jueves, 29 de agosto de 2013

El contralor, “siniestro personaje”

Luis Velázquez

•Un paseo en los medios revela la identidad de Iván López Fernández en el sexenio próspero
•El amo de la doble facturación le llaman
•Que abrió las puertas al espionaje
 
De acuerdo con la hemeroteca, el Contralor de Veracruz, Iván López Fernández, tiene un ángel de la guarda que lo ha blindado ante la avalancha de señalamientos que evidencian su trabajo en la administración pública estatal.
Y más cuando en la víspera de los cambios recientes en el gabinete legal y ampliando los boletineros manejaron que sería relevado del cargo por el ex director del ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, Mauricio Audirac Murillo, y sin embargo, hubo marcha atrás.
Y más porque las versiones registran que el contralor tenía en la mira adueñarse tanto del ORFIS como de la contraloría, pasando él mismo a la Secretaría de Finanzas y Planeación, y no obstante pudiera afirmarse que le fue refrendada la confianza… al continuar en el cargo.
Un paseo por una parte de la prensa escrita y digital da cuenta de la imagen que se ha construido y/o ha armado su oficina de comunicación social:
Con una maestría en Contaduría y un doctorado en Control y Gestión, la columna periodística “Línea caliente” publicó el lunes 5 de septiembre, 2011, lo siguiente del contralor: “Iván López Fernández, de 48 años, nacido en Xalapa, posee una virtud: es el amo de la doble facturación”.
Y eso, añade: “Es el manejo del dinero a través de la creación de empresas que nacen y mueren con la rapidez con que se pueda desplazar el efectivo”.
En otro apartado de la misma columna refiere que el contralor “estuvo a cargo de la gerencia de la firma trasnacional Pricewaterhouse S.C. y salió despedido al descubrirse esa personalidad tan suya: la doble facturación”.
Según el reportero, también suele vender “a ediles paquetes informáticos para sus sistemas municipales del Registro Civil, además de maquinaria pesada y medicamentos de sospechosa procedencia”.
En el portal “Crónicas del poder” publicaron que “para nadie es desconocido que el titular del ORFIS, Mauricio Audirac, ha sido objeto de una campañita –desde meses atrás—que sale de la Contraloría y de localizada oficina cuya titular exigió cuatro plazas para que aliados cobraran sin trabajar”.
En el diario AZ, el columnista Coronel Chiu publicó lo siguiente: “Como si se tratara de premiar a los enemigos y además abrirles las puertas para el espionaje a la actual administración, el contralor Iván López nombró a Miguel Ángel Gómez Malagón director general de Responsabilidades y Situación Patrimonial, y a Lorenzo Antonio Portilla Vázquez director general de Evaluación y Control, dos áreas claves para obtener información privilegiada sobre los patrimonios de los actuales funcionarios y las operaciones del Poder Ejecutivo”.

No hay comentarios.: