golpes en una casa de seguridad, y posteriormente trasladados a una cisterna de dos metros de ancho por uno y medio de alto, donde permanecieron, sin salir ni siquiera al baño, hasta el día de su rescate, el 17 de mayo de ese año.
Eran niños, y los secuestradores no tuvieron una sola muestra de compasión hacia ellos. La autoridad sí la tuvo para con los plagiarios. Los acaba de liberar, sin tanto ruido y sin proporcionar sus nombres. Cuando los secuestradores fueron ubicados y detenidos -mayo de 2013-, gracias a intercepciones telefónicas, condujeron a la policía a la cisterna donde estaban los niños, éstos fueron liberados, y trece integrantes de la banda fueron capturados. 
A partir de ahí, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación lanzó una campaña permanente de presiones y sabotajes para que fuesen liberados los secuestradores. El autor de Razones explica por qué: “Porque cinco de los detenidos son miembros de la sección 22 y de la CNTE, y tres son miembros del Frente Amplio de Comunidades Marginadas del Estado de Oaxaca (FACMEO), que a su vez es parte de la APPO (y de grupos armados). Están relacionados, incluso familiarmente, con Rafael Vicente Rodríguez Enríquez, asesinado el 24 de diciembre de 2011, quien había estado preso por el secuestro del niño Óscar Abraham Rodríguez (realizado con la misma metodología que el de los niños Álvarez Benfield). Rafael Vicente era maestro, líder de la sección 22, líder del FACMEO, y estaba casado con Gloria Manzano Sosa. 
Uno de los detenidos en el caso de los niños Álvarez Benfield fue Luis Gutiérrez Saldívar, pero en la investigación se descubrió que su verdadera identidad es Leonel Manzano Sosa, el hermano de Gloria”. 
Este grupo criminal está vinculado a otros cuatro secuestros por lo menos y, como apunta Fernández Menéndez, sus líderes pertenecen a la sección 22 de la CNTE y son parte del FACMEO. 
De esta manera, la secretaría de Gobernación puso en libertad a los secuestradores por la vía de la amnistía. Cumplió con su aliada política e ideológica, la CNTE. 
¿Y la justicia? Esa que se haga en otros. Los secuestradores de la CNTE quedaron libres de polvo y paja. Para eso ganamos las elecciones, dirán.

Quadratin

No hay comentarios.: