sábado, 23 de julio de 2022

Habitantes de San Mateo Atenco se protegen de las inundaciones con 'mini bardas'

Con pequeños muros en las entradas de sus domicilios buscan evitar que el agua por la temporada de lluvias les llegue al interior 

Decenas de vecinos de San Mateo Atenco, en el centro del Estado de México, han colocado pequeños muros de entre 50 y 70 centímetros en las entradas de sus domicilios para evitar que el agua -producto de inundaciones- llegue al interior. Es una costumbre que no solo adoptaron los colonos cercanos al Río Lerma sino en otras partes de la zona, ya que históricamente y en temporada de lluvias las anegaciones se acentúan en esta región del Valle de Toluca. De acuerdo con información del área de Comunicación Social del Ayuntamiento, se trata de decenas de inmuebles que cuentan con este equipamiento urbano en la calle principal, cuyo financiamiento corre por parte de los propios locatarios y dueños, a pesar de que el mismo no está contemplado en la normatividad estatal o local vigente. La intención de la autoridad es de alguna manera tolerar este tipo de infraestructura con la perspectiva de que en el futuro puedan ofrecer alternativas entre la sociedad y el gobierno, que beneficie a ambas partes. Tras un recorrido realizado por MILENIO Estado de México se observó que en el acceso principal al municipio, que es la vialidad Benito Juárez, hay  negocios que cuentan con estos pequeños muros y barreras para evitar que el agua llegue a sus locales. Las estructuras identificadas en las calles aledañas, específicamente en el barrio de la Concepción, rebasan fácilmente la decena en la avenida principal. 

Varias familias cuentan con estos muros y algunos miden lo mismo que el largo de la puerta, pero hay otros que convierten en un auténtico fuerte las construcciones al rebasar lo cuatro metros de longitud. Carlota Gutiérrez Ortega es una de las vecinas que ha vivido en este municipio durante los últimos 45 años y precisó que esta problemática ha crecido por la basura que se arroja a las calles. “Da lo mismo año con año y ahorita ya como que son más fuertes. Tenemos que levantar todo el desperdicio, porque de hecho si no se tapa pues todo el agua del drenaje se mete”. Sostuvo que a pesar de que las precipitaciones sean intensas en municipios como Toluca y Metepec, el agua desemboca en San Mateo Atenco. Esta percepción atiende a la realidad del municipio, ya que de acuerdo con el Atlas de Riesgo de San Mateo Atenco, actualizado al año 2018, son objeto de riesgos hidrometeorológicos como granizadas, heladas y lluvias torrenciales. No obstante, la geografía tampoco les beneficia, ya que si bien 70 por ciento del territorio es urbanizable, 95.24 por ciento de la superficie del municipio es inundable al encontrarse en la zona más baja del altiplano, sin embargo, solo 30 por ciento del territorio (la zona de la rivera) se encuentra bajo una vulnerabilidad real, lo que representa un riesgo para los asentamientos humanos, se detalla en el documento. “Oleaje” en la ciudad Estas estructuras son respuesta a las inundaciones que llegan año con año a consecuencia de la temporada de lluvias, sin embargo, algunas han sido hechas con el propósito de proteger sus inmuebles y bienes materiales, pero también han echado mano de la estética. En el caso de Karina Martínez, la entrada de su casa no solo tiene un pequeño muro, sino que incluso posee forma de escalón para ingresar de manera más cómoda y evitar que el agua les inunde. 

“Ha sido muy fuerte, de hecho, yo cuando llegué vivir aquí no se inundaba tanto. Ahora ya se inunda más, ya sube más de un metro el agua, antes solamente llegaba hasta donde está el segundo escalón a la mitad, pero ahora ya es más fuerte. Ponemos una tabla en la puerta con costales llaneros para que no pueda meterse el agua”. Cuando llueve en San Mateo Atenco usualmente las calles acumulan el agua y se permite – en ocasiones- el paso de vehículos. En este sentido, el tránsito de las unidades genera un “oleaje” con el agua pluvial y de coladeras que llega hasta las casas. Responsabilidad regional Recientemente, preocupada por la población de su municipio, la alcaldesa Ana Muñiz Neyra hizo un llamado a sus homólogos del Valle de Toluca para trabajar en equipo, a fin de prevenir y atender las afectaciones generadas por las inundaciones que se registran en San Mateo Atenco durante la temporada de lluvias. A quienes viven y gobiernan en los municipios de la Zona Metropolitana del Valle de Toluca les recordó que, por su ubicación geográfica, “San Mateo Atenco recibe la afluencia pluvial de la mayoría de los municipios, la cual suele alcanzar niveles que rebasan la capacidad de la infraestructura hidráulica existente y la atención que se requiere luego de lluvias fuertes o intensas que afectan la integridad y el patrimonio de las personas”, precisó. La presidenta municipal indicó que se trata de eventos meteorológicos cuya ocurrencia es fortuita, pero aclaró que sí es posible prevenir en gran medida este daño que se causa a las familias. Municipio ofrece apoyo Una de las alternativas para hacer frente a esta problemática es la succión del líquido acumulado a través de “bombas check”. Estos mecanismos hidráulicos permiten que el fluido circule con una dirección y de manera automática, se cierra para evitar que avance de manera contraria. El ayuntamiento lanzó una convocatoria para instalar totalmente gratis dichas bombas en las colonias en donde los vecinos estimen conveniente, operación que correría a cargo del Organismo Público Descentralizado para la Prestaciòn de los Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OPDAPAS) de San Mateo Atenco. El precio de las unidades va desde los 400 pesos hasta los 4 mil, de acuerdo con la capacidad que tengan, no obstante, hay colonos que aseguran no contar con el suficiente recurso para comprarlas en una sola exhibición, a pesar de que serían la solución a su problema.

Motivo de noticia nacional Las inundaciones han sido noticia nacional. En 2018 el Río Lerma, un afluente contaminado y que recibe descargas por parte de industrias y distintos municipios, se vio rebasado por las lluvias registradas en agosto y septiembre de ese año, motivo por el que se desbordó. Una fisura de 15 metros provocó que mil domicilios se vieran afectados no solo por el agua, sino por su hedor, lo que resultó en un problema de salud pública que fue atendido por la federación y el gobierno estatal a través de una Alerta de Declaratoria de Desastre, que involucró un desplegado integrado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y servidores públicos especializados en el tratamiento de agua de los tres niveles de gobierno. Patricia Martínez aseguró que, con cada inundación, temen que sus patrimonios y familias se vean comprometidos. “La verdad es que sí está un poco grave porque sí nos afecta muchísimo, sobre todo en este caso a mí, que tengo hijos pequeños, más que nada la contaminación. Estamos muy propensos a enfermarnos, yo lo veo por mis hijos, mis padres que a lo mejor ya son de edad mayor”. Elaboran Atlas de Lluvias De manera anual, la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM) elabora el “Atlas de Lluvias” y en la última edición explicaron que durante 2021 en San Mateo Atenco solo hubo una inundación urbana que afectó a los barrios de La Concepción y San Pedro. En total fueron dos las colonias comprometidas, ocho inmuebles y 40 habitantes. Sin embargo, un año antes fueron 60 viviendas y 50 negocios los que sufrieron los embates de las aguas crecidas que penetraron en sus instalaciones. Es de recordar que hay mesas de diálogo permanentes entre el gobierno municipal, la CAEM y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para atender a los vecinos de San Mateo Atenco ante inundaciones y encharcamientos, tareas que se suman al monitoreo del Río Lerma. 


No hay comentarios.:

Entrada destacada

Santiago Taboada denuncia acto de intimidación por parte de Martí Batres y Ulises Lara

 Santiago Taboada denunció que Martí Batres y Ulises Lara pretenden intimidarlo con una investigación en su contra por amenazas El panista S...