martes, 3 de octubre de 2017

PLUMA NEGRA

NO A LA MONARQUIA
LOS BERRINCHES DE WINCKLER

Por: José Calzada

La intención de la familia Yunes de instaurar una Monarquía en el estado de Veracruz va en serio, pero también es en serio el rechazo a esas negras intenciones, por lo tanto, el arranque de campaña de Miguel Angel Yunes Márquez alertó a las verdaderas fuerzas de la competencia electoral para el 2018; MORENA y un bloque del PRD, mientras que el PRI mantiene silencio por una simple y sencilla razón, su candidato José Yunes Zorrilla va de tibio a frío, sin que se observe una operación política de altura para remontar.
La alternancia que urgió el PAN y su aliado el PRD en la elección pasada con Miguel Angel Yunes Linares, sólo se trató de un instrumento para acceder al poder y tratar de perpetuarse con su hijo a pesar de que no existen buenos resultados como gobierno, y en muchos aspectos resultó peor que todo lo que criticó de sus antecesores a quienes aun sigue criticando sin ton ni son.
El proyecto de Miguel Angel Yunes Linares no puede siquiera iniciar desde las bases del PAN o del PRD, el banderazo de salida de la campaña de su hijo arranca en la región más turbia del estado de Veracruz y con los personajes más mercurios de la política; los García de Pánuco. Hace apenas 10 meses los García eran lo peor para Veracruz, el padre Ricardo García Guzmán y sus hijos; Ricardo y Rodrigo de apellidos García Escalante debían ir a la cárcel por corruptos y saqueadores de Veracruz, según el discurso del propio candidato del PAN-PRD a la gubernatura, pero después todo cambió y ahora, los García son respetables veracruzanos para el gobierno del estado y su hijo.
Es así como el arranque de campaña de Yunes Márquez se convierte de miedo por sus aliados, los García que dominan una de las zonas más conflictivas de Veracruz en materia de inseguridad, además de que en diversas ocasiones han circulado presuntas grabaciones de relación de esto personajes con la delincuencia organizada.
Los García son dueños de negro historial de abusos de poder y corrupción, desde el padre hasta los hijos, pero son los únicos que pueden apoyar al proyecto de los Yunes a cambio de impunidad y más poder. Es evidente el pacto del ex contralor general del estado con el gobernador Yunes Linares.
El inicio de la campaña de Yunes Márquez en Pánuco es un claro mensaje de que los Yunes utilizarán todos los recursos necesarios para perpetuarse en la administración pública de Veracruz.
Y así como los veracruzanos decidieron terminar con la desastrosa era del priismo con Javier Duarte de Ochoa, es evidente que ahora no están de acuerdo con los malos resultados del gobierno de la alternancia y mucho menos con la instauración de una monarquía familiar. 
Los ciudadanos deberán valorar si desean continuar con la “alternancia familiar”,  regresar al PRI o de plano aventurarse en una nueva opción.
Por lo pronto, sólo MORENA ha protestado con energía sobre el madruguete de Miguel Angel Yunes Márquez, aunque no tiene un candidato claro a la gubernatura es uno de los partidos con más posibilidades de competencia.
El priísta José Yunes Zorrilla mantiene su tibieza y su reunión del pasado viernes con alcaldes sólo reunió a la morralla de la región que no le garantizan triunfos de ningún tipo. Los titubeos del peroteño fueron los que provocaron la fractura con Regina Vázquez y su grupo que ahora se convirtieron en yunistas. 
LOS BERRINCHES DE WINCKLER 
Jorge Wickler Ortíz un ambicioso abogado porteño que tuvo que sus cinco minutos de fama al defender a María Josefina Gamboa Torales por la intervención de Yunes Linares con el objeto de fortalecer su pleito con el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa y ahí brincó a la fama para convertirse en el brazo justiciero del nuevo gobernador, hoy está  fuera de sí.
El poder supremo que recibió para hacer y deshacer en la Fiscalía General del Estado, con el pretexto de hacer justicia en contra de la banda de delincuentes que encabezó el gobierno duartista como única prioridad de la impartición de justicia, es ya un tema desgastante y con otros alcances,  donde los veracruzanos son testigos de una ineficiente procuración de justicia en la entidad.
El culto a la personalidad raya en lo absurdo, ése es el Fiscal de Veracruz, el que con delantal presume sus habilidades culinarias al cocinar paella, una actitud completamente frívola ante el escenario de dolor que envuelve a las familias de desaparecidos y la creciente inseguridad en el estado. Revela al mismo tiempo, una actitud infantil, que en un arranque de inmadurez bloquea en Twitter a periodistas de Veracruz y Xalapa para protegerse de las críticas y el escarnio público, vulnerando así el derecho a la información.
Winkler Ortiz se convierte así en una figura distante de la realidad de Veracruz, un funcionario de la alternancia muy alejado del servicio público.
Y es en este gobierno donde han repuntado los secuestros en Veracruz, ya que aumentaron 50 por ciento en comparación con 2016 y de acuerdo a reportes de la organización Semáforo Delictivo,  suman mil 32 homicidios en la entidad de enero a agosto en 2017, son las cifras y los hechos cotidianos los que acaban y echan por la borda la poca credibilidad en el yunismo.

No hay comentarios.: