viernes, 21 de marzo de 2014

Por intereses políticos, el GDF desacreditó la construcción de la Línea 12, acusa ICA

Ciudad de México.- La Línea 12 del Metro no tiene el peligro de descarrilarse, es funcional y sólo requiere el mantenimiento debido, aseguró el presidente del Consejo de Administración de ICA, Bernardo Quintana. “Por desgracia, la obra es víctima de un mensaje político muy claro que busca el escándalo y los reflectores al señalar que todo está mal.
“Al contrario, es una gran obra, sólo que quedó atrapada en el relevo de gobierno y una licitación que tuvo problemas de interface. Si se da el mantenimiento debido puede operar con seguridad porque cumple con las más altas especificaciones técnicas”, afirmó.
Durante una reunión de prensa, donde estuvieron presentes Antonio Gómez, representando a Grupo Carso y Cintia Angulo, por parte de Alstom, quienes conformaron el grupo constructor, Bernardo Quintana llevó la voz cantante.
—¿Bajo qué protocolo se tomó la decisión de parar el servicio a más de 400 mil usuarios? Se preguntó el empresario constructor.
—Un sábado participamos en una reunión de trabajo y al martes siguiente se dice que se suspenderá el servicio por fallas estructurales. Vemos una ausencia de rigor técnico y sí una decisión de corte político, que tiene la finalidad de desacreditar la obra, para desacreditar a autoridades. No existe ningún fundamento técnico y vimos más una intención de generar el escándalo. Acusó el empresario.
Los periodistas reunidos no fueron “suavecitos” con el grupo constructor. Se le increpó sobre las graves fallas. “Lo que pasa en la Línea 12 del Metro es un problema de mantenimiento. Desde hace un año y cuatro meses, no se dio el servicio necesario. En construcción se estila un concepto que se llama libranza, que es el mantenimiento que da la constructora una vez inaugurada la obra. Pues durante cuatro meses no nos dejaron ingresar a las instalaciones y cuando se permitía el acceso era por dos horas. En esas condiciones es muy complicado cumplir”, respondió.
—Se le dijo que la Línea 12 parará 6 meses para subsanar las fallas y evitar que la amenaza de descarrilamiento.
—Primero preguntó, quién dijo que se necesitaba ese tiempo. Bajo qué protocolo. Fue un grave error parar el servicio y una irresponsabilidad asegurar que se necesita de ese tiempo. La Línea 12 está en condiciones de operar, siempre y cuando le den el mantenimiento debido”.
Los datos se pusieron sobre la mesa. Durmientes de mala calidad, rieles que se de deforman, que obligan a disminuir la velocidad del tren. Vías que quedan sin control, al romperse los sujetadores.
Entramos en los terrenos de Bernardo Quintana, un ingeniero especialista en la obra civil, quien precisa que “cuando se nos dieron las especificaciones para construir la vía del tren fueron la mismas de la Línea A del Metro. Es un vagón ligero, pero a unos meses de inaugurarse se cambio la estructura por otros trenes grandes, amplios, que tenían dos virtudes: más cómodos y transportaba más gente.
“Nos consultaron y comentamos que las vías resistían. Aumentaba el peso y la distancia entre ejes, lo que genera un mayor desgaste en las curvas, porque son ejes fijos e por el incremento de fricción. Checamos que, por ejemplo, el Metro de Madrid tiene curvas hasta de 60 metros. El único problema es que aumentaba el costo de mantenimiento, pero valía la pena, porque se incrementó la capacidad de transportar pasajeros, con vagones más cómodos”, aclaró
Bernardo Quintana se sorprendió, porque la nueva administración del gobierno del Distrito Federal no cumplió con las recomendaciones de un mantenimiento más profundo. “Aumentaron los costos y creo que no les gustó”.
ICA reconoce que hay costos, especialmente de imagen que dañan a la constructora. “Somos una empresa que cotiza en los mercados de valores y nos regimos por altos estándares de calidad. El problema nos pega sin que seamos los responsables, porque es una obra que fue certificada por instituciones tan importantes como la UNAM. Se dicen que hay peligros de descarrilamiento y vemos que las autoridades hacen recorridos con periodistas y por las noches transitan por ese lugar trenes que van a pernoctar a su estación. ¿Por qué se impide el servicio al público? Eso es lo que habría que preguntar”.
—Pero hay quienes piden un rediseño de ruta. Se le inquirió
—Sería un absurdo, como está funciona perfectamente. Lo único que debe hacerse es mantenimiento, eso es todo.
Finalmente Quintana aseguró que ICA ha construido en México obras tan importantes como el drenaje profundo y más de 200 kilómetros del sistema colectivo metro. Aseguró que van a seguir licitando, pues hay mucha obra por delante.
“La Línea 12 debe ser un orgullo para los mexicanos. Quizás el método de licitación habría que mejorarlo en el futuro y hacer obra llave en mano, en donde un consorcio se hace cargo de todo. Aquí hubo una interfase con la productora de carros de tren —CAF— y fue en donde faltó comunicación”, afirmó Bernando Quintana.

La Crónica de Hoy

No hay comentarios.: