viernes, 29 de julio de 2016

Alza la voz el Club de Periodistas de Xalapa

Veracruz.- Dice Uriel Rosas Martínez, siempre servil a los gobiernos en turno, que en Veracruz, donde los reporteros trabajan en un clima precario e inseguro, estar al amparo de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas, lejos de otorgar una sensación de seguridad al comunicador amenazado, lo deja en el centro del blanco. Y ya para que lo diga el vocero de la Delegación Veracruz del Club de Periodistas de México, es porque Javier Duarte ya tocó fondo o, en el peor de los casos, no ha cumplido los caprichos de la organización que dirige Rosas Martínez, un hombre entregado a los intereses del mejor postor. Es la primera vez que el Club de Periodistas de México, a través de Uriel, alza la voz por los 19 asesinatos de periodistas ocurridos en Veracruz en tiempos de Javier Duarte, y en ese sentido rememora que el pasado 31 de julio de 2015 fueron asesinadas 5 personas en un apartamento ubicado en la colonia Narvarte de la Ciudad de México; entre ellos estaba Rubén Espinosa Becerril, fotoperiodista veracruzano que dejó su natal Estado debido a presuntas amenazas que habría recibido. A un año de los hechos, el móvil del multihomicidio aún no es descubierto; sin embargo, el caso levantó voces de la opinión pública en el sentido de que en México y en particular en Veracruz, ser reportero se ha convertido en una profesión de alto riesgo. Como bien se recuerda, el pasado miércoles, Pedro Tamayo Rosas, periodista veracruzano recibió un disparo frente a su casa, a pesar de estar bajo protección policial desde que comenzó a recibir amenazas en enero de este año. Rosas relata que desde el inicio de la actual Administración Estatal, las agresiones en contra del gremio han ido en aumento; en particular en contra de aquellos que cubren la nota roja. “Los compañeros temen ejercer esta profesión, la cual se ha convertido en la más peligrosa”. El gremio pide seguridad, la cual al no garantizarse, ha convertido en “insostenible” la situación que viven los profesionistas de la comunicación en este estado sureño de México; sin embargo, el gremio ha perdido confianza en la actual gubernatura y espera el relevo del gobernador para tener respaldo y garantía de vida (quien lo diría: Uriel exigiendo la renuncia de Javier Duarte, pues ¿de qué tamaño será el adeudo? Sobre los ataques en contra de informadores, el representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, advierte que “intimidan al gremio e impactan negativamente el derecho a la libertad de expresión, privando a la sociedad de su derecho a la información”, mientras que Irina Bokova, directora general de la UNESCO, tras condenar el asesinato de Pedro Tamayo Rosas, advierte: “Las armas no deben usarse para circunscribir la libertad de prensa y la libertad de información, esenciales para la democracia y el Estado de Derecho”. También, el coordinador senior del programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés), Carlos Lauría, advirtió que Veracruz es actualmente “el lugar más letal para el ejercicio del periodismo en el hemisferio occidental, y las autoridades estatales han demostrado que carecen de la voluntad y la capacidad de resolver los asesinatos de periodistas”. Lo cierto es que van 19 periodistas asesinados en esta administración Estatal, y las muertes no tienen para cuando parar, más aun cuando el Gobernador en turno busca dejarle a su antecesor un Estado descompuesto.

No hay comentarios.: