sábado, 19 de marzo de 2016

Un gobernador contamina la megalópolis 631.9% más que una familia

Ciudad de México.- Apenas el pasado lunes, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) informó que derivado de la “extremadamente mala calidad del aire” se activó la Fase 1 de Contingencia Ambiental Atmosférica por Ozono en el Valle de México, misma que se mantiene hasta hoy. Al día siguiente, Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ordenó que los servicios de transporte colectivo Metro y Metrobús, la red M1, antes Red de Transporte de Pasajeros (RTP), y Transportes Eléctricos (STE) se ofrecieran de manera gratuita, acto criticado por organizaciones que lo calificaron como un “parche” que no ataca el problema de raíz.
El 16 de marzo ordenó la suspensión de la circulación de automóviles con engomado rojo, terminación de placas 3 y 4, pero descartó las multas para quienes la desacataran. Este jueves se arrepintió y dijo que siempre sí habrá sanciones para quienes insistan en desplazarse en auto, así que hoy debieron quedarse en casa los etiquetados con engomado verde, terminación de placas 1 y 2. Jetta, Sentra y Golf son de los modelos más utilizados en esta categorización.
Ya se aplican medidas para que el ciudadano común deje de contaminar. Bien, pero ¿qué hay de los gobernadores?, ¿ellos no contaminan? La respuesta es sí, y mucho más que cualquier familia de clase media que habite en la megalópolis.
Mancera, por supuesto, no ha querido cargar solo con la culpa de que los mexicanos estemos respirando hoy el aire más contaminado desde los últimos 14 años, así que, en su defensa, dijo que los niveles de ozono registrados no son sólo originados en la capital, sino que provienen de las entidades que conforman la Zona Metropolitana.
Se aventuró a decir que la ciudad que gobierna “está cumpliendo con su tarea. Aquí tenemos el Hoy No Circula. En la Zona Megalopolitana no se tiene el Hoy No Circula de manera integral, solo una parte del Estado de México”, subrayó. Pero, ¿qué entidades conforman la Megalópolis del Centro del país? Son seis: la capital, el Estado de México, Morelos, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala.
De hecho, existe la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), un organismo de coordinación política constituido el 23 de agosto del 2013, mediante un Convenio de Coordinación entre el Gobierno federal por conducto de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y los gobiernos de dichos estados. El objetivo de la CAMe es “llevar a cabo la planeación y ejecución de acciones en materia de protección al ambiente, de preservación y restauración del equilibrio ecológico en la región” que se extiende a las 16 delegaciones de la capital, y 224 municipios en total entre el resto de las entidades mencionadas, de acuerdo con su página web.
Los gobernadores de la megalópolis son Miguel Ángel Mancera Espinosa, al frente de la Ciudad de México; Eruviel Ávila Villegas, quien dirige el Estado de México; al mando de Puebla se encuentra Rafael Moreno Valle Rosas; Graco Luis Ramírez Garrido Abreu, en Morelos; José Francisco Olvera Ruiz, a cargo de Hidalgo y Mariano González Zarur administra Tlaxcala.
El tipo de vehículo blindado más usado por los gobernadores mexicanos es la Suburban 2500 4WD, que emite 375 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro, mientras una motocicleta para custodia emite 120 gramos de CO2 por kilómetro, o sea que en el desplazamiento de un Gobernador se emiten 1364 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido, según los archivos de solicitudes de información del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (INAI) y el Departamento de Energía de Estados Unidos.
Cada uno de ellos, en sus desplazamientos, contaminan 37.91 veces más por kilómetro que una familia con un auto mediano. El uso de los vehículos blindados para seguridad personal de los gobernadores y el Jefe de Gobierno capitalino es discrecional y depende del presupuesto asignado a Seguridad en cada entidad. Cada gobernante decide cómo integrar el convoy de seguridad que lo custodiará en las vías públicas. Pero si se toma en cuenta que el vehículo de la autoridad debe ser escoltado, puede calcularse que cada uno usa dos autos de este tipo además de dos motocicletas.
Mientras tanto, una familia de clase media en el Valle de México, con alguno de los autos más utilizados, como el Volkswagen Golf 2004, el Jetta 2012 o el Nissan Sentra 2010, emiten 216 gramos de CO2 por kilómetro, o sea que un sólo Gobernador contamina 631.9 por ciento más que una familia.
Así es como entre los seis gobernadores, cada que recorren un sólo kilómetro, emiten por lo menos ocho mil 190 gramos de dióxido de carbono, contaminando así tres mil 791.6 por ciento más que una familia mexicana.

Sin embargo

No hay comentarios.: