sábado, 13 de agosto de 2016

Abundan los basureros clandestinos en el Edoméx

Estado de México.- Cada día, en el Estado de México se producen 15 mil 700 toneladas de basura y la entidad recibe entre 8 mil y 10 mil toneladas más de desechos orgánicos que se genera en la Ciudad de México, para albergarla en alguno de los 18 rellenos sanitarios que existen en el territorio mexiquense.
Sin embargo, controlar casi 25 mil toneladas de residuos que generan a diario los más de 16 millones de habitantes que viven en el Estado de México, no resulta una tarea fácil, pues solo 18 municipios cuentan con un basurero -cinco controlados por los ayuntamientos y 14 por empresas privadas- y otros 25 tiene tiraderos controlados, autorizados por la Secretaría de Medio Ambiente de la entidad.
Lo anterior, ha generado que algunos municipios contraten a particulares para contar con un sistema de recolección, disposición y tratamiento de la basura, quienes, a su vez, llevan la basura a alguno de los rellenos sanitarios que están ubicados en otras demarcaciones o por los gastos que implica tener que trasladar los residuos a varios kilómetros de donde se originaron, crean, de manera ilegal, tiros sin contar con la autorización correspondiente, por parte de la autoridad ambiental.
Tan solo de 2011 a 2015, la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) clausuró 20 tiraderos de cascajo, nueve a cielo abierto y dos rellenos sanitarios, de forma temporal, mientras que otros siete tiros de cascajo y dos rellenos sanitarios más, se cerraron definitivamente.
Tan solo en el municipio de Naucalpan existen al menos 50 tiraderos de basura clandestinos, los cuales están documentados y reportados ante la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem), por lo que el Ayuntamiento y la dependencia estatal buscan terminar con la operación y proliferación de estos lugares que se ubican, principalmente, en zonas ejidales y limítrofes.
En la zona Oriente de la entidad se han detectado más de una decena de zonas de tiro clandestinas, algunas de ellas, ya clausuradas, pues cargueros depositaban restos de cascajo en municipios como Chimalhuacán, La Paz, Valle de Chalco, Chalco y Nezahualcóyotl.
A pesar de que dicha práctica está prohibida por autoridades ambientales, los camiones lograron acumular decenas de montículos en zonas olvidadas por las autoridades locales.
En el municipio de Chalco, la Dirección de Desarrollo Urbano ha detectado por lo menos diez puntos donde se rellenaban zonas ejidales con materiales altamente contaminantes.
Uno de ellos fue la Laguna de Xico, donde policías municipales tuvieron que montar guardias permanentes para evitar que se dañara aún más el áream que es considerada de conservación.
Dicho relleno afectó recientemente la regulación de la laguna, pues por las intensas lluvias registradas en días pasados inundó por cerca de una semana la carretera Chalco-Tláhuac.
“Tuvimos que adecuar su regulación con un tubo que pasamos por debajo de la vialidad para aliviar su nivel, porque el relleno afectó seriamente el ecosistema en este lugar”, explicó la alcaldía.
Otro punto en donde se han registrado esta práctica se ubica en los límites de los municipios de Chimalhuacán y La Paz. Ahí, una ex mina es rellenada ante la mirada de policías locales.
El sitio, conocido como Mina Barrera, se ubica en la comunidad de San Sebastián a un costado del Camino Viejo a Texcoco, donde se ha detectado por lo menos otra zona de tiro clandestino.
Aunque ambas demarcaciones mantienen cuadrillas de vigilancia, Hoy Estado pudo constatar en días pasados que los camiones de volteo vierten los desechos frente a los oficiales.
Mientras que, en Nezahualcóyotl, en los límites con la Ciudad de México, varios montículos de cascajo han aparecido recientemente sobre el camellón de Anillo Periférico, en dirección al Río de los Remedios.
Ante, estos hechos, la 59 Legislatura del Estado de México aprobó un punto de acuerdo para exhortar a los 125 municipios mexiquenses y a las secretarías del Medio Ambiente y de Turismo, la Propaem, así como a las coordinaciones de Asuntos Metropolitanos y Protección Civil, a cumplir con la normatividad de residuos sólidos urbanos, especialmente a los que tienen nombramientos de Pueblo Mágico y Pueblo con Encanto, con la intención de que den cumplimiento a la separación de los desechos, desde la fuente de origen, almacenamiento separado y entrega al servicio de recolección de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.
Los legisladores exhortaron a los municipios para que no permitan tiraderos a cielo abierto y que se depositen los residuos en rellenos sanitarios autorizados.
Además, les exigió que apoyen en el trabajo de capacitación, prevención, acompañamiento y supervisión de acciones conjuntas en materia de la disposición final de los residuos sólidos.
De acuerdo con especialistas, en la zona Oriente del Estado de México, la solución a los problemas ambientales sería la instalación de un Centro de Transferencia de Residuos regional, pues la mayoría de los vertederos se encuentran a su máxima capacidad.
Dicha propuesta surgió luego de diversas reuniones que han realizado los alcaldes de esta región, en donde han planteado la necesidad de compartir una zona de tiro.
Con ella, argumentan los ediles, la mayoría de los vertederos que se encuentran en sus últimos años de vida útil, dejarían de utilizarse para depositar la basura en un nuevo sitio.
“Estamos buscando un sitio común todos los municipios de la Zona de los Volcanes, porque muchos de nosotros no tenemos un relleno apto para depositar los residuos”, dijo el alcalde de Amecameca, Álvaro Carlos Ávelar López.
Sin embargo, la falta de recursos económicos es el principal obstáculo para las demarcaciones como Chalco, Ozumba y Amecameca, pues los presupuestos en conjunto no logran cubrir los gastos de construcción y operación.
“Hemos analizado la propuesta, pero desafortunadamente no tenemos el recurso suficiente para realizarlo, aunque también estamos abiertos al apoyo de la iniciativa privada, pero reitero, esto es un proyecto a largo plazo, porque depende de muchos factores que esto se lleve a cabo”, precisó el edil.
Mientras los municipios de esa zona se unen para el confinamiento de los residuos y batallan por el presupuesto, en Nezahualcóyotl preparan la edificación de un plan para el tratamiento de los residuos.
Con este proyecto se pretenden construir dos nuevas plantas separadoras de desechos, las cuales aumentarían las 200 toneladas de basura que se aprovechan actualmente para realizar composta.
“Requerimos alrededor de 215 millones de pesos, ya la Semarnat nos autorizó 90 millones, ahora buscaremos el resto ante el gobierno estatal o federal”, dijo el alcalde Juan Hugo de la Rosa, en días pasados.
Incluso, el edil ha solicitado recientemente el apoyo del gobernador Eruviel Ávila Villegas a través del secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga, quien reconoció la problemática ambiental que padece la entidad.
“Se trata de una problemática que nos afecta a todos, por ello, la Secretaría del Medio Ambiente realiza estudios para instalar plantas tratadoras; sin duda, la instrucción que tenemos del gobernador Eruviel Ávila Villegas es apoyar a los habitantes de esta importante zona del Oriente del Estado de México”, dijo durante una visita al municipio de Nezahualcóyotl.

HE

No hay comentarios.: