viernes, 26 de diciembre de 2014

Hallan el cuerpo sin vida del "Padre Goyo" en Guerrero

Ciudad Altamirado, Gro.- A pesar del incremento en la seguridad desplegado en Tierra Caliente, ayer el sacerdote Gregorio López Gorostieta, secuestrado el domingo pasado, fue asesinado.
El cadáver del religioso fue encontrado con un disparo de arma de fuego en la cabeza en una localidad de Tlapehuala, Guerrero.
El sacerdote fue secuestrado por un comando el lunes por la noche cuando se dirigía al seminario de Ciudad Altamirano, la camioneta donde viajaba fue abandonada y no se supo nada de su paradero.
El homicidio ocurre, a pesar de que el pasado 4 de diciembre, en Iguala, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció el plan especial de seguridad para la región de Tierra Caliente, que abarca 22 municipios de Guerrero, dos de Michoacán, ocho del Estado de México y  cuatro de Morelos.
Excélsior publicó que durante la firma del Convenio de Implementación del Mando Único, con los gobernadores de Guerrero, Michoacán, Estado de México y Morelos, Osorio Chong dijo que se reforzarían  las acciones para hacer frente a los crímenes, a los delitos que más lastiman a la sociedad y se protegerá el libre tránsito en las vías de comunicación.
“Y lo hacemos para que a la brevedad los habitantes de Tierra Caliente gocen de las condiciones necesarias para poder llevar su vida cotidiana sin violencia”.
Detalló que se ampliaría la presencia de fuerzas federales en demarcaciones de alta criminalidad y se reforzarán las acciones contra los delitos de alto impacto.
Sin embargo, pese al anuncio ayer fue encontrado sin vida el padre Gregorio López Gorostieta, de 39 años, quien era originario de Nanchititla, Estado de México, se ordenó en Altamirano y fungía como profesor del seminario católico de Ciudad Altamirano.
Hubo manifestación
En la víspera de la Navidad, en Ciudad Altamirano, Excélsior publicó que un grupo de sacerdotes, seminaristas y fieles católicos, encabezados por el obispo Maximino Martínez,  realizaron una marcha para exigir su liberación.
El 24 de diciembre el obispo de Ciudad Altamirano publicó una carta a los captores del sacerdote conocido como Goyito.
“Con profundo dolor y temor nos dirigimos a ustedes para dialogar acerca de la situación que vivimos, referente al cautiverio del padre Gregorio López Gorostieta, consideramos que el Padre Goyito, más que una riqueza económica, es una riqueza humanitaria y espiritual, por lo cual privarían a todos nuestros hermanos y hermanas de ustedes.
“Tememos por su integridad física y consideramos que en ustedes hay nobleza y bondad, por ser imágenes y semejanza de Dios, por lo cual en el nombre de nuestro señor Jesucristo, SUPLICAMOS QUE LO LIBEREN; si ustedes tienen algunas condiciones para su liberación, háganoslas saber.”
Sin embargo, los captores del Padre Goyito ignoraron el llamado y mataron al religioso, con lo que suman cuatro los casos de religiosos asesinados en Tierra Caliente.
El cuerpo del sacerdote llegará a la comunidad de su parroquia de Nanchititla. De ahí se trasladará al Seminario Mayor donde se velará toda la noche.
Han asesinado a nueve sacerdotes en dos años
Antes de confirmarse el asesinato del padre Gregorio López Gorostieta, hasta el pasado lunes 22 de diciembre se tenía registro de ocho sacerdotes ejecutados en México durante los últimos dos años.

No hay comentarios.: