sábado, 23 de marzo de 2013

Presenta EPN el Plan Intersecretarial para el manejo adecuado del agua

Ciudad de México.- El Presidente Enrique Peña Nieto presentó la Política Nacional en Materia de Agua, que tendrá cuatro líneas de acción para garantizar el vital liquidoa todos los mexicanos, lo que incluye la prohibición de la perforación de pozos sin autorización de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el control de la extracción del agua del subsuelo.
En la ceremonia por el Día Mundial del Agua en Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo elevó el agua como un tema prioritario para el Estado Mexicano, incluso como un asunto de Seguridad Nacional, lo que fue sellado con la firma del Acuerdo General sobre la Eliminación del Libre Alumbramiento, con lo que se dará certeza de que la autoridad vigilará las fuentes subterráneas de agua en diferentes regiones del país.
Acompañado por tres gobernadores cuyas entidades han padecido los estragos de la sequía e inundaciones: Jorge Herrera Caldera, de Durango; Arturo Núñez, de Tabasco, y Miguel Alonso Reyes, de Zacatecas, Peña Nieto anunció cuatro líneas de acción tendientes a dotar de servicios de agua adecuados y accesibles; agua para la seguridad alimentaria; manejo responsable del líquido y seguridad hídrica.
Explicó que con la primera acción permitirá al gobierno de la República disminuir la presión sobre los acuíferos y garantizar la calidad de agua. Para ello, se construirán cinco grandes acueductos para abastecer a las principales ciudades, se instalarán fuentes salinizadoras y se buscarán nuevas fuentes de abastecimiento.
En la zona Metropolitana del Valle de México, se acordó con las autoridades locales fortalecer el sistema Cutzamala, así como su reagrupamiento, además de la creación del organismo metropolitano de drenaje. Además instruyó a Conago que defina junto con las autoridades correspondientes las nuevas fuentes de abastecimiento de la Zona Metropolitana más poblada del país.
En la segunda línea de acción, comprometió construir las obras necesarias de infraestructura hidroagrícola y de extracción de agua a fin de asegurar la producción de alimentos, en tanto que en los próximos seis años se modernizarán 850 mil hectáreas de riesgo e incorporarán 50 mil más para este uso. De igual forma, se rehabilatará y construirán más de 5 mil pozos salvaguardado la disponibilidad de los acuíferos, para respaldar los esfuerzos de la Cruza Nacional contra el Hambre.
En la tercera medida, dijo que se fortalcerán los mecanismos institucionales para el manejo del vital liquido, a fin de dar certeza jurídica a los y prevenir conflictos sociales. Y como parte de esa medida, firmó el Acuerdo General sobre la Eliminación del Libre Alumbramiento, medida que dará un mayor control sobre la extracciones del agua de subsuelos.
Y en la cuarta medida, destacó se inscribe los Programas Nacional contra la Sequía y de Prevención contra Contingencias Hidráulicas, además de que anunció la creación un grupo especializado en emergencias y la Modernización del Servicio Meteorológico Nacional, a fin de contar con mejores elementos técnicos para la toma de decisiones.
Asimismo, adelantó que cumpliendo compromisos suscritos en el Pacto por México realizaremos labores de revisión en 115 presas con alto riesgo y cinco mil kilómetros de bordo a fin de emprender las acciones correctivas.
Instruyó a la Conagua a realizar una política que fortalezca a los organismos operadores del agua.
Admitió que la situación hídrica del país es compleja que requiere medidas responsables y objetivas a fin de asegurar el abasto del agua para ésta y las futuras generaciones.
Para ello, reconoció que las cifras son contundentes: 35 millones de mexicanos viven una situación de poca disponibilidad de agua en términos de cantidad y calidad, uno de cada 6 acuíferos del país presentan problemas de sobre explotación, de ellos se extrae el 50% del agua que utilizamos.
Ello, además de que el país por su situación geográfica se encuentra en la franca de los principales desiertos del mundo lo que lo hace más vulnerable a la sequía y está en una zona propensa a huracanes y lluvias tropicales que lo genera a inundaciones.
Recordó que del 2002 al 2010, estos fenómenos naturales afectaron a más de 30 millones de personas y representaron daños por más 456 mil millones de pesos, que representan presiones al presupuesto federal.
Por ello, Peña Nieto resaltó que el agua es un tema prioritario para su administración, por lo que "decidimos transitar de un enfoque reactivo a uno proactivo de prevención temprana y decisiones oportunas".
Dijo que esa política permitirá que México cuente con el abastecimiento de agua necesario y fortalecer la capacidad de respuesta ante los retos asociados al cambio climático.

No hay comentarios.: