jueves, 4 de octubre de 2018

STC repara huecos que dejó retiro de placas alusivas a Díaz Ordaz

Ciudad de México.- Las seis placas con el nombre de Gustavo Díaz Ordaz que fueron retiradas de instalaciones del Metro y de la Sala de Armas de la Magdalena Mixhuca por instrucciones del jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, se encuentran embodegadas en inmuebles del Sistema de Transporte Colectivo, señaló el área de Comunicación Social.
En tanto, el exdiputado local de Morena, Alfonso Suárez del Real, quien será el Secretario de Cultura de la próxima administración, dio a conocer que la placa que estaba en la línea 1 del metro, irá a la bodega del STC ubicada en Zaragoza, la de la línea 2 irá a una bodega en Taxqueña y la de la línea 3, a una bodega en Indios Verdes.
Esta información se dio a conocer luego de que el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, indicó el lunes pasado por la noche, a través de su cuenta de Twitter, que las placas retiradas iban a ser expuestas en actos relacionados con el 2 de octubre.
“Con la colaboración de la Secretaría de @CulturaCDMX, las placas retiradas del @MetroCDMX y Sala de Armas de la Magdalena Mixhuca formarán parte del acervo de la ciudad para ser expuestas en actos relacionados con la memoria histórica y el contexto social del #2deOctubre del 68”, escribió el mandatario.
Por su parte, el exjefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, aseguró que jamás estuvo en su agenda retirar las placas de inauguración del sistema del Metro, porque “soy enemigo de eliminar esta parte de la memoria histórica que finalmente forma parte de eso, de los aconteceres de una sociedad civil”.
En conferencia de prensa, el martes pasado, el ahora coordinador de los senadores del PRD dijo respetar la decisión de su sucesor pero él aseguró que “nunca lo hubiera tenido en agenda”.
“La verdad la decisión del Jefe de Gobierno la respeto, cada quien en su ámbito. Y sí creo que hay, por todos los eventos conmemorativos que se están llevando a cabo, una justificación que son los 50 años de estos lamentables hechos.
Margarita Saldaña, diputada local del PAN, también calificó de erróneo el retiro de placas.  “Fue un error, pues esas placas servían para que perdurara en la memoria aquello que no se debe repetir en la historia”.
Mientras que, el politólogo Marco Cancino, director general de Inteligencia Pública, sentenció: “Amieva lo hizo simplemente por quedar bien con los pejistas...Elenita -Poniatowska- ya ni se ha de acordar qué pasó en el 68”.
El politólogo consideró que Amieva, más que quitar placas, tendría que concentrarse en garantizar a los citadinos el respeto a sus derechos humanos en la actualidad.
Por su parte, el STC inició la reparación de los espacios en los que estaban las placas conmemorativas.
En la estación Hidalgo, en la Línea 3, se colocó una cubierta similar a la original de la pared, aunque es notoria la diferencia entre materiales, al igual que en la estación Zócalo, de la Línea 2.
Siguen pendientes las reparaciones en el espacio ubicado en el Pasaje Zócalo-Pino Suárez de la Línea 2, y dos más en los muros de los accesos a la estación Insurgentes de la Línea 1, los cuales están formados con bloques, aparentemente de cantera, con figuras prehispánicas grabadas, que quedaron manchadas con humedad y suciedad.

No hay comentarios.: