martes, 14 de febrero de 2017

Casas de interés social, patrimonios en el olvido

Estado de México.-  En México el fenómeno de abandonar las casas de interés social adquiridas mediante un crédito, a las afueras de las zonas urbanas, resulta la única salida para los propietarios, pues a los pocos meses de vivir en ellas, se percatan que hace falta transporte público, los servicios básicos son caros y se enfrentan a la inseguridad y vandalismo.
De acuerdo al Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) en 2013 al menos 8 mil 981 inmuebles en todo el país fueron abandonados por sus propietarios.
La mayoría de los casos en Tamaulipas, con 2 mil 80 casas y el Estado de México con 906 casas abandonas.  El Infonavit en la entidad mexiquense, durante el primer semestre de 2013 formalizó 23 mil 942 créditos a nuevos solicitantes. Y de julio de 2010 a junio de 2012, construyó 98 mil 116 viviendas, de las cuales 43 mil casas fueron vendidas, sin embargo sólo 17 mil 619 fueron habitables.
Jesús Sánchez Martínez, originario de la colonia Barrio Santa Bárbara, en Toluca, adquirió una vivienda en el desarrollo habitacional Casas Geo Rancho San Juan, municipio de Almoloya de Juárez, ubicado en el kilómetro 34 de la carretera libre a Ixtlahuaca.
Obtuvo su crédito a través de su sindicato y al que no le puso ningún pero, pues ya eran suficientes para él los 20 años que se llevó rentando.
“Llevábamos muchos años rentando y aunque sí está lejos, ya nos acostumbramos, tuvimos que hacer cambios de escuela y del seguro social, pagamos mucho de agua, pero pues ni modo, es lo único que pudimos obtener como crédito”, externó el derechohabiente.
Desde enero de este año don Jesús se mudó junto con su esposa, suegra y sus cuatro hijos a vivir a su nueva residencia, y aunque se tiene que levantar dos horas antes de lo normal para llegar a su trabajo y llevar a sus hijos hasta una escuela de Toluca, no le queda otra opción.
En este desarrollo de vivienda hay un total de 7 mil unidades habitacionales, de las cuales sólo entre el 30 y 40 por ciento se encuentra habitado, el resto luce en abandono.
El negocio de las desarrolladoras
En la actualidad el mercado de este sector se encuentra controlado por este tipo de desarrolladoras, concretamente en la entidad este sector crece a un promedio del 7 por ciento y sus principales motores son Grupo Ara, Urbi, Sadasi y Geo.
Esta desarrolladora se encuentra asociada con el Infonavit y el Fovissste, instituciones que le canalizan la plantilla de trabajadores del estado afiliados a dichas dependencias, y a quienes la desarrolladora les otorga los créditos para adquirir una vivienda.
Otra con gran presencia es la constructora PROFUSA, responsable de construir el fraccionamiento Colinas del Sol, ubicado en Almoloya de Juárez, donde edificó 50 edificios con 600 departamentos cada uno, sin embargo en promedio por edificio, sólo cinco departamentos son habitados actualmente, los demás lucen un anuncio de “Se renta” y otros más fueron abandonados.
En el desarrollo hubo mala planeación, pues, en un inicio, la constructora diseñó sus planos para levantar 12 departamentos por edificio, sin embargo para evitar más gastos y completar los edificios, se levantaron plafones falsos para dividir los departamentos, así en vez de 12 departamentos por edificio construyó 24, según denunciaron inquilinos de los departamentos.
“En época de lluvias se hacen chubascos en los departamentos, se humedecen las paredes y los techos gotean”, acusaron vecinos sondeados.
Los vecinos han organizado un comité que ha intentado hablar con la constructora, pero les informado que no hay presupuesto.
Hasta el 2015, la empresa estaba extendiendo sus construcciones con 5 mil viviendas más, como parte del proyecto del desarrollo Haciendas del Sol.
En un recorrido realizado por esta zona se pudo constatar que las casas de la zona norte están en abandono, lo que genera el nido perfecto para la inseguridad y el vandalismo.

No hay comentarios.: