martes, 1 de marzo de 2016

El efecto económico del Aedes aegypti

Ciudad de México.- Debido a los casos de dengue y chikunguya detectados en territorio nacional, a los que se suma el zika, todos ellos transmitidos por el mismo mosquito (Aedes aegypti), la venta de repelentes para moscos subió entre 50 y 60 por ciento en las farmacias del País desde la pasada temporada de lluvias, es decir, desde mediados de 2015 y hasta la fecha.
De acuerdo a Juvenal Becerra Orozco, presidente de Unifarm, lo paradójico del aumento es que tal incremento se ha dado principalmente en las ciudades, pues quienes compran dichos productos son personas que van de paseo o vacaciones a zonas tropicales del país como Veracruz, Guerrero o Tabasco, pero no son adquiridos por la población local, la cual está más expuesta al mosquito que transmite las enfermedades.
La Unifarm es una red de farmacias independientes a nivel nacional que agrupa 1 mil 600 socios de 25 grupos empresariales, y concentra 23 por ciento del mercado de distribución. Según su dirigente, la red tiene una marcada presencia en provincia y en municipios con población de bajos ingresos donde, insistió, los repelentes no son comprados tanto como en las ciudades.
Si bien menciona que desde hace unos años el consumo de los repelentes no ha dejado de incrementarse, precisa que la máxima tasa anual que se había registrado era de 40 por ciento. Ahora quedó superada por la multiplicación de casos de chikungunya pero, también, por las campañas lanzadas por el sector salud.
A diferencia de lo que sucede con el Tamiflu, el antiviral más utilizado en los tratamientos contra la influenza y el cual sólo fabrica un laboratorio, Becerra Orozco destacó que con los repelentes de mosco no ha habido escasez. Por el contrario, dijo, hay mucha variedad de presentaciones.

No hay comentarios.: