jueves, 12 de enero de 2017

Péndulo Político

LA CRISIS DEL ESTADO MEXICANO o LUCHA DE PODERES

Por: Emiliano Mateo Carrillo Carrasco

La historia de los pueblos ante la opresión de los romanos a su pueblo encargarle impuestos y abuso de poder, fueron extinguidos por el mismo pueblo. “--- Lo que tenemos que hacer es seguir orientando, despertando a la gente. Si se puede lograr el cambio por la vía pacífica del instrumento del lenguaje y comunicación y consolidar las redes sociales y organizaciones desde CFE, salud, educación que permita una mejor permear a las masas, así como nuestra burocracia que en un momento dado irán perdiendo sus derechos laborales a causa de reglas impuestas por el FMI. Y el poder financiero , hay que sacarle la vuelta a la violencia, la que se crea de choque y mala opinión  y la violencia de los carteles que dañan a nuestra juventud ante el desamparo del estado eficaz, porque no conduce a nada bueno; sí se puede, si seguimos despertando conciencia, solidaridad y participación con  todos --- .” ECC.
El lumpen está amafiado y puede ser usado como grupos de choque de todo tipo ideológico, donde establecen su centro de poder en el norte con el país vecino Y el estado de Texas. La lumpen-burguesía de igual forma se estructura en mafias, desde los taxistas, groseros, no respetan altos, con sus excepciones, son igual de cafres que los manejadores del transporte público, los transportistas de materiales de construcción, de mudanzas, de cualquier ramo comercial, también están amafiados. Los corredores del narcotráfico del golfo de México  y los zetas encargados de hacer  los trabajos de represión y control ante la intimidación. Los estados involucrados desde Yucatán hasta el estado de Tamaulipas, que sus vecinos los de Veracruz, solo el hecho que el candidato gobernador en el estado de Tamaulipas fue asesinado y hasta la fecha so se sabe de los homicidas. Y en 2016 los tamaulipecos cambian de rumbo con un gobernador de coyuntura y hartazgo social.
La relación de los gobernadores  de la década de los 90s, que permiten establecer  los cimientos de  tráfico tanto de enervantes  como de seres humanos de procedencia nacional y centroamericanos, en la búsqueda de una mejor calidad de vida o ante este peregrinar la muerte: la simulación  ante los acuerdos de los corredores del poder financiero y político, ante la mutua impunidad y corrupción; “El Departamento de Justicia de EU, del que dependen los alguaciles federales se han limitado a comentar que el enfoque intenso con el que cumplen su misión es extraordinariamente valorado por parte de nuestros compañeros de impartición de justicia, al igual que en todos nuestros programas de investigación a nivel nacional” y así, pecando de servilismo, las autoridades mexicanas permiten que esos alguaciles o miembros de la DEA, FBI o de la CIA actúen armados y en contra de los ciudadanos mexicanos en operativos de control o de acciones directas.
El país está en ocupación militar de parte de los Estados Unidos o de plano, ellos, tienen el control del país, olvidando que los mexicanos pensamos que aún somos un país independiente y no somos parte del pacto norteamericano, donde seríamos otra estrellita más de su bandera… así, con el pretexto de que participan en operativos destinados a capturar a los capós del narcotráfico operan con total impunidad con la complicidad de los policías, políticos y funcionarios mexicanos y es por ello que, también, establecen acciones donde, violando todos los derechos ciudadanos, no importando que sean delincuentes sujetos a proceso, les permiten extraditarles a EU, a pesar de que existan amparos aprobados y dados por los jueces mexicanos, no para que  no se permita la extradición de los presuntos culpables, sino para que primeramente, cumplan con los procesos que tienen en el país.
Max Weber afirmó que el Estado ejerce el monopolio de la violencia por definición. Pero añadía que esa facultad debe cumplirse a través de un proceso de “legitimación”, aplicada en un marco de legalidad, en un territorio determinado.
 El núcleo de la actual crisis del Estado mexicano es que perdió el monopolio de la violencia, ahora la comparte con el narco, perdió además el control de amplios territorios en manos del narco. El Estado no puede garantizar la seguridad del ciudadano que es la función central del Estado en su origen como medio de desarrollo social, de bienestar  y aunado a una serie de instrumentos orgánicos que permitan una mejor calidad de vida de los gobernados  y paz.

No hay comentarios.: