sábado, 15 de agosto de 2015

Autoridades de Neza suspenden arbitrariamente camellón de convivencia familiar

Por Juan Carlos Rojas
Nezahualcóyotl, Edomex.- El domingo 18 de abril de 2010, un grupo de vecinos de la colonia Benito Juárez, aficionados al canto popular, se reunieron para realizar un evento que inicialmente tuvo como público a sus mismos familiares. Cada ocho días repitieron su convivencia incorporándose grupos musicales y de otras manifestaciones artísticas como la danza, el teatro y la poesía.
Acaso sin darse cuenta estaban reconstruyendo el tejido social y comunitario en un municipio donde la inseguridad, propiciada por el crimen organizado, gana cotidianamente la partida a la autoridad, ya sea federal, estatal o municipal. Hasta nombre le pusieron al lugar: “El Camellón de las Estrellas”, ubicado sobre la avenida Chimalhuacán, a espaldas del “El Castillito”, justo frente a la secundaria federal Telpuchcalli.
Allí mismo cada fin de semana, de las tres de la tarde a las diez de la noche, se realizaban los “Domingos familiares de buen humor”, con la dirección entusiasta del locutor y animador Raymundo Rugerio Alejos y del cantante José Luis Torres Alvarado. Decenas de familias se daban cita para disfrutar del espectáculo gratuitamente en un ámbito de convivencia festiva y sobre todo muy sana.
Gestionaron ante el ayuntamiento la construcción de un foro al aire libre que las autoridades de cultura bautizaron como “Francisco Valle Carreño el Iti”, y que los mismos usuarios limpiaban y cuidaban. Dice Raymundo Rugerio: “Siempre hubo un espacio para todo aquel  que se acercaba con nosotros a expresar sus inquietudes artísticas sin importar edad, sexo, escolaridad, religión, únicamente con la consigna de que todo acto debe ser con respeto, moralidad, libre de malas palabras y argumentos así como  ajeno a la política. Nuestros eventos jamás costaron un solo centavo al Municipio ni a la Dirección de Cultura, ya que se mantiene con los recursos de los mismos organizadores, hemos logrado así una autonomía en la infraestructura para la realización de nuestros eventos (lonas, sillas, lámparas, audio, etc.), con la cual ha sido posible ofrecer una distracción digna para nuestros conciudadanos en estos 277 Domingos, sin costo para los asistentes”.
Lamentablemente el pasado domingo 12 de julio fueron notificados por personal del ayuntamiento que no podrían volver a utilizar el foro. Dice el cantante José Luis Torres: “Dicha prohibición la consideramos injusta ya que jamás tuvimos ningún incidente de ninguna índole que amerite la prohibición de nuestros eventos por parte del Director de Cultura C. UZZIAS MARTÍNEZ AGUILERA. Solicitamos se nos autorice nuevamente el uso del Foro al aire Libre FRANCISCO VALLE CARREÑO EL “ITI”, para seguir llevando el entretenimiento a través de las diferentes manifestaciones artísticas y culturales”.
Desde entonces los artistas populares no tienen foro donde presentarse, aunque se siguen dando cita en el mismo lugar. Allí platican y cantan, juegan tristes esperando que alguna autoridad comprenda su indignación por el atropello cometido y se decida a enmendar el camino y les permita continuar con sus eventos.
Pero no, la subdirección de cultura ha preferido la simulación, organiza eventos que implican una fuerte erogación para el Ayuntamiento y por falta de público han tenido que “acarrear” a unos cuantos empleados municipales que asisten desangelados, forzados e inconformes.
En lo personal, tuve el privilegio de conocer a los organizadores, por accidente. Mi amigo Jorge Montes Poceros, director del grupo de música versátil “La Tripulación”, los apoyaba con el equipo de sonorización. Al pasar por el lugar decidí bajar a saludarlo y de pasada preguntarle de qué se trataba ese evento que ya había visto realizarse durante varios domingos.
Pensando en que se trataba de algo político, para apoyar a algún aspirante, de cualquier partido, me entrevisté con Raymundo Rugerio y pude platicar con los artistas de esta comunidad. Me di cuenta de que algo extraño estaba ocurriendo pues no eran políticos, eran vecinos bien intencionados organizándose al margen de las autoridades, para darse a sí mismos lo que hasta ahora ningún gobierno les ha proporcionado: la oportunidad de convivencia sana, sin vicios y sin dobles intenciones.
Y también los visité a menudo. Recuerdo con gusto su evento de “Las Quinceañeras”, en el que un nutrido grupo de jovencitas de muy escasos recursos, eran apoyadas por algunas empresas o negocios de fotografía, calzado o ropa del municipio, para poder celebrar tan esperado acontecimiento con una cálida fiesta comunitaria.
Mis alumnos de la Preparatoria 168 también pudieron disfrutar de algunos eventos de alto nivel, con música sinfónica o danza regional, presentada ésta última por maestros de la escuela de iniciación artística de la ciudad. Mis hijos, que tienen una gran afición por la música, integraron un grupo de rock y tuvieron la oportunidad de presentase, gratuitamente también, en ese espacio cultural y comunitario donde estaba prohibido fumar o ingerir bebidas alcohólicas.
Creo que las autoridades municipales no deben cometer el error de prohibir estos eventos cuya raigambre social no han podido entender. Todo lo contrario, merecen apoyo sin restricciones para continuar su labor, que no tiene parangón alguno hasta este momento y en ninguna parte de la ciudad del coyote que ayuna.

No hay comentarios.: