miércoles, 17 de diciembre de 2014

Patria Nueva

Fidel Herrera Beltrán

Eraclio Zepeda Ramos: Merecido homenaje

“Se ha desatado una crisis social que la sociedad rechaza y padece…
Por grande que sea el dolor, el crimen no se combate con más crimen.

1.El Senado de la República entregó al extraordinario poeta, cuentista, dramaturgo, novelista, político, gran amigo, y excepcional ser humano, Eraclio Zepeda Ramos, la Medalla Belisario Domínguez, máxima distinción que otorga anualmente esta representación legislativa a un mexicano que se ha destacado por su aporte al enriquecimiento de la cultura, la política y el desarrollo nacional.
2.Celebramos que la designación se decidiera por voto unánime del Pleno de la Cámara de Senadores y que la ceremonia de premiación se haya significado por haber sido un acto de unión republicana al que asistieron representantes de los tres poderes de la Unión y en el que fue testigo de honor el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.
3.Eraclio Zepeda Ramos nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en el seno de una familia que ha destacado por su dilecto amor por la tierra de origen. Durante sus estudios de bachillerato y profesionales en Antropología Social que realiza en la Universidad Veracruzana, formó parte de un taller literario espontáneo que se reunía en torno a la creación poética con contenido social y de reivindicación popular, que derivó en la publicación, en 1959, de su primer libro colectivo: “La espiga amotinada”.
4.Este fue el inicio de una larga trayectoria literaria y del perfeccionamiento de una pluma de excepción, en la que la poesía juega un papel insustituible ya que Eraclio afirma que éste “es el único género literario que educa el oído y el ritmo de la escritura”. Además de este don tiene el de la palabra por lo que es cuentero y cuentista, como él se define, “hay relatos que sirven para ser contados y otros para ser escritos, los primeros no pierden la frescura, los segundos aprisionan el relato y la palabra ya no tiene libertad”.
5.En 1960, Eraclio publica su primer libro de cuentos: “Benzulul”, edición realizada por la Universidad Veracruzana. Su publicación fue impulsada por el entonces rector, el maestro Gonzalo Aguirre Beltrán, en reconocimiento al premio obtenido por Eraclio en el concurso de cuento convocado por la Federación Estudiantil Veracruzana.
6.En 2009 fue presentada la cuarta edición de esta obra, realizada en coedición con el Fondo de Cultura Económica, en el marco de la Feria Universitaria del Libro. Ocho cuentos la integran, su narrativa desgarra la conciencia al tener como unidad literaria la muerte individual o cultural que reflejaban las comunidades indígenas chiapanecas en ese momento. Otras excelentes obras se fueron publicando, cuentos, poesía, novela, todas ellas merecedoras de premios y reconocimientos.
7.Eraclio incursionó en el mundo de la política animado por su posición ideológica de izquierda como un luchador natural por las causas populares e indígenas, que reforzó durante su estancia en La Habana, Pekín, y Moscú. Militante del Partido Comunista de México, conforme se fue realizando la apertura democrática en nuestro país fue pieza clave en la creación de los partidos Socialista Unificado de México (PSUM), Mexicano Socialista y de la Revolución Democrática.
8.Tuve el honor de afianzar su amistad durante su gestión como diputado por el PSUM en la LIII Legislatura del Congreso de la Unión. Hombre crítico pero propositivo, con una gran capacidad de consensuar opiniones sin diatribas innecesarias. Sirvió a su estado natal como Secretario de Gobierno, entre 1994 y 1997, con dos gobernadores: Eduardo Robledo Rincón y Julio César Ruiz Ferro.
9.Durante mi administración como gobernador del estado de Veracruz lo consulté directamente en diversas ocasiones o a través su talentoso hermano Manuel. Me acompañaron a una reunión con el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, donde trataríamos el tema de la migración, la cual resultó muy exitosa por el gran respeto y reconocimiento que sienten por ellos en ese país.
10.Al recibir la Medalla, Eraclio Zepeda se unió al pensamiento de don Belisario Domínguez y afirmó que “en tiempos violentos la primera instancia de denuncia es la Tribuna, la discusión, la palabra: ese es el camino. Fortalecer las leyes de la democracia y exigir su cumplimiento”. Felicidades maestro.

No hay comentarios.: