martes, 18 de febrero de 2014

Perfilando

*El fin de Verafest.

Por Iván Calderón

Fue en el año 2006 cuando en el gobierno de Rafael Carrión Álvarez por gestiones ante el ex gobernador de la fidelidad dio inicio en San Andrés Tuxtla un festival conocido como “Verafest”, el cual tenía como objetivo potencializar el turismo en esta parte del estado, ofreciendo eventos artísticos al estilo del “Acafest” desarrollado en el puerto de Acapulco o la también casi estrenada cumbre Tajín, reactivando de esta forma la economía en esta región veracruzana.
El inicio del Verafest estuvo respaldado por el Fidelismo quién absorbió todos los gastos de operatividad, así como de la Secretaría de Turismo del Gobierno Federal y de la iniciativa privada, ya que en su momento la producción de estos eventos estuvo a cargo de televisoras de paga emanadas del grupo.
Este evento artístico, el cual se celebra entre los meses de abril y mayo, buscando el pretexto de la semana mayor, se estrenó con los grupos de Moderato, Moenia, Alejandra Guzmán, Sin Bandera, Franco de Vita, Maribel Guardia, Lorena Herrera, entre otros más.
Luego, en la tan cuestionada administración de Rafael Fararoni Mortera, muy a pesar de que se pensó que por ser un empresario cervecero y coordinador de carnavales o expoferias, el Verafest estuvo plagado de deslices y de presentaciones chicharroneras donde el único objetivo era vender cerveza, generando sólo beneficios para su concesionaria Corona.
El Verafest perdió su esencia, y a lo largo de estos años ha sido teñido de inoperancia y desvío de recursos, ya que el dinero recaudado tendría (en teoría) que haber sido utilizado para acciones en beneficio colectivo, y eso nunca pasó, es más, jamás ninguna autoridad ya sea carrioncista, marinista o coronista, ofreció cuentas de a dónde fueron a parar los recursos obtenidos en estos festivales. Y nadie nunca lo sabrá.
Ahora bien, con la llegada de Manuel Rosendo Pelayo al gobierno municipal de San Andrés Tuxtla quizá se considere que el Verafest ha llegado a su fin y que gracias a las relaciones y experiencias que el alcalde sanandrescano obtuvo a lo largo de su carrera política, se ejecuten eventos artísticos y culturales de otro nivel, y que en vez de ser pan y circo para el pueblo, como ocurrió en el pasado, se logre verdaderamente reactivar la economía a través del turismo y la generación de empleos.
Se tiene la plena seguridad que el gobierno de Manuel Rosendo Pelayo, rescate las tradiciones y establezca un buen desarrollo turístico. Además se piensa que en acuerdo con el Ayuntamiento de Catemaco de Jorge González Azamar por ser casi una zona conurbada se podrían elaborar programas entre estos dos municipios, multiplicando con esto los beneficios. Pero, digamos aquí, son conjeturas.
Lo que sí es casi es una realidad es que el Verafest ha cerrado su ciclo, y en breve el gobierno municipal  anunciará otro tipo de evento que harán que la esfera estatal y nacional voltee los ojos a los Tuxtlas, generando con esto una verdadera derrama económica entre los diferentes sectores de la sociedad, ya que al final todo se debe de traducir en impulso financiero, que tanta falta le hace a esta parte del estado.

No hay comentarios.: