lunes, 1 de mayo de 2017

CDMX, octava con mayor contaminación acústica del mundo

Ciudad de México.- La Ciudad de México es la octava urbe con la peor contaminación acústica del mundo, compitiendo con ciudades como París y Barcelona, informó la investigadora de contenido formativo del Foro Económico Mundial, Alex Gray.
De acuerdo con información difundida en el artículo “Las ciudades con peor contaminación acústica del mundo”, casi 360 millones de personas padecen de pérdida auditiva, de las cuales un gran porcentaje se debe a la alta contaminación acústica.
Cuando se habla de contaminación, se debe entender que este fenómeno se extiende más allá del aire, la tierra y el agua, por lo que la contaminación acústica constituye también uno de los problemas que predomina actualmente y afecta la salud.
Alex Gray refirió que según un estudio realizado por los fundadores de la aplicación de audición digital Mimi Hearing Technologies GmbH, Guangzhou, China, resulta ser la ciudad con la mayor contaminación acústica, mientras que Zúrich, Suiza tiene la menor.
El análisis, realizado por los creadores del índice de audición digital, establece que Delhi es la segunda ciudad con peor contaminación acústica, seguida por El Cairo, Mumbai, Estambul y Beijing.
Barcelona, una de las dos únicas ciudades europeas que figuran dentro de las 10 más contaminadas, se ubicó en el séptimo lugar, mientras que las ciudades capitales Ciudad de México, París y Buenos Aires, se ubican en la octava, novena y décima posición, respectivamente.
En contraparte, las cinco ciudades más silenciosas de Europa fueron Zúrich, Viena, Oslo, Múnich y Estocolmo, seguidas de capitales como Düsseldorf en el sexto lugar, Hamburgo en el séptimo y Colonia en el noveno. Portland quedó en octavo lugar y Ámsterdam, en el décimo.
El estudio revela que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo existen 360 millones de personas con problemas de audición discapacitante, de las cuales 32 millones son niños, debido al ruido excesivo al que son sometidos sus ambientes.
Añade que el problema se extiende a la población de adolescentes y adultos jóvenes, ya que para los siguientes años existe el riesgo de que 1.1 mil millones de ellos padezcan pérdida auditiva por el uso de audífonos con música muy alta.
La pérdida de audición también tiene una fuerte relación con la depresión y la demencia, además de que existe un vínculo entre la pérdida auditiva y las enfermedades cardiovasculares, el deterioro cognitivo, el trastorno del sueño y el zumbido de oídos, reveló la OMS.
Según el organismo, todos estos problemas pueden prevenirse al reducir la exposición a ruidos fuertes mediante la concientización y la aplicación de una legislación pertinente, para reducir la emisión de ruido.

No hay comentarios.: