viernes, 28 de marzo de 2014

Vecinos toman control de la seguridad en dos colonias de Ecatepec

Ecatepec, Méx.- Vecinos de las colonias La Presa y Almárcigo, en la zona alta del poblado de Santa María Tulpetlac, conformaron grupos para vigilar sus calles, debido al alto índice de delincuencia que existe en esa comunidad.
“Si no se calman, no nos van a dejar otra opción que lincharlos”, advirtieron los vecinos a los delincuentes. Expresaron así su decisión de poner freno, por su cuenta, a la ola de asaltos y robos.
En días recientes, dos vehículos donde viajaban delincuentes fueron quemados por la población, aunque los ocupantes lograron darse a la fuga.
Los vehículos quemados permanecen como ejemplo de lo que les puede pasar a los maleantes a unas calles de la iglesia de El Almárcigo, en calidad de abandonados.
Los habitantes de La Presa, luego de varias reuniones, determinaron realizar patrullajes por turnos de tres horas dividiendo su comunidad en cuadrantes y mediante silbatos anunciar la presencia de personas sospechosas, ajenas a la comunidad, así como de vehículos con vidrios polarizados.
Además de los patrullajes a pie, se han establecido retenes de revisión de vehículos.
“Cuando los delincuentes lleguen a meterse a las casas, hay que salir armados con palos o lo que tengamos, porque ya estamos desesperados”, manifestaron los habitantes que pidieron anonimato.
Negaron que estén conformados como grupos de autodensa, afirmaron que solo son vecinos preocupados por la delincuencia que se vive en su comunidad que se han turnado  para vigilar durante el día y la noche.
Mencionaron que se comunican de la existencia de algún peligro mediante el sonido de silbatos, y que la respuesta es inmediata, logrando reunir a más de un centenar de vecinos en menos de cinco minutos.
Uno de los autos siniestrado por los pobladores, dijeron, fue cuando unos delincuentes trataron de robar a un vendedor de tacos,  salieron los pobladores, los bajaron del carro, los desvalijaron y lo incendiaron.
Ante esta acción, los asaltantes pudieron huir, echándose a correr para el cerro, a la parte alta de la Sierra de Guadalupe.
“Al principio la policía vino a calmar las cosas, pero de plano nos dijeron que no podían hacer mucho, que mejor nos organizáramos, y ya lo hicimos”, afirmaron.

@Fondo

No hay comentarios.: