lunes, 2 de noviembre de 2015

Empresario explica el lado oscuro de la gran estafa llamada ‘El Buen Fin’

Ciudad de México.- ‘El Buen Fin’, ese programa conjunto entre el gobierno mexicano y las empresas de retail desde la administración de Felipe Calderón, ha sido severamente criticado desde sus inicios. En lo que constituye una adaptación a la mexicana del Black Friday de los Estados Unidos, en el Buen Fin, según la publicidad oficial, se pueden hallar grandes descuentos en artículos de consumo duradero, como electrónicos, electrodomésticos, juguetería, ropa y artículos para el hogar, y además con los llamados ‘Meses sin intereses’, un esquema de pagos diferidos en tarjetas de crédito, es posible comprar primero y pagar después.
La realidad, sin embargo, es muy distinta. En redes sociales han sido exhibidos precios alterados e irreales. Una creencia generalizada es que las grandes cadenas de venta al público utilizan el ‘Buen Fin’ como medio para sacar de las bodegas la mercancía vieja, de saldo, descompuesta o descontinuada, a fin de prepararse para las ventas de diciembre. Otra creencia es que de la poca mercancía de línea que venden, la mayoría sufre un incremento de precio para que, al llegar el ‘Buen Fin’ se le deje al mismo precio de antes y parezca que hay un descuento. En todo caso, el ‘Buen Fin’ ha fallado en su objetivo de emular el gran frenesí del ‘Black Friday’ de Estados Unidos: no se ven verdaderos descuentos, ni filas de consumidores esperando la medianoche. Solamente se ven interminables vouchers de consumo, que se pagan a 1 o 2 años y muchas reclamaciones por cargos indebidos a fin de mes. En otras palabras, el consumidor siempre ha sido el origen de las quejas.
Por si esto fuera poco, ahora hasta los mismos empresarios han elevado sus criticas hacia la campaña. En días recientes, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Veracruz, Jesús Castañeda Nevárez, calificó al ‘Buen Fin’ de un simple y llano engaño. Y explicó cómo funciona, en declaraciones a la agencia Imagen del Golfo.
El empresario indicó que el principal objetivo de ‘El Buen Fin’ es inducir a los ciudadanos a realizar compras con tarjetas bancarias, para que las compras grandes puedan ser fiscalizadas por el SAT, a fin de cobrar mayores impuestos. El empresario indicó que, cuando Hacienda logra detectar que las compras realizadas son mayores al salario declarado, se produce una discrepancia fiscal cuyo resultado es invariablemente una deuda fiscal.
El empresario indicó que esta búsqueda de la bancarización de la economía constituye un ‘abuso’ y que el SAT ha implementado el ‘Buen Fin’ como una estrategia para ello, incluyendo la entrega de premios a quienes realicen varias compras durante el ‘Buen Fin’, pero siempre en pagos con tarjeta de crédito, lo que a largo plazo desencadenará una fuerte crisis económica.

Anonopshispano.com

No hay comentarios.: