jueves, 20 de abril de 2017

PLUMA NEGRA

PAN LE DISPUTA VERACRUZ A MORENA
 
Por: José Calzada

De la descalificación, la guerra electoral adelantada en el estado de Veracruz, pasó a lo legal y aún falta por ver muchas cosas antes del 4 de junio, pero en esta ocasión, las hostilidades se centran en dos personajes, Andrés Manuel López Obrador y Miguel Angel Yunes Linares, el resto de los participantes quedarán en calidad de espectadores en el mejor de los casos sino es que borrados del mapa electoral veracruzano que dispone de 5.6 millones de electores de los cuales participará entre un 55 y 60 por ciento de acuerdo a estimaciones.
Los factores de justicia y promesas de campaña de Miguel Angel Yunes Linares que pretenden convertirse en banderas del PAN, son apocados por las declaraciones o mensajes en redes sociales de López Obrador quien busca convertir a Veracruz en su bastión para el 2018 y el escenario le ofrece amplias posibilidades porque ha convertido al gobernador de Veracruz en su esclavo, un ejercicio magistral de su capacidad de manipulación.
Los esfuerzos de meter a la cárcel a casi todo el ex gabinete de Javier Duarte de Ochoa por parte del gobernador Yunes, no ha sido suficiente y no le está ofreciendo la rentabilidad deseada en función de que no existen resultados evidentes del gobierno en ninguno de los aspectos, ni siquiera en la Fiscalía General, ahí sólo existe aplicación de la ley a los exfuncionarios, no a los secuestradores ni a los delincuentes comunes.
Esa es la veta que capitaliza de manera magistral sin piedad el tabasqueño en contra de Yunes y lo ubica como un aliado del PRI en una estrategia que le da resultados cada vez abre la boca, sin que su enemigo Yunes Linares tenga la capacidad de respuesta, es por eso que fue necesaria la intervención del propio Presidente al menos en el caso de Javier Duarte de Ochoa con su ya famosa frase de que “ningún chile le embona”.
Es así como, mientras el gobernador panista, Miguel Angel Yunes Linares y el Presidente priísta unen esfuerzos para contener al Peje, éste entre como cuchillo en mantequilla cada vez que se le apetece y causa daño en las huestes azules y rojas.
La misteriosa estrategia electoral del PAN en Veracruz fue someter a los grupos tradicionales azules e imponer fórmulas de candidatos a alcaldías y sindicaturas, así como planillas con personas de otros partidos, primordialmente del PRI, aunque no en todos los casos funcionó como es los casos de Pánuco, Orizaba y Misantla en donde se trató de imponer a dualistas sin éxito.
El PRI se mostró sumiso ante la actitud del PAN-Gobierno y ha permitido el pirateo de candidatos, se hizo de la vista gorda con el propósito de permitir que el blanquiazul opere a plenitud la elección y las confesiones del propio presidente del PRI estatal, Renato Alarcón Guevara ante sus allegados, se filtran con sus contenidos desoladores, ganar menos de un tercio de los 212 municipios en juego el próximo 4 de junio. Lo que significa perder la elección que antecede la Presidencial del 2018.
El tricolor acude a la elección acompañado de su aliado el PVEM, con una postulación en conjunto de 172 fórmulas conjuntas para presidentes municipales y síndicos y en 35 solos para competir incluso con su aliado el Verde, aunque en los 212 municipios deberán presentar planillas para regidores por separado de acuerdo al Código Electoral para el Estado de Veracruz.
En cambio el MORENA de López Obrador se fortalece con los votos de todos los colores, con las simpatías de los ciudadanos que están hartos del rojo y del azul, quieren un cambio sin medir los riesgos que corren al empujar al triunfo a personas sin la mínima experiencia o preparación en la administración pública en decenas de localidades.
López Obrador tiene previsto instalarse en Veracruz la mitad de mayo para caminar al lado de sus candidatos y contener los misiles azules que buscarán acabar con MORENA.
Es así como el partido en el gobierno y su aliado el PRD, se prepara para disputarle a MORENA la territorialidad veracruzana, ya que el partido del Peje aspira al 60 por ciento de las 212 alcaldías, mientras que el PAN buscará al menos sostener su capital político y el PRI tiene claro que esta no es su elección.
LOS MOCHES DE MANCHA
El dirigente estatal del PAN, Pepe Mancha ya anda muy manchado y de entrada les rasuró el presupuesto a todos los candidatos de ese partido a las alcaldías, éstos sólo podrán gastar el 60 por ciento de su presupuesto disponible y el resto quedará como “fondo” revolvente para gastos del Comité Estatal del PAN.
La medida de robo aplicada por el comité estatal azul ya genero una rebelión entre los candidatos que sólo esperan quedar registrados para iniciar acciones internas y externas legales para reclamar en grupo el dinero que les corresponde para sus campañas.
Por si fuera poco, tampoco les será entregado en efectivo, los candidatos del PAN deberán hacer las contrataciones y pasar las facturas de sus gastos al comité estatal para su liquidación previa autorización de acuerdo a criterios que ninguno de los aspirantes conoce.
Los panistas consideran un verdadero robo ese tipo de recorte y limitaciones que les impedirá aplicar los recursos de acuerdo a sus necesidades locales, ya que sus contadores no manejaran un sólo peso, pero si tendrán la obligación de comprobar gastos de su campaña de acuerdo a las políticas de Pepe Mancha.
De acuerdo al OPLE, cada uno de los partidos políticos participantes en la elección local, podrán gastar 66 millones 30 mil 678 pesos en total por los 212 municipios, en el caso del PAN, el comité estatal se quedará con el 40 por ciento de esa cantidad por indicaciones del dirigente estatal.

No hay comentarios.: