miércoles, 28 de septiembre de 2022

Las autoridades estadunidenses tienen un sólido caso en su contra que podría sentenciarlo a al menos 35 años de prisión.

 Nazario Cavazos, El Inge o Big Pappa, lavó dinero para el Cártel del Golfo por cerca de 15 años con total impunidad, hasta que a mediados de 2010 el gobierno estadounidense asestó uno de los primeros golpes a su organización, logrando detener a nueve de sus 37 operadores.

Un año después, su hermano Arturo fue detenido y presionado hasta que colaboró con las autoridades, logrando salir libre en 2015. En 2017, Cavazos fue detenido en la Ciudad de México y sometido a un proceso de extradición a Estados Unidos, donde le espera un caso sólido de tráfico de drogas, lavado de dinero y portación ilegal de armas de fuego que podría dejarlo en prisión por 35 años.

Nazario Cavazos decidió establecer la base de operaciones de su organización en Escobedo, Nuevo León, luego de que escapara de Texas tras descubrir que ya investigaban sus operaciones. Contaba con al menos 37 colaboradores, entre los que estaban su hermano Arturo y otra familiar llamada María.

Las operaciones de El Inge fueron descubiertas gracias a varios informantes del gobierno. En 2005, casi 10 años después de que el cártel iniciara operaciones, agentes identificaron a Nazario Cavazos como la cabeza de una prolífica organización que generaba millones de dólares al año.

Sólo entre noviembre de 2004 y diciembre de 2005, contabilizaron unos 3 millones 350 mil dólares en una residencia en Dallas, Texas. Ahí recibían ganancias, las contaban y coordinaban sus actividades de tráfico de drogas. Eso le valió formar parte de la lista de los más buscados de la DEA.

Su red de distribución abarcaba los estados de Texas, Oklahoma, Arkansas, Luisiana, Misisipi, Georgia, Florida, Tennessee, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Nueva York, Nueva Jersey, Delaware, Massachusetts, Illinois y Ohio.

También descubrieron que con esas ganancias comenzaron a construir una residencia en una zona agrícola en Scurry, Texas, que fue adquirida entre los propios operadores del cártel para lavar el dinero; pero finalmente todo era controlado por El Inge.

En 2005, las autoridades estadunidenses pudieron confirmar que le enviaron medio millón de dólares a la residencia de El Inge en Escobedo, Nuevo León. Pero también pudieron descubrir sus aficiones y los lujos que se podía pagar.

En 2003 había comprado 53 acres de un terreno en Love County, Oklahoma, por la cual pagó más de 4 millones y medio de dólares. Luego otros 16 acres adyacentes al terreno. Entonces, comenzó a establecer ahí una de sus aficiones: las careras de caballos. Construyó una pista de carreras por la que incluso tuvo que pagar más de 35 mil dólares luego que lo demandaran por esa construcción, y gastó 42 mil dólares en la compra de caballos.

También contaba con una casa de seguridad en Dallas donde encontraron 47 mil dólares en efectivo, una Hummer, libros de contabilidad y armas de fuego.

Además, a él y a otro sujeto, les encontraron todo un arsenal para defender su territorio y sus operaciones: 10 rifles M16, seis rifles de francotirador, una ametralladora de cinta, dos fusiles Ak47, cuatro pistolas y 20 granadas de mano.

Uno de los golpes más duros a su organización ocurrió a inicios de 2011, cuando detuvieron a su hermano Arturo, que casi un año después se declaró culpable de lavado de dinero y comenzó a colaborar con la justicia.

Por ello, en octubre de 2012 le dieron cinco años de prisión más tres años de libertad condicional, y se recomendó que fuera deportado a México. Según el Buró Federal de Prisiones (BOP por sus siglas en inglés), Arturo salió de prisión en 2015, aunque se desconoce si fue deportado a México o forma parte de un programa de testigos del gobierno estadunidense.

Arturo Cavazos está identificado como un prestanombres de su hermano, quien ayudaba a lavar dinero a través de la adquisición de terrenos.

Gracias a su acuerdo de colaboración, Arturo logró esquivar los señalamientos por el caso de tráfico de drogas, pero la suerte de su hermano Nazario no fue la misma. Actualmente pesan contra él cuatro cargos relacionados con tráfico de cocaína, metanfetamina, mariguana y éxtasis, con los que enfrentaría al menos 35 años de prisión de encontrársele culpable.

Dos años después de su liberación, en México, su hermano Nazario Cavazos El Inge o Big Papa fue detenido por elementos de la Agencia Criminal de Investigación. Y otros cinco años después sería entregado por la Fiscalía General de la República (FGR) a autoridades estadunidenses, quienes ya identificaron su compleja red distribución de drogas y lavado de dinero.



No hay comentarios.: