martes, 8 de septiembre de 2015

Retiran medicamentos de cuadro básico

Estado de México.- Independientemente de que varios medicamentos quedarán fuera del cuadro básico para atender enfermedades crónico-degenerativas, el Instituto Mexicano del Seguro social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), están a punto de sufrir una quiebra financiera, revelan informes de ambas instituciones, y corren el riesgo de privatizarse.
El Informe sobre la Situación Financiera y los Riesgos del IMSS 2014-2015 y el Informe Financiero y Actuarial 2015 del ISSSTE, señalan que las reformas que entraron en vigor el 1 de julio de 1997 y 1 de abril de 2007, respectivamente, no garantizan una mayor cobertura de la seguridad social, mejor atención médica, pensiones dignas y la viabilidad financiera de ambas instituciones.
Autoridades del IMSS analizaron la “Situación Financiera y los Riesgos del IMSS 2014-2015″ y coinciden en que se declararía en “quiebra” en el 2017. ya que para ese entonces sus gastos serán mayores a sus ingresos y habrá agotado sus reservas, justificándose así la necesidad de una nueva reforma que traería consigo modificaciones que afectarían sin duda a millones de derechohabientes.
Algunas enfermedades crónicas como la diabetes, los trastornos de riñón que requieren diálisis, la hipertensión arterial, estarían fuera del cuadro básico de enfermedades, por lo que se dejarían de atender, al tiempo que sería irremediable que los gastos médicos de los pensionados serían por su cuenta, al tiempo que se llevaría a cabo una homologación de las instituciones de salud, en lo que se contempla la aplicación de un seguro universal.
En otras palabras, se está exponiendo un mayor problema al país, que afectará a millones de familias mexicanas, y una nueva reforma estaría prácticamente condenando a la muerte a quien no pueda pagar el servicio médico y mucho menos adquirir una póliza de seguro para ese tipo de gastos o mayores.
Se prevé que para 2017, el IMSS tendrá un faltante de 21 mil 152 millones de pesos, cifra que continuará en ascenso.
Por otra parte el régimen de jubilaciones y pensiones del Seguro Social asciende a dos billones 18 mil 215 millones de pesos (cifra equivalente al 9.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2015).
Cabe señalar que a este rubro se ejercieron 59 mil 773 millones de pesos en 2014 y se presupuestaron 64 mil 948 millones de pesos para el año en curso.
Al respecto, el coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, manifestó su confianza en que estos temas puedan ser retomados en la próxima legislatura y que el Senado de la República dictamine los temas al respecto pendientes, pues es importante que el Congreso de la Unión aborde, de fondo, la problemática de la seguridad social en el país.
Por lo que se refiere al ISSSTE, la situación no es nada halagüeña, ya que en lo que se refiere a servicios de salud, 2014 registró un déficit de nueve mil 410 millones de pesos, al recibir una transferencia del gobierno federal por siete mil 440 millones de pesos
De igual forma en el fondo de prestaciones sociales y culturales tuvo un resultado deficitario de mil 919 millones de pesos, compensado por transferencias del gobierno federal por mil 564 millones de pesos.
El déficit obedece principalmente a las pérdidas registradas por el sistema de tiendas y farmacias, ya que los costos y gastos de SUPERISSSTE son superiores a sus ingresos, por lo que se transfieren recursos para el pago de la nómina hasta por mil 485 millones de pesos; aun así tuvo en 2014 un remanente de operación negativo por 355 millones de pesos”.
En el mismo año de referencia también fue deficitario el Seguro de Riesgos de Trabajo, pues se requirieron 794 millones de pesos para cubrir el costo de montos constitutivos y reservas financieras y actuariales. El déficit de este seguro es de mil 213 millones de pesos.
Al respecto, un derechohabiente, cuyo nombre no lo proporcionó por obvias razones,  se quejó amargamente de las esperas que debe hacer para ser atendido para la rehabilitación de una de sus piernas.
“Esto sí que es terrorífico y es casi seguro que pase la reforma y envíen al matadero a millones de mexicanos” dijo, tras explicar que en su rehabilitación tiene “historias de terror” sobre todo por lo acontecido en los últimos 3 meses y medio”
En el caso de las incapacidades, los médicos tienen instrucciones de rechazar todas las que sean riesgo de trabajo y que puedan evadir para no pagar “y como la gente se conforma, no lee y menos conoce a ley y no demandan”, señaló.
Respecto del seguro universal, el objetivo es ofrecer un servicio médico pero unificado, en el que participarían el IMSS, ISSSTE, ISEM e ISEMYM.
De esa forma, sean o no derechohabientes, quienes soliciten la atención médica podrán recurrir a cualquiera de las instituciones de referencia.
Sin embargo, la atención ya no será del todo gratuita y se agravará aún más con el retiro de medicamentos del cuadro básico para enfermos crónico-degenerativos.
Con ello, ya van a tener un costo las  diálisis, cirugías, tratamiento para cáncer, hipertensión, etc.
En el Instituto Mexicano del Seguro Social ya se han retirado 30 medicamentos:
Felodipinno, Nifedipino, Telmisartán,Valsartán,Candesartán, Insulina Glargina, Insulina Lispro,RosiglitazonaTiotropioMometasona, Budesonida, Zafirlukast, Linezolid, Voriconazol, Moxifloxacino, Ziprasidona, Olanzapina, Quetiapina, Clozapina, Leuprorelina, Goserelina, Pregabalina, y Somatropina.
Al no contar ya con estos medicamentos, los derechohabientes y sus familias tendrán que adquirirlos a precios que están fuera de su alcance.

Diario Amanecer

No hay comentarios.: