viernes, 7 de febrero de 2014

Necesarias precisiones en regulación de telecomunicaciones

Ciudad de México.- Para limitar el poder de los operadores de telecomunicaciones dominantes es necesario desincorporar sus activos, restringir sus operaciones y regular sus tarifas mayoristas, tal y como lo hacen los organismos reguladores internacionales.
The Competitive Intelligence Unit señaló que las medidas anteriores ayudarían, junto con sanciones y obligaciones específicas, a establecer simetrías en la provisión de servicios de telecomunicaciones.
La firma de consultoría indicó que los organismos regulatorios en materia de competencia deben establecer un balance entre los agentes económicos que conforman los mercados para limitar fenómenos de concentración y dominancia.
De esta manera, explicó, es necesario dimensionar las condiciones de los mercados para detectar a los operadores dominantes y así implementar mecanismos normativos adecuados para lograr una competencia efectiva.
En ese sentido, la firma expuso que el concepto de dominancia hace referencia a una posición de poder económico que permite a determinado agente a comportarse de manera independiente de sus competidores y consumidores.
En ese sentido, opinó que es necesario considerar las regulaciones que existen en el entorno internacional para tomarlas como referencia, así, anteriormente la dominancia de un operador se determinaba si contaba con una participación en el mercado de más de 25 por ciento.
Sin embargo, indicó que en los últimos años la discusión en torno al poder sustancial de un operador se ha extendido al considerar aspectos como su tamaño, facilidad de réplica de su infraestructura, acceso a mercados de capital, ventajas tecnológicas, posibilidad de integración vertical y ausencia de potencial competitivo.
Abundó que para determinar la dominancia de un operador es importante tomar en cuenta las características específicas como su ubicación geográfica y la posibilidad de sustitución de los servicios ofrecidos, ya sea del lado de la demanda, como de la oferta.
Para que una autoridad regulatoria declare dominante al operador éste debe tener una participación en el mercado superior a 40 por ciento, en especial si ha permanecido a los mismos niveles por un largo periodo de tiempo.
Así, opinó la compañía, los organismos reguladores de telecomunicaciones deben establecer medidas concretas para lograr un balance de competencia en el sector, lo cual podría lograrse con obligaciones específicas aplicables en periodos poco prolongados.

Notimex

No hay comentarios.: