jueves, 19 de septiembre de 2013

Sedena realiza 17 vuelos cada 8 horas; llegan 120 toneladas de alimentos

Acapulco, Gro.- La ayuda humanitaria no cesa, y no es para menos. La más conservadora de las estimaciones indica que 15 mil damnificados es el saldo que dejó el paso de Manuel combinado con Ingrid en Guerrero.
Para descargar las toneladas de alimentos de las naves militares se suman incluso extranjeros.
Todos quieren dejar atrás la tragedia y estar de nuevo en casa, pero por momentos el caos invade la entrada de la Base Aérea militar número 7, en Pie de la Cuesta.
Se hacen de palabras entre los damnificados que esperan su turno para poder abordar un avión de la Fuerza Aérea... los militares calman los ánimos.
Y es que la espera es de hasta 12 horas bajo el sol para poder tener un lugar en las aeronaves y dejar atrás las vacaciones que se convirtieron en horror.
La fila para ingresar a la base aérea es de hasta dos kilómetros, y mientras… esperan, caras de angustia, miedo y cansancio es lo que se percibe en todos los afectados... Con un grito desesperado, una mujer protesta: “Están pasando a la gente por la playa, no se vale, vamos formados”.
Y lo peor aún está por iniciar, aunque ya se registran actos de rapiña, asaltos en las calles. Y luego, levantar al puerto de Acapulco.
Mientras tanto, la Defensa Nacional con sus 15 aeronaves realiza 17 vuelos cada 8 horas.
Entre martes y miércoles han llegado al puerto 120 toneladas de alimentos y se ha evacuado a casi 4 mil damnificados.
Se han instalado 9 albergues donde se entregan casi 3 mil raciones de alimentos en un día.
Y el apoyo humanitario se ha extendido con sobrevuelos en otra de las zonas más afectadas: la zona serrana.

La Crónica de Hoy

No hay comentarios.: