jueves, 5 de enero de 2017

Noticias falsas y mensajes alarmistas en redes siembran la sicosis en ciudadanos

México.- Mediante mensajes de voz grabados, comunicaciones anónimas, noticias falsas sobre robos y saqueos, la paranoia y el miedo se esparcieron ayer en la Ciudad de México y el estado de México, lo que provocó el cierre de negocios y temor entre los ciudadanos.
Por la noche, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, manifestó que se atendieron todos los brotes de violencia que se reportaron ayer, lo que calificó de "acontecer anómalo" en la ciudad.
En un mensaje desde el C4, donde supervisó el operativo realizado por la policía, dijo que se atendieron todas las llamadas de emergencia recibidas, aunque muchas fueron falsas, y afirmó que se respetó el derecho a la manifestación libre y pacífica, atendiendo cualquier acto que pusiera en riesgo la seguridad ciudadana.
Durante el día, en distintas zonas comerciales de la capital del país se identificó a personas corriendo que advertían de la llegada de saqueadores, aunque en todos los casos que se usó este modus operandi resultó falso. Sin embargo, esto derivó en el cierre momentáneo de centros comerciales como en Antara, en Polanco.
De acuerdo con las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, se detectó la difusión de al menos 60 mensajes anónimos, 40 avisos de robos falsos, 11 grabaciones y seis convocatorias a robos y saqueos.
Alrededor de las 17 horas, comerciantes de la zona oriente del Centro Histórico bajaron las cortinas de sus negocios, mientras ambulantes arrojaron su mercancía dentro de los locales y plazas comerciales ante la presunta llegada de "saqueadores".
Unos minutos bastaron para que la gente cerrara y los clientes huyeran hacia Circunvalación, donde decenas de policías arribaban, ante la detonación de armas de fuego en la calle de Joaquín Herrera, sin que se registraran heridos, mientras los líderes de ambulantes alertaban a sus agremiados.
Con radios y recorridos en motonetas les pedían "armarse con palos y piedras para hacer frente a esos rateros"; en tanto, policías desviaban los autobuses de la línea 4 del Metrobús en sus rutas norte y sur para "evitar agresiones".
Por su parte, habitantes de Naucalpan y de Nicolás Romero dijeron que corrió el rumor de que había "toque de queda", pero el dicho fue una falsedad más de las que circularon en redes sociales, en el cuarto día de manifestaciones contra el alza al precio de las gasolinas.
Alrededor de las 13 horas fue cerrada la Plaza Comercial Mundo E, en el municipio de Tlalnepantla, porque corrió el rumor de que habría saqueo en comercios de la zona ubicada en Periférico norte.
En Cuautitlán, más de 400 comerciantes se armaron con palos y piedras para hacer frente a posibles saqueadores y proteger sus ventas del Día de Reyes.
Debido al cierre de algunas plazas y comercios, amas de casa salieron a comprar productos enlatados y alimentos para los próximos días. En tiendas abiertas se agotaron algunas mercancías. En tanto, se observaron largas filas en tortillerías de los municipios de Ecatepec, Tultitlán y Cuautitlán.
A pesar de que los ayuntamientos del estado de México difundieron comunicados donde aseguraban que no había saqueos ni actos vandálicos, los negocios fueron cerrados las puertas reforzadas con carritos o mercancía y hasta con tablas de manera para impedir que ingresaran vándalos. Las autoridades municipales intensificaron patrullajes para evitar los supuestos actos de rapiña.
El gobernador Eruviel Ávila también difundió un mensaje en redes sociales en el que pidió a los mexiquenses no creer ni generar estos rumores.
En municipios como Naucalpan, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli se difundieron versiones de que habría toque de queda a partir de las 18 horas, pero esto fue desmentido por las autoridades locales.

LJ

No hay comentarios.: