viernes, 18 de noviembre de 2016

PLUMA NEGRA

VERACRUZ EN ESTADO DE CAOS
YUNES LINARES CONTRA LAS CUERDAS
 
Por: José Calzada

Un indescriptible estado de caos padece la institucionalidad y gobernabilidad de Veracruz por la deliberada quiebra de la administración pública llegó al punto de generar un problema social de dimensiones aún no evaluables. Más allá de los problemas de vialidad que generan las manifestaciones de trabajadores, becarios y proveedores, el fondo del asunto es que Veracruz ya no tiene control de sus instituciones y la falta de solvencia pone en riesgo la gobernabilidad en aspectos básicos como la educación, salud y seguridad pública.
La suspensión de clases en el sector público e incluso en el privado derivado de las manifestaciones, es un daño mínimo comparado la inseguridad que genera la falta  de vigilancia en la ciudad de Orizaba donde los policías medio trabajan bajo protesta y los más dramático es sin duda, la falta de servicios de salud en los últimos dos día ha provocado muertes de personas o alto riesgo de la misma en virtud de que se dejaron de prestar servicios especializados de atención médica en los centros públicos.
Desde el pasado martes, las clínicas, centros de salud y hospitales de especialidades suspendieron actividades por la falta de pago a los trabajadores, la jefa de prensa del Hospital General de Veracruz, Karina Cano por ejemplo, abonó al caos al decir en su cuenta de redes sociales que solo se suspendieron las cirugías y citas programadas. Es decir, las cirugías y citas se programan en base a una inminente necesidad y significan la posibilidad de recuperar la salud e incluso la vida.
La actitud simplista, falta de ética y responsabilidad de la servidora pública coloca aún en peores circunstancias a ese sector del servicio público en el, estado de Veracruz.
Sin duda que la salud es la parte medular de Veracruz, más allá del pago de las quincenas pendientes, por eso la suspensión de servicios de salud en todo el estado se convierte en un tema delicado y que seguramente provocará u caos mayor en las próximas horas cuando los enfermos o incluso, los deudos de fallecidos a consecuencia de la falta de atención médica oportuna se manifiesten en contra de los empleados de salud.
La situación parece novelesca, pero no, la realidad supera siempre la ficción.
YUNES LINARES CONTRA LAS CUERDAS
Veracruz vivió en los últimos 12 años de manera progresiva y determinante un proceso de pudrición en la administración pública que alcanzó niveles inéditos y que llevaron al repudio de personajes y de, partido político que los cobijó para convertirse en gobernantes. A partir de esta fecha se inicia la revelación del grueso de los abusos, aunque no precisamente significa que todos recibirán castigo o que se eliminarán ese tipo de prácticas, pero el gobierno entrante está obligado a reducirlas sustancialmente para legitimar su estatus de Gobierno.
La opción más viable del nuevo gobierno para legitimarse es demostrar con evidencias toda la red de corrupción en las dependencias estatales y castigar a los responsables de manera ejemplar porque en el aspecto económico Veracruz está literalmente empeñado. Tela de donde cortar existe suficiente, desde la más modesta oficina de gobierno y hasta la de mayor presupuesto tienen tintes de corrupción en diferentes dimensiones. Todo se corrompió y será fácil demostrar las fallas y tal vez sea fácil enjuiciar o exhibir a los responsables
Pero lo difícil será revertir las condiciones económicas de los veracruzanos con las deudas heredadas que se habla de al menos 82 mil millones entre lo vencido y lo programado, y con la reducción de unos 20 mil millones de pesos al presupuesto federal del 2017.
La llegada del nuevo gobierno no garantiza que se llenen las arcas estatales de dinero, tampoco la honestidad total de los nuevos funcionarios públicos que se integrarán al gobierno, es por eso que la única forma de legitimar la alternancia es con acciones de coherencia política de parte de quienes manejarán los recursos públicos en los próximos dos años.

No hay comentarios.: