miércoles, 11 de septiembre de 2013

Deforestación disminuye a un tercio el hábitat de la mariposa monarca

México, D.F.- Los impactos ecológicos que en doce años ha ocasionado la tala ilegal, el cambio de uso de suelo y los fenómenos climatológicos —como sequías e inundaciones— en la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, ha provocado la deforestación y degradación de 2 mil 179 hectáreas de bosque. Así lo revelan estudios hechos por la WWF México (Fondo Mundial para la Naturaleza por sus siglas en ingles) en conjunto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).
Las afectaciones a esta área natural, ubicada en Michoacán y Estado de México, y que abarca 56 mil 259 hectáreas de bosque de oyamel, han provocado que en los últimos seis años la superficie ocupada por las mariposas monarcas disminuyera de 3 hectáreas a 1.19 hectáreas, cifra que representa una alteración a la ruta migratoria de esta especie, señaló en conferencia de prensa Omar Vidal, director de la WWF México
“La ruta migratoria está amenazando a la mariposa monarca debido a los cambios climáticos que hay en Estados Unidos en donde la pérdida de su hábitat se debe al cambio de uso de suelo y al uso de pesticidas, provocando la escasez de su alimento: el algodoncillo”, añadió. Pero al llegar a México, dijo, el problema no mejora debido a que no existe la suficiente biodiversidad para que continúen su ciclo de vida que transcurre entre Canadá, Estados Unidos y México.
De acuerdo con las cifras expuestas por Omar Vidal, el principal deterioro de la reserva es la tala masiva que de 2005 a 2007 perjudicó a 731 hectáreas, en 2009 la cifra disminuyó a 5, de 2011 a 2012 la Conanp reportó una tasa cero, pero en 2012 y 2013 hubo un repunte en la deforestación de 16.6 hectáreas ocasionada por la tala hormiga, es decir, la tala en cantidades menores (a partir de 10 árboles) que son imperceptibles en imágenes satelitales.
“La tendencia a la caída de la tala ilegal de gran escala es buena noticia, pero la presencia de tala hormiga ya tiene una distribución amplia y que apenas este año logramos identificar. Ya estamos haciendo análisis para detectar esta práctica ilegal que representa el 25 por ciento de las hectáreas afectadas, esto es, 554 hectáreas de la reserva”, señaló.
Omar Vidal añadió que la tala ilegal en los últimos diez años generó un valor monetario de 58 millones de pesos, considerando que el metro cúbico de madera se cotiza en mil 500 pesos.
En ese sentido, Luis Fueyo Mac Donald, titular de la Conanp, adelantó que junto con el INEGI, Conabio y Semarnat planean un programa para detectar cambios de uso de suelo en superficies pequeñas, de 9 metros cuadrados, con tecnología moderna, así como adquirir imágenes de satélites europeos para una mayor búsqueda de fenómenos que afectan la biodiversidad nacional.

No hay comentarios.: