viernes, 26 de diciembre de 2014

Aspirantes priístas, bajo investigación

Estado de México.- Los aspirantes a precandidatos a diputados federales de mayoría relativa del PRI en el Estado de México, deberán llenar ocho formatos obligatorios que ese partido ha solicitado a quienes busquen una curul en la siguiente Legislatura federal, entre ellas: para que acepten ser investigados, con el fin de corroborar que no tienen vínculos con la delincuencia, ni tienen adicciones a la drogas y someterse a exámenes antidoping, de confianza y psicológicos.
También deberán señalar que no han incurrido en actos anticipados de precampaña, comprometerse a suscribir un pacto de civilidad y compromiso político, en aras de mantener la unidad del tricolor, autorizar a su partido publicar en su página de internet su nombre, perfil y antecedentes al escrutinio público.
El PRI mexiquense acaba de publicar en su sitio de internet los ocho formatos que estarán disponibles para los aspirantes a buscar una diputación federal, y los cuales deben ser llenados y entregados en el momento del registro que se realizará en enero del siguiente año.
También publicó el manual de organización para el proceso interno de selección y postulación de los candidatos a diputados federales por el principio de mayoría relativa, a través de convención de delegados para el periodo 2015-2018, donde se mencionan cuáles son los órganos encargados de llevar ese proceso, sus funciones, integración, derechos y obligaciones de los representantes de los precandidatos.
Además, se indica cómo se podrán utilizar las instalaciones del PRI, la obligación de firmar el pacto de civilidad y compromiso político, la posibilidad de que se presenten precandidatos únicos, el material electoral, el proceso de elección, entre otras.
El primer formato a llenar es para registrarse, cumplir con los requisitos, entregar la documentación y dar una dirección para notificaciones; el segundo para declarar bajo protesta de decir verdad que su conducta pública ha sido adecuada, que no ha sido condenado por delito intencional ni local, ni federal, haber sido leal al PRI, el compromiso de cumplir con el código de ética tricolor, no haber sido dirigente, candidato, ni militante destacado priista, ni de un partido antagónico.
En el tercer formato los aspirantes aseguran tener un profesional en administración, finanzas o contaduría como responsable del manejo y control de sus recursos, el compromiso de solventar multas que se generen por deficiencias o por falta o irregular comprobación de los ingresos: mientras en el cuarto se comprometen a aceptar el desempeño de su candidatura y del cargo, en caso de llegar a él.
También, a través de un quinto formato, el PRI exige que sus aspirantes afirmen que no han incurrido en actos anticipados de campaña; el sexto para comprometerse a suscribir el pacto de civilidad y compromiso político, otro más para aceptar ser investigado, a fin de demostrar que no tiene vínculos con la delincuencia; y el último para autorizar que se le practiquen exámenes antidoping, de confianza, psicológicos y cualquier otro que su partido les pida.

No hay comentarios.: